El perro del hortelano

El perro del hortelano

El propósito de perjudicar a Cuba a través del bloqueo económico, comercial y financiero decretado por Estados Unidos hace más de cinco décadas va más allá de abstenerse de hacer negocios con esta porción del Caribe, incluye traspiés diversos para que otros tampoco lo hagan. Para ello amenazan y persiguen las transacciones financieras, así como las operaciones bancarias y crediticias internacionales, sin las cuales no es posible sostener un intercambio normal con otros países.

En los últimos meses la retórica contra la Mayor de las Antillas ha subido de tono también entre los altos funcionarios del Gobierno de Donald Trump y han adoptado medidas que “multiplican la desconfianza e incertidumbre en las instituciones financieras, empresas y proveedores debido al temor a ser penalizados”, según reconoce el informe presentado ante el mundo por la cancillería cubana con el título Necesidad de poner fin al bloqueo…

En lo que va de año decenas de bancos decidieron cortar o restringir sus relaciones con empresas cubanas o extranjeras radicadas en nuestro país, mientras otro grupo ha impuesto condiciones y obstáculos para seguir operando con aquellas, que en algunos casos, han sido sus clientes durante años.

El documento (próximamente será votado en la Asamblea General de la ONU) denuncia que entre las principales afectaciones como consecuencia de ese efecto intimidatorio están la prohibición de transferencias de fondos en dólares estadounidenses u otras monedas libremente convertibles; la cancelación de cuentas de embajadas y empresas con intereses cubanos en el exterior, así como de servicios financieros para negocios relacionados con Cuba y la denegación del otorgamiento de facilidades crediticias o la tramitación de cartas de crédito.

Es decir, el cerco financiero se ha recrudecido y la gente teme caer en la lista maldita de bancos extranjeros que en los últimos años ha tenido que pagar multas millonarias. Cada uno de ellos constituye una prueba de cuán efectivos son los mecanismos de vigilancia y fiscalización impuestos por los EE. UU. a la actividad bancaria internacional.

En una sesión parlamentaria que tuvo lugar en la sede de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba para evaluar y denunciar los perjuicios del bloqueo, el doctor Jesús Pulido Catasú, directivo de esa institución, afirmó que durante los meses más recientes las pérdidas como consecuencia de las sanciones económicas de Estados Unidos superan los 538 millones de dólares y que se vieron frustradas unas 128 operaciones financieras o bancarias de entidades cubanas o extranjeras representadas aquí, cifra que supera etapas precedentes.

El 29 de junio del 2017, por citar solo un ejemplo, la sucursal en Zimbabwe del Stanbic Bank (parte del Standard Bank Group, con sede en Sudáfrica) anunció el cierre de las cuentas de la embajada y el fin de las transacciones relacionadas desde ese país africano. La explicación fue que había recibido instrucciones directas de sus bancos corresponsales —Deutsche Bank (Alemania) y Unicredit Bank (Italia)—, los cuales alegaban “motivos relacionados con el bloqueo de los EE. UU. contra Cuba”.

Empresas de terceros países, tradicionalmente exportadores de productos y materiales esenciales para la economía cubana, también se han rehusado a seguir siendo proveedores o están encontrando dificultades adicionales para asegurar el financiamiento que se los permita.

Todo ello es resultado de la aplicación extraterritorial de las leyes que han encorsetado el bloqueo más largo de la historia con la clarísima intención de quien “no come ni deja comer”.

Un comentario en El perro del hortelano

  1. HAY QUE BATALLAR MAS CONTRA EL BLOQUEO INTERNO QUE TAMBIEN NOS PUEDE DERRUMBAR

    En estos tiempos de cambios obligados, sin llegar a la cacería de brujas ni a otras formas de extremismos, hay que buscar alternativas para salvar el país con un poco de más responsabilidad desde los altos niveles a los más bajos. La prensa tiene un protagonismo y lo hemos visto aquí en su expresión más alta y digna.
    Aun hay muchos escondidos en el juego de la doble moral y haciendo fiestas en los velorios de los supuestos muertos como si pudiéramos derrumbar el bloqueo comiendo rositas de maíz y dando saltos en avisperos y luego en las aulas no se cumple con el deber pactado para el futuro y seguimos los peores ejemplos, que incluyen a profesores que se esconden en un titulo y no hacen nada (pudiendo hacerlo) para que el país se fortalezca económicamente.
    Le escribía hoy al ministro de Educación Superior y pego la carta aquí por el peso que la columna tiene. Espero no tener que enviar la que para que la columna justiciera ponga las cosas en su lugar
    PEGO

    Estimado Dr. José Ramón Saborido Loidi.
    Ministro de Educación Superior.

    En el año 2012 siendo Prof. Asistente y con el expediente listo para pasar a Prof. Auxiliar quedo en pasivo. Esto limitó mi participación en cursos de postgrados y sobre todo para extranjeros que pagan a Servicios Médicos en CUC. El conflicto creado por la pérdida de CUC ante la demanda por extranjeros de cursos diplomados y maestrías, me activaron la categoría de Asistente en el 2017; asignándome como profesor de la asignatura Sangre y Sistema Inmune en la Universidad “Carlos J. Finlay”. Desde esa fecha he aportado miles de CUC a la Universidad de Ciencias Médicas por concepto de diplomados y cursos cortos. Como las solicitudes de maestría, en el trabajo que hago, continúan, actualizo mi expediente de nuevo para presentarme al cambio de categoría para Auxiliar. Para mi sorpresa, no fui examinado violándose la resolución Nº 85 /16 de 17 días del mes de octubre de 2016. Cito parte del articulo violentado
    ARTÍCULO 13: Los requisitos correspondientes a la categoría docente principal Profesor Auxiliar son los siguientes:
    a) “…prestigio en las actividades que desarrolla en general y en particular en el trabajo metodológico relacionado con los aspectos ideológicos, formativos propios de su disciplina, y poseer como mínimo seis años como tiempo de experiencia docente en la educación superior;
    b) tener una destacada actividad científica en artículos científicos publicados en revistas referenciadas en bases de datos de reconocido prestigio y visibilidad y por los resultados aplicados en la práctica social que hayan generado un impacto en su esfera de actuación en los últimos cinco años o que mantengan su vigencia científica.
    c) demostrar conocimientos sobre los Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología;
    d) dominar un idioma extranjero, que debe ser de utilidad para el campo profesional. El idioma a examinar estará condicionado a la posibilidad de poder constituir un tribunal que cumpla con lo regulado en la norma complementaria dictada al efecto por el Ministro de Educación Superior.
    e) tener las tres últimas evaluaciones obtenidas de Excelente o Bien;
    f) conducta ejemplar, que se corresponda con su condición de educador de las nuevas generaciones de profesionales y demostrar que tiene posibilidades de cumplir las funciones de la categoría docente principal Profesor Auxiliar

    Un fraterno saludo, Olimpio Rodríguez Santos

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu