Plan hecho con ciencia y conciencia

Plan hecho con ciencia y conciencia

“Nada asusta, ni los días nublados ni la poca manifestación de las especies ni los altibajos de la naturaleza… Tengo la esperanza de que el 2019 será un mejor año”, dijo convencido Luis Martínez Abreu, jefe de una de las bases de pesca perteneciente a la Empresa Pesquera Industrial de Caibarién (Epicai).

Incentivar la diversificación es una prioridad del colectivo. Foto: Lourdes Rey
Incentivar la diversificación es una prioridad del colectivo. Foto: Lourdes Rey

Junto a él Marcelo Parrado López, capitán del barco Bonitero 47, se lamentó por no haber cumplido su compromiso de captura en el 2018. “Me faltaron unas toneladas, eso es para mi una deshonra, el bonito se escondió, es como si el mar se lo hubiera tragado”, confesó molesto.

Hablan dos hombres de vergüenza, quienes escuchan la conversación evocan la narración hemiweyana en que Gregorio, protagonista del  conocido relato  El viejo y el mar, lucha contra la naturaleza. Para ellos la furia del huracán Irma y las fuertes lluvias del fenómeno subtropical Alberto, aunque parezca increíble, están latentes aún en el fondo marino. “”Pasarán años para que nuestra zona de pesca sea la de antes”, expresaron estos sabios pescadores.

Y tienen razón. Investigaciones realizadas por diferentes centros de estudios de la pesca y el CITMA a raíz de los acontecimientos arrojaron que la esponja debía estar en veda durante dos años como mínimo, que era imprescindible recuperar el manglar para restablecer el ostión y buscar formas alternativas para la captura de la langosta, pues las artes de pescas habían quedado destrozadas.

Preservar y producir

Esta entidad que agrupa cinco unidades empresariales de base, cuatro de ellas extractivas y una de la industria, tenía como reto para la confección del plan y el presupuesto del 2019 preservar las especies y producir.

“Se tomaron en cuenta múltiples ideas, entre ellas el trabajo prospectivo que emitieron los científicos que contempló crear un criadero artificial de esponja que ya está en crecimiento en Cayo Santa María y que se convertirá en una zona de desarrollo de la especie. Se benefició el manglar por lo que el ostión está casi recuperado y teniendo en cuenta este avance el plan actual  de este marisco es de ocho toneladas más que en el año anterior”, declaró  Alex Ventura Díaz, especialista de operaciones pesqueras.

“También se confeccionaron las artes de pesca de la langosta con casco de gomas de automóviles, como solución a las tradicionales de cemento ante la escasez del material de la construcción. Esta idea  fue consultada con las instituciones que tienen a cargo  las reglamentaciones medioambientalmente, la goma  se enmascara al cubrirse de algas y  funciona como un posible arrecife por lo que mantenemos así nuestras habituales zonas de captura  del crustáceo”, precisó.

“No obstante se tomaron medidas organizativas como lograr mejor disponibilidad técnica de las embarcaciones, trabajar de manera continua en la operación de la flota y mantener  los barcos el mayor tiempo posible en el mar con efectividad, se han realizado inversiones  en los centros de acopio. El punto determinante está en sustentar las capturas de escamas, jaiba  y otras especies”, puntualizó.

Lázaro Jiménez González, dirigente sindical, asegura que el plan ha sido confeccionado con la participación de los trabajadores y meticulosamente estudiado. Foto: Lourdes Rey Veitía

De igual manera Lázaro Jiménez González, secretario del buró sindical, aclaró que el proceso de confección del plan  y el presupuesto fue detallado, consultado y muy meticuloso para que fuera objetivo y pudiera cumplirse, en el que participaron los trabajadores.

“Cómo vamos a planificar extraer esponja si está en veda, si sabemos que no habrá bonito, si no creamos las condiciones para que la langosta se desarrolle, todos esos aspectos se tuvieron en cuenta, por eso aunque es menor que el del año anterior es el que podemos hacer y sobre la base de la eficiencia sobrecumplirlo”, afirmó.

Pero además aclaró que el plan incluye la estimulación moral, la atención a trabajadores, entre otros reclamos sindicales. “No obstante hay que esforzarse. Se tuvieron en cuenta muchas cuestiones para diseñarlo y sobre todo el criterio de científicos, la sabiduría de los trabajadores y de los pescadores de esta entidad que es valiosísima por la experiencia que han acumulado”, afirmó.

La calidad y diversificación de los productos

La industria será punto clave para lograr la eficiencia a partir de la diversificación de la producción y crear nuevos surtidos según se establece en el plan propuesto de este calendario. También  se contemplan varias inversiones, entre ellas la planta de tratamiento de residuales, la  remodelación de la planta de pescado, y el laboratorio, restablecer el muelle de recepción de materias primas y el área de expedición de productos terminados,  crear puntos de ventas en distintos municipios, explicó Leonar García Ferrer, director de la UEB  Industrial Villamar.

En la industria están establecidos los protocolos para lograr la máxima calidad en el procesamiento de cada producto. Foto: Lourdes Rey Veitía

“Cada proceso industrial para los diferentes especies están determinados, y contemplados en el plan los insumos para garantizar el cumplimiento de las normas de inocuidad de los alimentos y evitar las contaminaciones microbiológicas”,  subrayó Yanerys Hernández Ramírez,  especialista de calidad.

Garantizar las dietas médicas, el encargo social, el turismo y la venta en pescaderías especializadas  con nuevos surtidos es una prioridad que se tuvo en cuenta en este plan pues existe un mercado seguro y aceptación de sus renglones, entre ellos picadillo, la croqueta, embutidos y conformados, el pescado entero y troceado, minutas; entre otros.

Varios trabajadores, entre ellos Vicente Pereda, Lesbia Hernández, Hany Madruga y Mercedes Guas, aseguraron que está el sistema organizado, así como los recursos humanos capacitados para cumplir cada paso. Manifestaron  que para cumplir lo comprometido fue fundamental la creación de brigadas especializadas de acuerdo con las especies; es decir un grupo para escamas, otro para el camarón, la langosta, el ostión etc.  Además señalaron que cada una de ellas tiene implantado un sistema de pago de acuerdo con las especificidades y los resultados productivos que se obtengan.

Todo indica que en Epicai se cumplió la fórmula establecida para la confección del plan y el presupuesto y que se incluyeron las opiniones de los trabajadores como fundamentales protagonistas del proceso productivo lo que lleva al comprometimiento colectivo.

Este momento de articulación conjunta administración-sindicato, sirvió para discutir el sistema de pago que regirá en cada área, las condiciones de trabajo, el presupuesto de salud y seguridad del trabajador, el de alimentación, buscar entre todos las condiciones para lograr extras productivos, inmiscuir en la solución de las problemáticas de los procesos  y la inclusión de los innovadores y racionalizadores. Próximamente presentarán el plan aprobado, pero el camino está andado sobre aguas tranquilas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu