Estado cubano bonifica precios para personas afectadas por el tornado

Estado cubano bonifica precios para personas afectadas por el tornado

A raíz del tornado que afectó severamente La Habana el domingo 27 de enero, el Gobierno cubano decidió financiar el 50 por ciento del precio de los materiales de la construcción que se venderán a las personas damnificadas con la destrucción total o parcial de sus viviendas con el Presupuesto del Estado.

Conferencia de prensa sobre la implementación de medidas financieras y comerciales para damnificados por el tornado, en la sede del Ministerio de Finanzas y Precios, en La Habana. Foto: Ariel Ley Royero/ ACN.

 

Cuatro días después de la tragedia, la medida aprobada para auxiliar a las personas en la reconstrucción de sus viviendas está en pleno proceso de implementación, aseguró este jueves en conferencia de prensa Lourdes Rodríguez Ruiz, directora general de Atención Institucional en el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP).

Doce oficinas de trámites se han instalado con urgencia, diez se han ubicado en los tres municipios más afectados: Diez de Octubre (4), Regla (2) y Guanabacoa (4), una en Habana del Este y la otra en el Cerro. En ellas, especialistas de los ministerios de Finanzas y Precios, de Trabajo y Seguridad Social y de Comercio Interior, y del Sistema Bancario tramitan las necesidades de los damnificados.

Rodríguez Ruiz explicó que la prioridad es identificar “a cada uno de los hogares que necesitan ayuda y los tipos de daños sufridos”, para que en la ficha de necesidades no falte ningún elemento y se pueda hacer una pesquisa de calidad, “que es lo que permitirá establecer prioridades y acelerar el proceso para solucionar los problemas”.

Informó que los centros de trabajo tienen la misión de identificar qué trabajadores sufrieron afectaciones y emitir un documento que certifique la condición de damnificado del obrero,  aval que se complementa con la visita de los especialistas del sector constructivo.

Funcionarios de la Dirección de la Vivienda, delegados del Poder Popular y estudiantes universitarios componen la comisión que llega a cada una de las casas para describir su estado constructivo y elaborar la documentación (ficha técnica), donde se describe qué materiales necesitan y las condiciones de pago que tienen sus propietarios para adquirirlos.

“El Consejo de Defensa reevalúa cada día la magnitud de los daños ocasionados y aprueba los recursos a asignar según la disponibilidad de recursos. En las oficinas de trámites se establecen las prioridades, porque es allí donde está el grupo multifactorial que puede valorar la situación de cada familia”, precisó Lourdes Rodríguez.

Las opciones de retribución son en efectivo, créditos bancarios o subsidios. Solo se evaluará la aprobación de estos últimos —dijo— para personas cuyos ingresos no les resulten suficientes para asumir los gastos. La funcionaria aclaró que será posible realizar combinaciones de cualquiera de estas formas de pago. En estas circunstancias, el damnificado primero recibe los materiales y luego la oficina de trámite se encarga de gestionar el cobro de los mismos.

Prioridad para el otorgamiento de subsidios

 

En Regla, Alejandra María perdió el techo de su casa, de losas de fibrocemento, solo quedaron techadas las habitaciones con placa. Foto: Patricia Hernández Acevedo/ Cubadebate.

 

Grisel de la Nuez de la Teja, directora provincial de Finanzas de La Habana, explicó que entre las medidas tomadas para facilitar la recuperación de las viviendas afectadas se ha decidido que los 11 millones de pesos con que cuenta hoy el Consejo de la Administración Provincial para subsidiar materiales de construcción en La Habana sean destinados a los municipios más afectados de la siguiente manera: Regla, 3.5 millones; Diez de Octubre, 3.8 millones, y Guanabacoa, tres millones.

La disposición tiene como objetivo que los territorios dispongan de suficientes recursos financieros para aprobar subsidios a las personas que los requieran. Esta práctica difiere de las anteriores, cuando los fondos se repartían entre todos los municipios; sin embargo, la política actual prioriza aquellos que han sufrido severos daños por fenómenos meteorológicos.

También expresó que en esta primera etapa recuperativa ya existen entidades constructoras destinadas a la edificación de viviendas para quienes tuvieron derrumbes totales. Comenzarán por 62 casas en Guanabacoa, que corresponden a las familias que habitaban en un albergue de esa localidad destruido completamente —han perdido dos veces su casa— y fueron reubicados en lugares provisionales, 78 en Diez de Octubre y 72 en Regla.

Otra de las acciones programadas es la asociación de las tiendas de materiales de construcción a entidades estatales que permitan llevar a los damnificados los recursos hasta la puerta de la casa. Igualmente, planifican vincular los centros de trabajo a la reconstrucción de viviendas, sean o no trabajadores de los mismos, priorizando casos sociales, asistenciados y ancianos que vivan solos. Si hay personas que no se pueden desplazar hasta las oficinas de trámites, un facilitador lo hará por ellas.

Los alimentos, primera necesidad

 

Una de las más de 60 carpas habilitadas para la venta de alimentos a precios bajos para pobladores que aún carecen de electricidad y algunos de agua. Foto: Patricia Hernández Acevedo/ Cubadebate.

 

A una pregunta de Cubadebate sobre la venta de alimentos a los damnificados, Yosvany Pupo Otero, director de Ventas Minoristas del MINCIN, respondió que “los precios en la gastronomía están hoy descentralizados, y en estas situaciones se activan los consejos de defensa en los diferentes niveles. Si una persona que requiere alimento, aunque no esté en un albergue, no puede asumir el pago de los alimentos, igualmente se aplican medidas y se le entregan los recursos de forma gratuita o a precios asequibles”.

La directora general de Atención Institucional del Ministerio de Finanzas y Precios aclaró que hoy se comercializan los alimentos más económicos dentro de las posibilidades del país. En la comunidad también hay familias que no lo han perdido todo pero no cuentan con servicio eléctrico, agua o gas y necesitan tener productos elaborados a su alcance, comentó.

Los Consejos de las Administraciones Municipales y los Consejos de Defensa han garantizado la alimentación en las zonas con más dificultades, habilitando puntos donde ofertan a precios módicos comidas elaboradas.

Al unísono -continuó Otero- “hemos estado adoptando medidas tanto en el mercado en CUP como en el mercado en CUC con el objetivo de garantizar, en primer lugar, los productos de línea económica en las tiendas en CUC (picadillos, pollo, embutidos, salchichas, perros calientes); que se vayan ubicando esos productos en la medida en que se vaya restableciendo el fluido eléctrico en los establecimientos, y a la vez se han activado más de 60 carpas con alimentos elaborados, con prioridad para los asentamientos con mayores problemas”.

Agregó que luego del paso del tornado, el domingo 27, se autorizó la venta adelantada de la canasta familiar normada, “no solamente en los municipios afectados, sino en el ciento por ciento de los municipios, de manera tal que estos productos que tienen un subsidio, y que son un complemento básico en la alimentación de los hogares, lleguen rápido a la población”.

Otero dijo que se están asegurando también, en las tiendas de productos no alimenticios, en los mercados industriales y en las propias carpas, productos de aseo e higiene: el jabón, el detergente tanto en la vía en CUC como en CUP y el insecticida Lomaté, y se han situado velas pensando en los asentamientos donde aún no se ha restablecido el fluido eléctrico.

“Se ha priorizado a la capital en la venta de huevo y otros productos como cárnicos enlatados, sardinas y carne prensada, que se han puesto en la red tradicional de comercio, y se ha asegurado la venta de pollo en toda la capital. Igualmente, hemos trabajado con el Consejo de Defensa para que se establezcan medidas de regulación de las ventas y, donde sea necesario, que la regulación vaya plasmada en la libreta de abastecimiento para lograr una distribución lo más justa posible”.

El director de Ventas Minoristas del MINCIN dijo que ese ministerio trabaja muy estrechamente con el banco, por todo lo relacionado con el crédito.

“En la medida en que se vaya restableciendo el fluido eléctrico iremos ubicando los terminales de punto venta en todas las tiendas de materiales de la construcción para hacer el proceso mucho más expedito. En esta situación de excepcionalidad el proceso del cobro se hace desde el sistema de comercio, no es como en tiempos normales, cuando una persona que va a la tienda de materiales, si no tiene tarjeta magnética, reserva los recursos, va al banco y saca el cheque y luego retorna a la tienda a comprar y pagar.

En esta situación no es así, desde que acude a la tienda adquiere el recurso,  y el resto del trámite del cobro lo hacemos nosotros en conjunto con el banco”.

Los recursos se irán entregando progresivamente

Conferencia de prensa en la sede del Ministerio de Finanzas y Precios, en La Habana. Foto: Ariel Ley Royero/ ACN.

El director de Ventas Minoristas del MINCIN afirmó que hay decisiones sobre los precios que son de carácter centralizado. “Se decidió la bonificación del 50 por ciento de los precios de los materiales de construcción y le corresponde a Comercio vender esos productos y establecer todos los mecanismos organizativos en tres sentidos básicos”.

El primero de ellos fue que, inmediatamente tras el paso del tornado, se inmovilizaron todos los recursos de materiales de la construcción que son de uso más difundido en este tipo de afectación, con el objetivo de ponerlos a disposición de las personas afectadas.

Otero señaló que paralela a la bonificación del 50 por ciento se hizo la propuesta de la rebaja del precio de los tanques al 70 por ciento, pues la mayoría de los tanques en las azoteas han sido dañados.

“Los recursos se irán entregando progresivamente, ya hemos hecho un levantamiento de la disponibilidad de tanques en el país, los que están en proceso de producción en la industria, y se emitió la resolución con esta modificación de precios temporal, dirigida solo a los damnificados”.

Precisamente, la información publicada en el sitio web del Ministerio de Comercio Exterior sobre las donaciones confirmó este jueves que ese es uno de los insumos que más necesita el país.

“La persona avala su condición de damnificado con su certifico —que se hace en el mismo levantamiento, pues no puede burocratizarse el proceso y hacerse engorroso para el damnificado—, y si es necesario venderle el tanque ello se refleja en la propia ficha técnica que dictamina los recursos fundamentales para solucionar las afectaciones de la vivienda, ya sean parciales o total, de techo o de toda la vivienda”, detalló.

En las oficinas de trámites —explicó— hay un representante de comercio “que es clave en todo este proceso, porque tiene que garantizar a esa oficina la información sobre los recursos disponibles en la tienda de materiales de la construcción. Sobre la base de esa disponibilidad se van estableciendo las prioridades: el orden de ventas a los afectados se define en la oficina de trámites, no en la tienda de materiales de la construcción”.

“Es decir, los damnificados, una vez llenados los documentos necesarios (certifico de damnificado, ficha técnica y la definición de la forma de pago), concurren a la tienda de materiales de la construcción a realizar la compra. La compra tampoco va a ser de todos los recursos que están relacionados en la ficha técnica de una sola vez; los recursos se irán entregando en la medida de la disponibilidad y las prioridades. Puede que una persona requiera doscientos bloques y en la venta inicial se le vendan cien, y luego se le venda el resto”, aclaró.

Otero apuntó que todas las tiendas de materiales de la construcción situadas en cada uno de los municipios afectados por el tornado tendrán como única función en este periodo la atención a los damnificados de cada localidad. El resto de los consumidores en esos territorios “podrán concurrir a otras tiendas de la capital, pero no a las de esos municipios, que estarán dedicadas enteramente a los damnificados”.

Paralelamente —añadió—, “iremos abriendo otros puntos de venta y tiendas en la medida en que se vaya organizando el trabajo y se tenga dictaminada la cantidad de afectaciones de la vivienda que haya en cada consejo popular”. Se trata —subrayó— de acercar el recurso al lugar de residencia de los que han sufrido afectaciones en sus viviendas por el paso del tornado.

En este momento hay ya listas diez tiendas de materiales de la construcción.

“El concepto es que no haya ninguna persona que quede desprotegida, ni en cuanto a materiales de la construcción, ni en cuanto a otros bienes de consumo que pudieran tener en un momento determinado. La oficina de trámites es el centro para la toma de cualquier decisión”, concluyó Otero.

(Tomado de Cubadebate)

Un comentario en Estado cubano bonifica precios para personas afectadas por el tornado

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu