La sensación de abandono en un adiós

La sensación de abandono en un adiós

Lleva ya algunas horas en casa, juntos a los suyos, en el barrio que la vio nacer y aún no se le quita la indignación, ni el sentimiento de culpa por haber dejado a cientos de pacientes en Brasil sin atención médica. Pero como dice la doctora camagüeyana Miladis Artidó García “es lo que debíamos hacer”.

Miladis piensa en los niños, en cada uno de los pacientes que se quedaron sin atención médica. Foto: Gretel Díaz Montalvo y Cortesía de la entrevistada

“El presidente electo – continúa – se mostró contrario, nos cuestionó, incluso refirió que éramos militares invasores sin talento para atender a su pueblo. Nos criticó,  me sentí ofendida y vi como un pueblo, por ignorancia creyó en un hombre que al final les quitó algo esencial”.

Miladis trabajó en Torrinha, un municipio pequeño con apenas unos nueve mil habitantes y solo dos postas médicas. “Allí ya conocían a los cubanos, por lo que nos acogieron muy bien. Y mientras nos conocían solo querían que nosotros los atendiéramos.

“Por eso cuando se enteraron de que nos íbamos, se sintieron abandonados. En un principio algunos creyeron que eran unas vacaciones, pero luego cuando se percataron de que no volveríamos, fue peor”.

“Nunca pensé que él los iba a sacar”

Para Maricel Pérez Díaz, otra doctora agramontina, uno de sus mayores logros en la profesión fue haber contribuido a disminuir en más de un 80% la mortalidad infantil en el municipio de Mauá, donde acudió a cumplir su misión médica.

A Maricel le duele la necesidad de un médico que tienen los brasileños “de su barrio” . Foto: Gretel Díaz Montalvo y Cortesía de la entrevistada

“Yo fui a dos misiones anteriores, pero Brasil fue diferente. En mi barrio predominaban los ancianos solos en las casas, los pacientes con trastornos psiquiátricos mal diagnosticados, así como los que no sabían leer, por lo que teníamos que ayudarlos, incluso, a marcar las pastillas que debían tomar. Ahí me di cuenta que hacíamos mucha falta.

“Pero ellos ahora se quedaron sin nada, porque hasta los médicos brasileños que trabajaban con nosotros se fueron porque el salario era muy bajo. Ahora nadie los podrá atender.

“Esos días en los que daban la noticia muchos se acercaban y nos decían `yo nunca pensé que él los iba a sacar`; no fue para eso que lo habían seleccionado. Fue estresante, y unos días de sentimientos encontrados”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu