SC 2019 ¿Despedida con Mariachi?

SC 2019 ¿Despedida con Mariachi?

Los Charros de Jalisco, de México, anotan la carrera de la victoria sobre los Leñadores de Las Tunas, de Cuba, en la edición 61 de Serie del Caribe de Béisbol, en el estadio Rob Carew, en la Ciudad de Panamá, Panamá, el 7 de febrero de 2019. Foto Roberto Morejón Rodríguez / Periódico JIT

Ciudad de Panamá.— Los partidos de béisbol no se pierden cuando cae el último out. Jugadas anteriores, que se olvidan por momentos, adelantan la derrota y así sucedió una vez más en el choque de los Charros de Jalisco contra los Leñadores de Las Tunas, definido en el onceno capítulo 3-2, con lo cual parece cuestión de horas la eliminación de la selección cubana en la 61 Serie del Caribe de Béisbol.

Bien diferente a lo que había sucedido en sus dos presentaciones anteriores, la tropa de Pablo Civil permitió la primera anotación del encuentro en el inning de apertura, cuando el abridor Yariel Rodríguez apenas pudo sacar un out, con un boleto, dos hits y un wild pitch a su cuenta. El auxilio de Vladimir García no pudo ser mejor, pues liquidó el entuerto inicial y caminó hasta el séptimo con una solitaria carrera permitida.

La reacción positiva de la tropa de Pablo Civil en ese propio capítulo de novedades presagiaba que Many Barreda —cambiado a última hora para lanzarle a Cuba, pues se había anunciado Marco Tovar— no duraría mucho tiempo en el box, pues tres dobles (Larduet, Cepeda y Despaigne), un hit de Samón y par de anotaciones sonaron demasiado fuerte para su probada calidad.

Pero como pasan en las mejores películas, los personajes principales no se van en las primeras escenas y lo más impactante quedó reservado para el final, aunque en el séptimo los mexicanos igualaron la pizarra y dieron la clarinada de por dónde venían sus aspiraciones; en tanto los nuestros perdieron magnificas oportunidades de sumar en la registradora en el tercero, cuarto, sexto y noveno, siempre con par de hombres en las almohadillas.

En el primer extrainning de la Serie del caribe, todo seguía enfrascado a ceros hasta que el onceno episodio otra wild pitch tras ponche a Dariel Álvarez marcó la ruta tequila, Carlos Figueroa se sacrificó  en toque de bola y tras boleto intencional a Murillo, Ramón Río sonó cohete al central al mismísimo Liván Moinello para romper el abrazo, que no pudieron remontar luego ante el conocido Sergio  Romo.

“Imposible ganar cuando las pequeñas cosas no se dan bien. Tuvimos oportunidad de triunfar muchas veces, pero la ofensiva no hizo su trabajo. Eso sin contar corredores sorprendidos en base, bateadores que le fueron al primer lanzamiento con hombres en segunda y tercera sin pensar en lo que más falta hacia al equipo.

“Imposible de ganar de esa manera. Los lanzadores hicieron su trabajo. A la ofensiva pusimos emergente, tocamos bolas, pero no salió la carrera. Mientras ellos sí aprovecharon todo, por ejemplo, un jugador que estaba ponchado, wild pitch y de ahí vino la carrera de la victoria”, comentó el director Pablo Civil.

Moralejas del partido

– Hoy tuvimos frente a frente a dos de los mejores pitcheres mexicanos que han pasado quizás por Series del Caribe: Many Barreda para la apertura (autor de dos hit-cero carreras en la Liga Mexicana 2017 11-2016 y 16/7/2018 ) y Sergio Romo, ganador de  tres anillos de oro en Serie mundial.

– Los cambios en la alineación eran necesarios, pero pudo haberse sacudido más si se manda al banco al receptor Yosvani Alarcón, quien se nota pasando por un slump interminable.

– La designación de Yariel para abrir, aunque salió mal, está bien tomada, pues estamos en presencia de uno de los talentos más grandes del pitcheo cubano. Salió mal ahora, en el futuro no olviden ese nombre.

– En el cuarto capítulo, Manduley no es capaz de elevar la pelota para traer la tercera del partido para su equipo, con hombres en tercera y segunda y apenas un out. Ahí radica una de diferencias con el béisbol profesional, en el que esas oportunidades de fabricar carreras no la desperdician.

– Imperdonable, increíble, y alucinante que Yordanis Samón sea puesto out en segunda base mientras adelantaba en el sexto capítulo. Otro error mental a la cuenta de los que deciden partidos y campeonatos. Su ofensiva de 4-3 nada sirvió, pues ese out de escuela.

– El toque de bola de Alomá en el sexto puede ser objeto de polémica, aunque no está desacertado del todo. ¿Por qué no mejor corrido y bateo en un elenco que necesita más riesgo y menos conservadurismo? Efectivo y más justificado el toque de ola en el noveno por el mismo bateador. La circunstancia cambió.

– Era elemental un emergente por Yosvani Alarcón en el noveno. La confianza en un atleta no puede ignorar el mal momento ofensivo que está pasando. Lleva de 10-0.

– ¿Era Ayala o Danel Castro el emergente que se pintaba solo en el noveno ining con dos hombres en circulación? Estos desajustes también entregan victorias.

– Las cuentas matemáticas no serán nuestras mejores aliadas, pues para clasificar Cuba a la final las variedades de fórmulas posibles es una sola: México gane a Venezuela el viernes y Cuba haga lo mismo el sábado con Venezuela para entonces acudir al TQB

– Fue esta la sexta victoria de un equipo mexicano sobre nuestras representaciones en Series del caribe desde el 2014 hacia acá, en las que archivan cuatro derrotas con nosotros.

3 comentarios en SC 2019 ¿Despedida con Mariachi?

  1. Todo lo que se había ganado con los últimos equipos Cuba (Granma), ya volvieron a desaparecer (alegría, cohesión, diversión, confianza), se nota el banco apagado, aburrido, preocupado. Realmente la alineación no ha funcionado y los pocos “cambios” no han sido a la verdadera hora que lo requieren los partidos. En el juego contra Venezuela los emergentes debieron utilizarlos en el 8vo pero jamás en el 9no y por el “tercer” bate que aunque no estaba como Despaigne y Samón había dado una buena línea en el primer desafío (además de que por nombre se llama Danel Castro pelotero insignia de ese equipo tunero). En el juego contra México lo mismo, cambios a destiempo, nunca por bateadores que son los que realmente se han visto mal y con hombres en posición de anotar. Cuando puso a Benítez dio una buena línea y lo sentó cuando la lógica del juego y del equipo te daba que había que dejarlo jugando segunda y pasar a Gracial al RF (lo jugó con Granma) y Alomá a tercera porque si al equipo lo que le está faltando es bateo, con el juego empatado al traer a Quiala aun disminuía más la ofensiva.
    Por último quiero decir algo sobre muchos comentaristas y locutores de la TV (casi todos), que deben ser más objetivos en lo que dicen y pongo solo dos ejemplos:
    Primero dar a Cuba como MÁXIMO FAVORITO: creo que los mismos equipos nacionales del los últimos años (ni siquiera Pinar cuando ganó) dan elementos de objetividad para considerarlos como fuertes aspirantes al oro. CUBA, sus managers y peloteros (algunos) tienen talento y potencialidades pero siguen careciendo de otros elementos vitales que se necesitan a este nivel como oficio, anticipación a la jugada, CONCENTRACIÓN, efectividad y prontitud en la toma de decisiones, etc. Los pocos juegos decisivos que hemos ganado en los eventos siempre se repiten estos nombres (Despaigne – Cepeda – Blanco) y como es lógico un equipo debe constar en su aporte con muchas más figuras.
    Segundo que dicen, aseveran y afirman cosas e ideas basadas en la última imagen dejada por un equipo o personas. Muchos daban a Civil como el manager de Cuba para cuanto evento se celebre a partir de ganar el campeonato con Las Tunas y la realidad que se ha visto deja en duda todo lo dicho, esto es un trabajo que hay que perfeccionarlo, a veces con años de trabajo. Creo que Civil tiene muchas virtudes pero para eventos que se avecinen y que van a ser decisivos para nuestro pasatiempo nacional deben valorar seguir con Martí que es con el que mejor ha lucido el equipo en todos los órdenes de juego, además que terminaría un ciclo con la Olimpiada de Japón, sé que muchos dirán que estoy loco pero yo prefiero seguir soñando. Aun cuando todavía quedan posibilidades de clasificar (matemáticas) e incluso si sucediera; hasta ganar el campeonato, mantendría todo lo comentado anteriormente.

  2. Hemos pérdidos dos buenos juegos de pelota, pero no podemos tenerles miedo a los cambios. La afición cubana es conocedora del beisbol, no solo en Cuba sino a nivel mundial. Digo que no hay que tenerles miedo a los cambios porque nuestro equipo tiene un gran banco, donde se encuentra el líder de carreras impulsadas de nuestra Serie, entre otros formidables batiadores. O es que no hay confianza en nuestros atletas, porque el juego de pelota te va diciendo lo que hay que hacer, son torneos cortos, donde tienes que asumir riesgos, no improvisar, estamos en un evento con lo mejor que tiene nuestro beisbol, quizás nos falte dos o tres jugadores no más. Mis respeto para Cívil y Alarcón, un buen estratega y un gran bateador, pero Alarcón está pasando un mal momento, en ese 9no capítulo Cívil debía traer de la banca un emergente, se pintaba la entrada para el líder de carreras empujadas de nuestro torneo Yurien Vizcaino, el propio Danel Castro o los demás que estaban disponible. Pero en fin una vez más no se hizo lo que había que hacerse. Las opiniones de los aficionados en la calle es de resignación. Por ejemplo dicen pérdimos el torneo de más bajo nivel en el área los Centroamericanos de Barranquilla, a que más podemos aspirar, es como decir vamos a participar como invitado y veremos que pasa. Es preocupante la situación del beisbol cubano, material hay para trabajar, pero seamos sincero no estamos viendo ningún avance, ni claridad para poder tener el cupo clasificatorio para los juegos Olímpicos. Soy un fiel seguidor del deporte y del cubano más, es incómodo ver a una selección cubana perdiendo y con muchos errores reiterados

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu