¿Se calienta la guerra fría?

¿Se calienta la guerra fría?

Al parecer la guerra fría no solo se ha puesto “de moda” nuevamente, sino que cada día parece estar más caliente.

Foto: News front

Solo hace falta detenerse unos minutos para leer los titulares de prensa acerca de amenazas, provocaciones, denuncias e incremento de presencia militar en fronteras ajenas.

El viceministro ruso de Defensa, Alexander Fomin, denunció el 25 de octubre que los drones atacantes de la base aérea rusa Jmeimin, en Siria, unos días antes,  fueron enviados desde un avión estadounidense de reconocimiento Poseidon-8.

Cuando los 13 drones enfrentaron los sistemas de supresión electrónicos rusos, entraron en modo de control manual, el que no fue realizado por un simple campesino, sino desde un Poseidon-8 equipado con modernos equipos, afirmó Fomin al instar a Washington a cesar este tipo de acciones.

El lector desinformado puede pensar que se trata de un hecho aislado, pero no, solo en agosto del presente año desde esa misma base fueron derribados 47 aparatos no tripulados. Solo comentaré los hechos ocurridos en octubre del presente año.

El presidente Donald Trump anunció el día 20 su intención de retirarse del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto, que fue alcanzado en 1987 entre los Estados Unidos y la URSS.

Según el Kremlin, la salida estadounidense del pacto convertiría al mundo en un lugar más peligroso. Además, las intenciones de EE.UU. de abandonar el tratado forzarán a Rusia a tomar medidas de seguridad, reportaba Rusia Today solo unas horas después.

Tensión en las fronteras

“La actividad militar de la Otan cerca de las fronteras de Rusia ha alcanzado un nivel sin precedentes desde los días de la Guerra Fría“, aseveró el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, citado por TASS.

Gráfico: El País

Shoigú precisó que la Alianza Atlántica tiene como objetivo fortalecer su presencia “en el flanco oriental” y justificarla con el mito de la amenaza rusa. Sin embargo, el ministro enfatizó que su país no quiere verse envuelta en una confrontación militar con Occidente y está buscando una cooperación de seguridad mutuamente beneficiosa.

Por otra parte, hizo hincapié en que Polonia mantiene intenciones de expandir la presencia militar de EE.UU. en su territorio.

“Los planes del Gobierno polaco de albergar permanentemente en su territorio una división de las Fuerzas Armadas de EE.UU. son contraproducentes y no contribuyen a la estabilidad y el fortalecimiento de la seguridad regional”, afirmó.

“Bajo estas condiciones, nos vemos obligados a tomar medidas de represalia y debemos estar preparados para neutralizar las posibles amenazas militares en todas las direcciones”, agregó durante una reunión militar entre militares de Rusia y Bielorrusia.

En mayo, Varsovia afirmó que pagaría 2 mil millones de dólares para alojar una base militar estadounidense en su territorio y enfrentar así lo que califica de “amenaza rusa”.

En septiembre, Donald Trump, afirmó estar dispuesto a contemplar “muy seriamente” esa opción, agregada a una posible ampliación de la cooperación bilateral en materia de defensa, inteligencia y tecnologías de defensa antimisiles.

El calentamiento no es solo climático

Acerca del calentamiento de la guerra fría, hace solo una semana la Otan inició las maniobras Trident Juncture en Noruega, una masiva coordinación logística entre EE.UU. y 30 países con el fin de practicar una respuesta militar “a cualquier amenaza desde cualquier dirección”.

“Trident Juncture es el mayor ejercicio de la Otan desde el final de la Guerra Fría”, aseveró el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, precisando que las maniobras son un claro mensaje para cualquier adversario potencial de que la Otan protegerá “a todos los aliados”.

Los ejercicios comenzaron el 25 de octubre y concluyeron el 7 de noviembre en diversos puntos del país nórdico y en el mar Báltico, abarcando también Islandia y el espacio aéreo de Suecia y Finlandia. Participaron cerca de 65 buques, 250 aviones, 10.000 vehículos y unos 50.000 efectivos.

Pese a que la Alianza no ha nombrado a su hipotético adversario en las maniobras, el ex militar Juan Antonio Aguilar, director del portal El Espia Digital.com, afirma que “el enemigo que justifica la existencia de la OTAN es Rusia”.

El analista sostiene que  la Otan se encuentra inmersa en esta “fase de desafío” sin justificación alguna más allá de “mantener ante la opinión pública la necesidad de existir”.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, recientemente se refirió a esta clase de ejercicios como “francamente provocadores”, señalando que comprenden una “acumulación de armamento” en las fronteras de Rusia. Meses antes, en febrero, el jefe de la diplomacia rusa dijo que Washington está utilizando una “amenaza imaginaria rusa” para garantizar su dominio sobre Europa.

Y como colofón a este nuevo escenario que se va conformando, el presidente Trump mantiene su política belicista y ahora quiere militarizar el espacio.

Recientemente declaró que crearía una fuerza espacial  destinada  a “degradar, negar, desbaratar, destruir y manipular las capacidades del adversario para proteger los intereses, los activos y el estilo de vida de Estados Unidos”.

Y cuando el presidente habla de adversarios y la Otan de potenciales enemigos, claramente se refieren a que sus dos mayores rivales en el espacio y en la Tierra serían Rusia y China.

Este otoño europeo, además de los fuertes vientos y las lluvias, han traído también preocupación a la opinión pública del continente, incapaz de frenar a los que, evidentemente, se preparan para la guerra.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu