Una memorable visita y más razones para votar Sí por la Revolución

Una memorable visita y más razones para votar Sí por la Revolución

“¡Qué clase de gobierno tenemos los cubanos!” La expresión es de un señor que por su apariencia y edad puede contrastar la situación en Cuba antes del primero de enero de 1959  con la realidad de hoy.

 

Lo dijo a propósito de la visita gubernamental   encabezada por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a Las Tunas, a quien acompañaron el primer vicepresidente Salvador Valdés Mesa, cuatro vicepresidentes, 14 ministros, dos viceministros primero, cuatro jefes de entidades nacionales, y siete funcionarios de enlace de la Secretaría del Consejo de Ministros y la Oficina de Atención a las provincias.

Recordé la sentencia, cuando Díaz-Canel cerró su discurso de resumen rememorando el pasado de esta zona oriental, “un territorio olvidado en la geografía cubana, de producción azucarera y agropecuaria en manos de latifundistas privados y de empresas norteamericanas, una población que vivía en la pobreza, sin desarrollo (…). Una región humilde y desatendida (…)”.

Y con sus vivencias más recientes, después de dos días de memorables intercambios con dirigentes, trabajadores, estudiantes, amas de casa…, en fin con un pueblo que encomia su gestión gubernamental, dinámica y en estrechos vínculos con las masas, comparó el pasado con el presente:

“Cuando vemos toda la obra fundacional de la Revolución y su impacto en estos 60 años en materia de desarrollo de la población y la economía, independientemente de lo que no hemos resuelto todavía,  y  el aporte que hace hoy Las Tunas a la economía nacional (…) uno afianza las convicciones del por qué hay que defenderla y darle continuidad a su obra y estoy seguro de que con esa convicción el 24 de febrero el pueblo tunero  va a dar su voto por Cuba, por la Revolución, por el socialismo y por la Patria.”

La obra continúa, a pesar de las limitaciones financieras

A pesar de las conocidas limitaciones financieras, la Dirección del país no renuncia a los planes de desarrollo y esa fue otra certeza que dejó de saldo la visita, y esta zona del oriente cubano tiene protagonismo en esas aspiraciones.

De la importancia de las inversiones que se ejecutan en el Laminador-200T (Acinox-Las Tunas) y en la Empresa de Transformación de Estructuras Metálicas (Metunas) habló Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, “su impacto trasciende el entorno local por lo que significan para la economía del país”.

También hubo referencias del Presidente Cubano a la importancia estratégica del montaje, en el litoral norte del municipio de Jesús Menéndez, de los parques eólicos Herradura I y Herradura II, los más grandes del país, por su impacto en la perspectiva de cambio de la matriz energética de Cuba, fundamentada en el aprovechamiento de las fuentes de energía renovable, que incluyen aquí, además, la energía solar y la biomasa.

Resaltan otras obras en ejecución y en proyectos como la planta de mejoramiento de granos que se levanta en la periferia de la ciudad; el programa arrocero que recuperó un secadero, edifica nuevos silos y se propone cerrar el ciclo productivo con un molino; la conversión del hospital pediátrico provincial en un centro materno-infantil; una fábrica de pienso; una minindustria de conservas prevista en áreas del antiguo ingenio Perú, en Jobabo, y la culminación del proceso de automatización del central Antonio Guiteras, incluido junto al “Majibacoa” en el plan estratégico hasta el 2030.

En los campos y las ciudades

El sistema de la Agricultura tiene que aportar más a la sustitución de importaciones, explorar mercados para la exportación y proveer de más alimentos a la población, en lo que es decisivo continuar recuperando su infraestructura.

Esa exigencia tiene respaldo en el mejoramiento de su infraestructura en el campo beneficiado, además, como reseñó Gustavo Rodríguez Rollero, ministro del sector, con la entrega de sistemas de riego que elevarán las áreas bajo estas condiciones que hoy mismo no alcanzan el dos por ciento, en una provincia sistemáticamente azotada por intensas sequías; tractores y otros medios para la atención a los cultivos.

La vicepresidenta del Consejo de Estado, Inés María Chapman reafirmó que continuarán los trabajos en obras de suministro de agua y de saneamiento ambiental.

Una obra colectiva

Pero está claro que estamos frente a numerosos desafíos y obstáculos generados, principalmente por el bloqueo económico y financiero que refuerzas sus mecanismos y por sistemas de trabajo que requieren mayor proactividad de sus  cuadros, como señaló Díaz-Canel, quien abogó   “por más eficiencia en la administración pública y en la gestión de gobierno en todos los ámbitos del país y a todos los niveles”.

Dijo que esa aspiración tiene que ver con el estilo de trabajo de los cuadros, y se sustenta en su accionar proactivo, en la lucha  constante contra la burocracia y las trabas, la vinculación estrecha con la base y la rendición de cuenta  de su gestión ante la población y las estructuras de gobierno.

Materializar los programas de desarrollo requiere de la participación consciente y activa de los trabajadores, a quienes “hay que hablarles sin tecnicismos, de manera transparente, motivarlos, organizarlos (…)”, inquirió el primer vicepresidente cubano Salvador Valdés Mesa.

Porque todo depende de cómo marcha la economía desde lo endógeno, con énfasis en los encadenamientos de todas las producciones con la industria nacional y el mercado externo, agregando valores que las hagan más competitivas y promoviendo una mentalidad exportadora que asegure recursos financieros, reclamó Díaz-Canel en varios momentos de sus intervenciones.

En esos afanes juegan un rol decisivo la informatización de la sociedad y la participación de las universidades en la búsqueda de soluciones desde la investigación científica.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu