El cinismo de quien nos bloquea

El cinismo de quien nos bloquea

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Entre las ocho enmiendas que el Gobierno de los Estados Unidos pretende imponer al informe de Cuba sobre el bloqueo, que se someterá a la Asamblea General de la ONU el próximo 31 de octubre, se incluyen “preocupaciones” sobre el movimiento sindical cubano y los trabajadores, que llaman la atención por su cinismo.

Hablan de un supuesto monopolio sindical de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), les alarma la “prohibición” del derecho a huelga, y afirman que existen restricciones en las negociaciones, pues según ellos son las autoridades gubernamentales y los funcionarios de la Central quienes tienen la última palabra.

Se atreven a afirmar que todo ello menoscaba la implementación en nuestro país del Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, destinado a promover el crecimiento económico sostenido e inclusivo, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos.

Es bueno que quienes manifiestan semejantes inquietudes revisen aunque sea un poco la historia de la Mayor de las Antillas y conozcan que la CTC no ejerce monopolio, lo que hace es garantizar la unidad de las masas laboriosas, que por cierto no se estructuró tras el triunfo de la Revolución, sino hace casi 80 años, el 28 de enero de 1939, en homenaje al Apóstol de nuestra independencia José Martí, quien consideró que juntarse es la palabra del mundo, y afirmó que allí donde los trabajadores son fuertes, lucharán y vencerán.

Ya van a cumplirse 60 años de que en Cuba no hay patronos que impongan sus reglas a los asalariados. Conquistamos desde entonces una sociedad sin explotadores ni explotados, en la que los empleados, del sector que sean, no tienen, como antaño, que elaborar un pliego de demandas al gobierno para que las resuelva o, de lo contrario, lanzarse a las calles a reclamarlas.

En ese sentido, a poco más de un mes de la victoria, Fidel, en la plenaria de la Federación de Trabajadores Azucareros, subrayó que no se podía pensar del mismo modo que ayer. “Hay que defender la Revolución con más calor que con lo que defienda una simple demanda. La Revolución es la demanda de hoy y la demanda del futuro. (…). La Revolución vale más que ninguna cosa en este instante, porque la Revolución es la que va a asegurar no lo que piden ustedes para un año, sino lo que pedirían ustedes para el otro año y para el otro año y para muchos años: ¡Por toda la vida!”.

Desde esa fecha se han ido ampliando y perfeccionando los espacios en los que los trabajadores cubanos tienen voz y decisión sobre aquellos asuntos que les preocupan.

La ley de leyes del entorno laboral, que es el Código de Trabajo, fue sometida a un amplio debate a lo largo y ancho del territorio nacional, que dio lugar a numerosas propuestas consideradas antes de su aplicación oficial.

A partir de este texto se realiza la negociación colectiva, y en su articulado hay más de 45 momentos donde por ley se establecen lazos, consultas o vínculos con el sindicato de cada lugar.

Como bien se ha afirmado, si en el proceso de elaboración del Convenio Colectivo de Trabajo no se toma en cuenta a los trabajadores, no hay negociación, y donde no se cumple la negociación colectiva con todos los principios establecidos no hay Convenio. Este es, en primera instancia, un ejercicio de participación. Los trabajadores son los que tienen la última palabra.

Es una entre otras evidencias de que realmente los trabajadores cubanos disponemos de espacios que nos facilitan la búsqueda de soluciones a los conflictos que puedan surgir, por ejemplo en la discusión anual del plan y el presupuesto en cada centro; las asambleas de afiliados y los órganos de justicia laboral en cuya composición se incluyen trabajadores elegidos en asambleas, y a través de los cuales se solucionan muchos litigios, en el mismo entorno donde se produjeron.

Y si se quieren más argumentos que desmientan el pretendido monopolio sindical y laboral de la CTC, basta mencionar el proceso ampliamente democrático y participativo que durante todo este año se ha realizado en el país para que los trabajadores opinen en torno al perfeccionamiento de la misión del movimiento sindical cubano con vistas al XXI Congreso de la organización.

Lo que conspira contra la implementación plena del Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, que ha sido una preocupación permanente en estos años del Gobierno Revolucionario, es la persistencia del criminal bloqueo estadounidense que se empeña en asfixiarnos en todos los órdenes.

Disfrazar este cerco criminal con “preocupaciones” y falsos pretextos, días antes de la votación del informe de Cuba en la ONU, no es más que un intento de justificarlo.

Un comentario en El cinismo de quien nos bloquea

  1. Alina, soy un revolucionario, enemigo total del bloqueo y seguro de que es la razón fundamental que impide nuestro desarrollo, desprecio la política exterior de los EEUU, pero espere, política aparte, el periódico trabajadores es para los cubanos, no para un foro internacional y por lo que usted escribe, sin faltar el respeto, me evidencia que usted, debe vivir dentro de la oficina de Ulices Guilarte, come y durme allí, usted no tiene la menor idea de como es la realidad. Aquí el convenio de trabajo, los planes de producción, el presupuesto, etc, los trabajadores prácticamente están fuera de eso, no se cuenta con ellos para nada y la mayoría no sabe ni cómo se hizo o aprobó, los dirigentes sindicales por lo general se parcializan con la administración y la mayor parte de los trabajadores ve la organización obrera como que solo sirve para cobrar la cuota sindical, lo que pasa es que se sigue perteneciendo a ella por el qué dirán, para no marcarse y por no fallar a la revolución. Es una relidad que amerita urgentemente, por decisión nuestra, no porque lo diga EEUU, estudiar y enfrentar las anormalidades de funcionamiento de la organización obrera.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu