Ocho décadas de unidad, compromiso y victoria (+Video)

Ocho décadas de unidad, compromiso y victoria (+Video)

En una fecha tan temprana como el 28 de enero de 1939 un grupo de dirigentes sindicales, nutridos del acervo martiano, fundaron la central obrera que hoy arriba a su aniversario 80.

Tuvieron la capacidad de construir la unidad del movimiento sindical y convertirlo en el cimiento que fomentó una conciencia de clase, para impulsar la lucha por las reivindicaciones obreras y sociales; y que luego se integró a las organizaciones revolucionarias para alcanzar el triunfo de enero de 1959.

Resulta necesario reconocer el extraordinario legado y aporte de todos los que llevaron adelante esa proeza, en particular el Capitán de la Clase Obrera cubana, Lázaro Peña González. Para ellos nuestra gratitud y respeto.

Los trabajadores llegamos a esta fecha en un contexto de actualización de nuestro modelo económico y social, con el compromiso de ser los protagonistas de la batalla estratégica que libra la nación por la eficiencia en el terreno productivo, en la que el aporte de los colectivos laborales tiene que ser superior y enfocado en las prioridades definidas por nuestra economía.

Festejamos en un escenario laboral que ha cambiado, desde su marco regulatorio, las relaciones con el Presupuesto del Estado hasta su composición. Esto último, ha impactado la estructura del empleo, a partir del crecimiento y la diversificación de las formas de gestión no estatal, que hoy agrupan a más de 589 mil trabajadores, que representan el 13 % de los ocupados en el país.

También la celebración coincide con la etapa final del proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC, que tuvo en la discusión del documento Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano su punto neurálgico. Se posicionaron en el debate las principales problemáticas del mundo laboral y sindical, en un verdadero ejercicio participativo.

El planteamiento más generalizado fue el déficit de la capacidad de compra del salario y las pensiones de los jubilados ante los precios actuales del mercado minorista, causante, sin duda de desmotivación por el trabajo y fluctuación de un número, no despreciable, de personal de alta calificación, además de su efecto en los valores del proyecto social que construimos.

Al mismo tiempo se señalaron las insuficiencias presentes en la organización y normación del trabajo, la estimulación moral y material, la disciplina laboral y tecnológica, así como en el combate contra el delito, el robo y la corrupción.

Nos esperan importantes espacios antes del Congreso, por ejemplo, el análisis, en el 10 % de nuestras secciones de bases, del Proyecto de Estatutos para que se apegue al escenario laboral actual de Cuba; los balances de los organismos de dirección en todos los niveles; la canalización de la solución o respuesta a cada uno de los planteamientos que se han recogido de los trabajadores, con las entidades decisorias y la constitución y abanderamiento de las delegaciones.

Será un Congreso exitoso en el que tendremos que superar grandes desafíos, al calor de las transformaciones que vive el país. De su conclusión saldrá un movimiento sindical más consolidado, con mayor liderazgo y ajustado a las aspiraciones de los afiliados.

Otra de las motivaciones es la participación de los trabajadores cubanos en la Reforma Constitucional. Nuestra opinión quedó plasmada en la Carta Magna que respaldaremos con el Sí —el próximo 24 de febrero en el Referendo Constitucional— como prueba del compromiso político, la unidad y el respaldo del pueblo al proyecto social que construimos. Y es ese, precisamente, el llamado del movimiento sindical cubano: asistir a las urnas para dar un Sí por la Constitución.

De modo que este aniversario 80, sin duda alguna, nos proyecta nuevos retos en la acción práctica de la organización, en el perfeccionamiento de la vinculación permanente con la base, con la defensa de sus derechos, a la capacidad de movilización y a una labor educativa desde los argumentos, no con el discurso.

Son tiempos que requieren de métodos más creativos que posicionen y legitimen el papel del sindicato, despojado de formalismo y burocracia, sustentado en el cumplimiento de los derechos que tenemos ganados en la ley orgánica del trabajo.

El advenimiento del cumpleaños 80 de la CTC es un momento válido para ratificar el carácter clasista y unitario de nuestra central sindical, el apego al legado martiano y su invariable apoyo a la Revolución y al Partido.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu