Evaluar los riesgos,  un imperativo

Evaluar los riesgos, un imperativo

A propósito de la Jornada Nacional de  Seguridad y Salud en el Trabajo (del primero  al 30 de noviembre), una mirada a la  accidentalidad mortal en lo que va de año 

“El trabajador tiene ante todo que pensar en  sí mismo, en su familia, y exigir que las administraciones  garanticen las condiciones de seguridad  y salud en el trabajo”, fue la frase categórica  de Diana Cassola Jiménez al referirse  a las causas que inciden en la accidentalidad  mortal.

Las administraciones están en el deber de identificar los  riesgos e instruir a los trabajadores, precisó Diana Cassola  Jiménez, subdirectora general de la Onit. | foto: De la autora

 

Acerca del tema, la subdirectora general de  la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo  (Onit), adscrita al Ministerio de Trabajo y  Seguridad Social (MTSS), subrayó la importancia  de evaluar los riesgos, pues a veces solo  se plantea la necesidad de realizar alguna que  otra inversión.

De igual manera, sin restar importancia  a los equipos de protección, señaló que este  es “el último eslabón” dentro de las acciones  que se pueden tomar para la prevención, porque  lo fundamental es garantizar la seguridad  en el puesto laboral. “¡Claro, si el eléctrico  va a trabajar en una línea en caliente  pues obligatoriamente debe contar con ese  medio!

“De ahí que el programa anual de acciones  preventivas debe convertirse en un instrumento  para las administraciones que están en el  deber de identificar los riesgos e instruir a los  trabajadores”.

Cuando se labora en condiciones peligrosas es importante prever los riesgos, pensar en sí mismos y en la familia. | foto: Agustín  Borrego   
Cuando se labora en condiciones peligrosas es importante prever los riesgos, pensar en sí mismos y en la familia. | foto: Agustín  Borrego

Numeritos que duelen 

Al cierre del mes de septiembre del presente  año culminaron por parte de las filiales provinciales  de la Onit las investigaciones de 60  accidentes mortales, lo cual permitió clasificarlos  de la siguiente manera: 43 como accidentes  de trabajo (15 de estos en la vía pública,  en los que fallecieron 45 trabajadores,  pues dos fueron múltiples; es decir, perdió  la vida más de una persona), 10 se consideraron  equiparados de acuerdo a lo que establece  la Ley de Seguridad Social (ocurrieron  durante el trayecto de ida y regreso al trabajo),  y siete comunes (sin relación causal con  el trabajo).

Las causas de los accidentes mortales de trabajo están  vinculadas con los procesos productivos o de servicios.  | foto: Agustín Borrego

En este período se concentran la mayor  cantidad de fallecidos en las provincias de La  Habana (15), Villa Clara (6), Guantánamo (5),  Holguín y Camagüey (4 cada una), y en los  ministerios de la Construcción (12), Energía y  Minas (6) e Industria Alimentaria (4), Azcuba  (6) y en los Consejos de Administración Provinciales  (10, en diversos sectores).

La funcionaria del MTSS subrayó que el  mayor porciento de los occisos operaba equipos  y conducía vehículos automotores. En tanto,  las principales formas de accidentes fueron  de tránsito, caídas de personas, golpeaduras y  atrapamientos.

Entre las causas de estos incidentes fatales  sobresalen factores organizativos y de comportamiento,  tales como adoptar posiciones o  actitudes peligrosas, métodos y procedimientos  de trabajo inseguros, e incumplimientos de  las responsabilidades de los directivos.

Por otra parte, las causas de las conductas  de los seres humanos estuvieron dadas, fundamentalmente,  por las violaciones del Código  de Vialidad y Tránsito, además de otras normativas.

Algunas tendencias 

Los años dedicados a esta labor le permiten  a la subdirectora de la Onit —la oficina  tiene entre sus misiones fiscalizar en las  entidades la implementación del Código de  Trabajo y su legislación complementaria—  hablar con conocimiento de causas, y para  ello se apoya en las estadísticas que lleva  la entidad a punta de lápiz, como se dice en  buen cubano.

Al comentar algunas de las tendencias que caracterizan la accidentalidad mortal de trabajo  en Cuba dijo que los organismos —lógicamente  por su objeto social— que incurren  con mayor frecuencia son los ministerios de  Energía y Minas (sobre todo la Unión Eléctrica),  Construcción, Alimentaria, Industria, la  Agricultura y Azcuba.

Explicó que La Habana, Villa Clara y  Holguín son las provincias más recurrentes;  los picos se presentan en los meses de  enero, febrero, septiembre, noviembre y diciembre,  y el sexo masculino resulta el más  afectado.  Precisó que luego de sucedido el accidente  mortal las entidades están en la obligación  —en un término de 24 horas— de informarlo  a las filiales provinciales de la Onit y estas  cuentan con un plazo de 30 días para la investigación.

Conductores profesionales: punto y aparte 

Teniendo en cuenta la cantidad de accidentes  de trabajo en la vía las inspecciones se llevan  a cabo con una determinada intencionalidad.  “Se les está dando prioridad a la labor de los  conductores profesionales y a la prevención  vinculada a la seguridad vial”.

Hasta la fecha —comentó— la Oficina y sus  filiales provinciales han efectuado alrededor de  970 inspecciones en entidades donde laboran 5  mil 54 conductores profesionales. Sin embargo,  de esa cifra 304 no cumplían lo establecido en  los Códigos de Trabajo (Ley no. 116) y de Tránsito  (Ley no. 109) en cuanto a la calificación y  recalificación del personal.

Tales controles también detectaron que a un  porciento alto de estos trabajadores tampoco se  les estaban haciendo los chequeos médicos preempleo,  psicométricos, que deben realizarse de  forma periódica. Además, se detectaron irregularidades  en relación con la revisión técnica  de los vehículos y con el régimen de trabajo y  de descanso de los choferes, lo cual resulta imprescindible  cumplir.

“Las administraciones y los trabajadores  tienen en sus manos las posibilidades de evitar  accidentes”, aseveró la especialista.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu