Semana de la Moda en La Habana: Cubanísimas propuestas de vestuarios (+ Fotos)

Semana de la Moda en La Habana: Cubanísimas propuestas de vestuarios (+ Fotos)

Resueltos la mayoría de los inconvenientes que caracterizaron la anterior edición de la Semana de la Moda en La Habana (SMH), el sábado último concluyó la cuarta convocatoria de este espectáculo agradecido por el público, que ahora tuvo como escenario el Pabellón Cuba, en la céntrica Rampa capitalina.

 

La SMH pretende incentivar entre los cubanos el gusto por el buen vestir. La foto captó el cierre de la pasarela Naturaleza Salvaje, de Mariela Alemán.

 

Cientos de personas concurrieron al polivalente recinto sede de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) para disfrutar de las variadas ofertas de vestuarios de 72 reconocidos diseñadores de La Habana, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Granma y Santiago de Cuba; incluidos los artesanos artistas cuya labor complementa el buen vestir a través de sus respectivas especializaciones en artículos de bisutería, joyería y piel.

Auspiciada por la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (Acaa), la SMH se realiza cada año en colaboración con el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y el Consejo Nacional de las Artes Plásticas; sin que hasta ahora haya logrado una sede habitual que contribuya a una mejor identificación con el público. Pienso que de sus espacios anteriores, como el Gran Teatro de La Habana y los Almacenes de Tabaco y Madera (ATM), el Pabellón Cuba ha sido el mejor seleccionado, ante todo por disponer de una amplia sala multifuncional.

Los organizadores fueron extraordinariamente receptivos a las críticas hechas a la anterior muestra efectuada en el ATM, fundamentalmente en lo concerniente a la altura de la pasarela y los diseños de música y luces. Estas últimas, en el Pabellón Cuba ejercieron un rol importante en la mejor apreciación de los trajes y los modelos; aunque aún existen ciertas manchas que, en general, no opacaron el brillo del espectáculo, entre ellas, cierto desnivel en la labor de los maniquíes —incluso los que defendían una misma colección, principalmente las féminas— que evidenciaron disparidad en los pasos —unos más elegantes que otros—, en los movimientos corporales y en el uso de los zapatos con puntas (puyas), lo que denota desigual formación para un desempeño esencial en la exhibición de las prendas.

De igual forma, aunque entre las colecciones expuestas hubo contadísimos vestuarios y artículos de pieles con técnicas y proyectos similares a los de años anteriores, los vestuarios presentados en esta SMH en general demostraron interés de los creadores por llevar al encuentro novedosos atuendos que interesen al público para su uso.

Tal vez pudieran organizarse dos pasarelas, una en el verano que oriente sobre las prendas que se sugieren para el invierno; y otra en el invierno que proponga lo más adecuado para el verano. Por supuesto, esa ambiciosa pretensión solamente puede ser evaluada por los organizadores, pues estas citas exigen cuantiosos gastos económicos, materiales y humanos.

Antesala de otro evento de gran participación popular, como la Feria Internacional de Artesanía —6 al 21 de diciembre, en la Fortaleza San Carlos de la Cabaña—, la SMH es otra admirable propuesta de la Acaa, con el coauspicio del FCBC, para incentivar entre los cubanos el gusto por el buen vestir, con la presencia de prestigiosos diseñadores que sugieren disímiles maneras de trabajar la imagen individual con indumentarias que tienen que ver con nuestros clima, cultura e idiosincrasia, sin concesiones a la chabacanería, y que permitan enfrentar la cada vez mayor intromisión en los mercados estatales recaudadores de divisas y de los cuentapropistas de las vestimentas globalizantes del mundo occidental.

En la foto, atrayentes diseños de camisas de la diseñadora Triel, de la Colección Masculina. Foto: Abel Padrón Padilla

 

En otras oportunidades he apuntado la conveniencia de que los organismos con posibilidades de estimular tal fin, participen en la SMH, y evitar que tan cubanísimos diseños de ropas, sobre todo las colecciones prêt-à-porter (en francés “listo para llevar”), únicamente queden en el recuerdo de una pasarela, sino que puedan comercializarse en las redes de ventas de productos textiles y no solo a través de las tiendas del FCBC, las únicas donde pueden hallarse a veces con precios poco aseqbles.

Dedicada a los aniversarios 500 de la fundación de La Habana y 40 de la creación del FCBC, y a Trinidad, declarada este año Ciudad Artesanal del Mundo, se produjeron entre el 20 y el 24 de noviembre, en el Pabellón Cuba más de 45 desfiles de modas, y en los que también intervinieron artistas de Martinica, Guadalupe y Francia. Hubo cuatro pasarelas dedicadas a la moda infantil y otras con carácter temático (trajes de baño, trajes de novias, caftanes).

 

Un comentario en Semana de la Moda en La Habana: Cubanísimas propuestas de vestuarios (+ Fotos)

  1. Estimado Sr. Rivas, por su comentario en el articulo deduzco que usted pudo disfrutar de los desfiles desde como siempre la posicion privilegiada que se da a los periodistas.
    El respetable publico, el que paga para sufragar me imagino parte del espectaculo, fue agonico poder conseguir un asiento y en ocasiones como viernes y sabado muchos aun pagando tuvieron que conformarse verlo de pie, pues el Comite Organizador no previo nunca el numero de asientos con las entradas vendidas, era evidente la cantidad de personas que no alcanzaron asientos.
    Los fotografos y camarografos pesimos igualmente que en ediciones anteriores, ellos fueron ubicados en una seccion donde restaba visibilidad a muchos y esto sin decir que cuando algunos querian tomar la mejor imagen, pues se paraban sin respetar a los que estaban sentados, solamente en la I Edicion fueron ubicados en una zona que nunca molesto a los espectadores, desde cualquier angulo se podia disfrutar de la pasarela, lastima que por la epoca del ano y al ser al aire libre se vio muy opacada con las inclemencias del tiempo,a partir de esta e incluyendo la IV Edicion para el publico ha sido sufrir. Las columnas como siempre impiden ver las colecciones, los disenadores creo que estan frente al publico 10 segundos, y se quedan las ganas de aplaudir sus creaciones, el audio altisimo, las pantallas de PMM cada dia mas malas, sin nitidez, sin sincronizacion con el espectaculo, solamente el jueves estuvo a la altura. Esto es sin hablar el primer dia para comprar las entradas, anunciadas en un reportaje por Canal Habana el dia 12 donde decia: desde el martes 13 se comenzaron a vender…???sin comentarios!!! pero nada, nos fuimos el martes 13 y la ACAA via telefonica habia informado que la venta comenzaba a las 10.00 am y la senora que vende las entradas con otra senora mas (al parecer del FCBC y jefa ella, porque todo el tiempo estuvo con su solapin de Comite Organizador en los dias del desfile) aparecieron a las 11.26 am, increible!!! y mientras…ni AHS que administra el lugar sabia nada, mucho menos los custodios y NADIE ofrecio una explicacion.
    Con esto Sr. Periodista le digo que me disculpe pero en su reportaje no hay criticas al evento, entonces la siguiente edicion no tendra que ser “receptivos a la critica…” como pone usted en su articulo. Pensemos mas en el publico, en el que paga y contribuye a sufragar los gastos, pues si queremos hacer desfiles para los VIP que disfrutan del mismo sin sufrir y para la prensa desde sus posiciones privilegiada que sea sin presencia de publico, que sea a puertas cerradas y todos complacidos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu