#YoVotoSí consciente

#YoVotoSí consciente

Desde hace ya una semana está disponible en el país el texto de la nueva Constitución de la República de Cuba, que ratificaremos mediante referendo popular el próximo 24 de febrero.

El pueblo cubano estudia consciente la Constitución que defenderá en referendo popular el 24 de febrero.
El pueblo cubano estudia consciente la Constitución que defenderá en referendo popular el 24 de febrero.

La comercialización de más de 3 millones de ejemplares impresos del importante documento, en los estanquillos y unidades de correos, tuvo por estos días una impresionante acogida entre nuestra población.

Mi primera lectura, por ejemplo, fue para revisar, artículo por artículo, las propuestas de modificación o respaldo que hice en la asamblea de mi colectivo laboral, y su redacción final en el texto constitucional.

Cuál no sería mi sorpresa al verificar que la comisión redactora del proyecto tuvo en cuenta el 80 % de lo que yo, como cualquier otro simple ciudadano cubano, pude sugerir en esa ocasión.

Doce de mis 15 planteamientos fundamentales tuvieron solución de una manera u otra, en varios casos incluso con una formulación mejor que mi idea original.

Utilizo esta experiencia personal, porque estoy seguro de que muchas personas harán este mismo ejercicio de análisis o alguno parecido. De una u otra forma, la inmensa mayoría descubriremos nuestra huella aquí o allá en este texto que nos debe servir para el presente y el futuro de la nación.

Igual sucederá seguramente con la ciudadanía que participó, en una cifra superior a los 8 millones de personas, en la amplia consulta popular del proyecto constitucional.

Este texto definitivo que ahora se pone a la venta al precio de un peso cubano, es el resultado del estudio de unas 780 mil propuestas de la ciudadanía, incluidas las emitidas por residentes en el exterior, convertidas después de su análisis y procesamiento en 9 mil 600 propuestas tipo, la mitad de estas incorporadas a la Carta Magna que irá a referendo.

Esta es otra demostración de lo que puede la inteligencia colectiva y la verdadera democracia. De este modo, podremos decir con orgullo que la Constitución del 2019, en Cuba, la hicimos entre todas y todos. Nadie podrá negar ni quitarnos esa íntima satisfacción, aunque también habrá individuos que, por pobreza de espíritu o con mala intención, intenten quizás restarle mérito o quitarle su inmenso valor a este resultado plural, consensuado y convincente.

Particular énfasis debemos hacer, por ejemplo, en la incorporación de la participación de los trabajadores en los procesos de planificación, regulación, gestión y control de la economía, como un nuevo artículo de la Constitución, uno de los logros más significativos de la consulta popular para el movimiento sindical.

El texto reelaborado a partir de las propuestas ciudadanas consagra, de ese modo, la participación de los colectivos laborales en la administración y gestión de las entidades empresariales estatales y unidades presupuestadas, lo cual merecerá luego una ley complementaria.

Pero la tarea no termina aquí, con el enriquecimiento y difusión del contenido definitivo de la nueva Ley de leyes. Hay que ratificar esta Constitución de avanzada con nuestro apoyo en las urnas, y luego implementarla, con leyes y políticas que la hagan realidad.

El camino no será fácil ni estará exento de contradicciones y nuevas polémicas, pero vale la pena intentarlo, porque nos hará un mejor país, una sociedad más revolucionaria y progresista, que cada vez incorpora más derechos para su pueblo, y perfecciona las estructuras de dirección estatal y gubernamental, con un mayor control y participación popular en su gestión.

La etiqueta o frase que comienza a expandirse por las redes sociales en Internet, #YoVotoSí, es solo la expresión de ese convencimiento progresivo que tenemos que ir ganando en toda la población cubana, mediante la lectura y el estudio de esta nueva Constitución ya aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Busquemos el texto, leámoslo y estudiemos su contenido en detalle. Apropiémonos del fruto de nuestro debate colectivo, para que nadie nos quiera venir a hacer un cuento de camino, ni vayamos a pecar por desconocimiento o dejadez. Preparémonos, como un deber cívico indelegable, para dar nuestro voto consciente por la Constitución.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu