El municipio tiene la llave

El municipio tiene la llave

El fortalecimiento del municipio, como estructura socioeconómica básica para el desarrollo presente y futuro del país, es un proceso que transita no solo por cambios organizativos y jurídicos, sino incluso por una transformación cultural.

Con la actualización del modelo económico y social, y aún antes, desde que el General de Ejército Raúl Castro Ruz comenzó a enfatizar en la necesidad de reforzar nuestra institucionalidad, la importancia de ampliar las prerrogativas y posibilidades de actuación en este ámbito sobresalió como una prioridad.

Como colofón de ese enfoque el Proyecto de Constitución, ahora sujeto a consulta popular, propone cambios sustanciales en la concepción de los órganos locales del Poder Popular, que sellarían la relevancia estratégica del municipio para el funcionamiento estatal y un mayor empoderamiento de la ciudadanía.

La propuesta no llega desligada de la práctica administrativa reciente. Sobresale en esta dinámica la introducción de fuentes de financiamiento más directas para la gestión municipal, como la Contribución Territorial para el desarrollo local, la cual popularmente conocemos como el 1%, por el tipo impositivo que empresas, sociedades mercantiles y cooperativas deben aplicar a sus ingresos por la venta de bienes y servicios para respaldar financieramente el desenvolvimiento económico y social de los territorios donde radican.

Pero esta no es la única medida que potencia las posibilidades e iniciativas municipales. El trabajo por cuenta propia y otras formas de gestión no estatal constituyen desde hace ya algún tiempo otra vía muy significativa para el financiamiento de ese eslabón del gobierno en la base. De hecho, más de una quinta parte de los ingresos de los presupuestos locales en el país provienen de los tributos que aportan tales actividades económicas, proporción que puede resultar incluso superior en determinadas municipalidades.

Sin embargo, la mayor autonomía y liderazgo que aspiramos del municipio como estructura sociopolítica no depende solo de la mayor disponibilidad de dinero, si bien tales fondos pecuniarios son indispensables y requieren de su constante ampliación. Tampoco será suficiente con las mejoras legislativas que le otorguen a esa instancia nuevas y mayores prerrogativas, aunque este sea un paso insoslayable.

Lo que más tiempo y esfuerzo probablemente nos cueste en esta materia es modificar las maneras de pensar y actuar que históricamente convirtieron a los niveles municipales como la última rueda del carro.

Habrá que trabajar muy duro para desterrar la concepción verticalista de que el poder de decisión y la autoridad descienden escalón por escalón hasta el municipio, donde solo hay entes y mecanismos cumplidores de planes y medidas que vienen “de arriba”.

La propia política de cuadros o la forma de nombrar y promover a los dirigentes, por ejemplo, tendría que revolucionar sus modos de operar, tanto en las funciones administrativas como en la labor de las organizaciones políticas y de masas, entre estas nuestro movimiento sindical.

Para nadie es un secreto que hoy las personas más capaces que despuntan en un municipio con frecuencia migran prontamente hacia otros niveles intermedios de dirección en la provincia, y de ahí a la nación, sin que en la concreta resulte estimulada la labor de dirección y su permanencia en la base.

No obstante, lo que marcará la diferencia y definirá el éxito o no en esta estrategia de impulso al desarrollo municipal será, en última instancia, la capacidad de emprendimiento, iniciativa y actuación ciudadana que consiga toda esta nueva concepción.

Cada cubana y cubano debe sentir que es parte determinante en la toma de decisiones de su localidad, y que quienes allí le representan no solo rinden cuentas de modo efectivo y transparente sobre su gestión, sino que consiguen incorporar a la mayoría de la población a la discusión, propuesta e implementación de soluciones para los problemas de la comunidad. De ese modo el municipio tendrá la llave del nuevo modelo económico y social, y también nos abrirá, en lo adelante, sus puertas.

3 comentarios en El municipio tiene la llave

  1. El municipio tiene la llave
    Muchas veces, hemos escuchado que copiar modelos de forma fría, hace más daño que Bien, que nuestros tropiezos a principio de la Revolución fue precisamente abrasarnos a Europa del Este y no encontrar solución a nuestros problemas como país, no invertir en el desarrollo económico y tecnológico y mantenernos como buenos socios produciendo lo que mejor sabemos hacer, a cambio de que nos garantizaran todo el Porvenir de bienes y servicios que necesitábamos para mantener altiva a la sociedad y desarrollarnos o al menos creer que lo hacíamos , desgraciadamente ese intercambio desinteresado nos sirvió por un tiempo , pero no por todo el tiempo. Con el derrumbe del campo socialista y suspendido abruptamente todo aquel flujo de intercambio y en pleno apogeo del periodo especial, aprendimos que no podemos descuidar el desarrollo integral y comunitario de toda la sociedad y que muchas cosas podríamos haber resuelto si no nos hubiésemos atenidos a nuestros benefactores, que como Bloque lo veíamos invencibles e indestructible. Aprendimos del proceso de rectificación de errores y comenzamos a movernos como sociedad con un enfoque renovador.
    Introducido el proceso de actualización del modelo económico y social, la necesidad de restablecer la institucionalidad se puso de manifiesto por el compañero Raúl y con ello la importancia de ampliar las prerrogativas de los actores a todos los niveles de la sociedad. Como colofón de ese enfoque el Proyecto de Constitución, ahora sujeto a consulta popular, propone cambios sustanciales en la concepción de los órganos locales del Poder Popular, que sellarían la relevancia estratégica del municipio para el funcionamiento estatal y un mayor empoderamiento de la ciudadanía
    El municipio claramente definido por límites territoriales fijados y la población que lo habita, regulada jurídicamente por instrumentos estadísticos, están regido por un órgano colegiado denominado en la actualidad Gobierno, envestido de facultades y prerrogativas para administrar, dentro del marco jurídico establecido. Es un hecho la necesidad de aprender a andar solos, convivir con el resto del país cumplimentando las obligaciones para con este, pero con identidad implícita sin llegar a ser federativo .El primer nivel administrativo lo constituye el municipio. No voy a criticar el cambio de nombre para las diferentes estructuras del estado, pues se que responden a la necesidad de reinsertarnos internacionalmente y al menos mostrar voluntad de cambio sin concepciones de principios. En definitiva otros países que construyen Sociedades similares. Mantienen estas estructuras y denominaciones. Lo que si pienso es que debemos hacer las cosas a lo Cubano bajo nuestra idiosincrasia y nuestro carácter.
    Coincido con usted compañero Francisco que el fortalecimiento del municipio, como estructura socioeconómica básica para el desarrollo presente y futuro del país, es un proceso que transita no solo por cambios organizativos y jurídicos, sino incluso por una transformación cultural. En ese cambio organizativo habrá que detenerse a establecer las particularidades de cada territorio, considerando que no todos tienen una base industrial desarrollada por tanto habrá que definir flujos de recursos financieros para el desarrollo. Que el nivel superior, en este caso la provincia establecerá como norma donde exista déficit presupuestario, de igual forma la distribución de los servicios y productos de primera necesidad han de responder a la equidad social. Pues puede empoderarse que los territorios autosuficientes, no quieran participar en la redistribución de estos, como hoy sucede, cuando aun es ley .imaginemos cuando se aprueben leyes que establezcan la obligatoriedad de autoabastecerse. por ejemplo. Quien produce alimentos como la papa en la agricultura, como el helado en la industria alimenticia. Los productos derivados del mar y muchos otros, Protejan sus territorios, afectando a los que no los pueden producir, sencillamente porque no tienen ni industria, ni territorio .hoy en tiempo real está sucediendo. Así puede generalizarse una gran desigualdad. De igual forma los centros asistenciales, los centros Educacionales, las universidades, están enclavadas en las capitales provinciales. ¿Qué cambios podrán sobrevenir. De hecho existen actualmente insatisfacciones, en los servicios médicos, en el otorgamiento de las becas, en el transporte, en la distribución de alimentos. Detengámonos en el municipio de Antilla, al aplicarse la división política administrativa se decidió que sería un municipio industrial y se dejo con un territorio de 110 km cuadrados .lo necesario para garantizar un correcto equilibrio en esta categoría, al final el programa no se ejecuto .pero perdimos más del 50 % del territorio y población original y con ellos la relación con los productores que quedaron fuera de jurisdicción. Varios años después perdimos el Hospital pues no se justificaba para el nivel poblacional a atender, Hoy es un policlínico con capacidad de hospitalización, más atrás nos quitaron el SIUM, para trasladar un caso urgente hay que llamar al puesto de Mando Provincial y este ordena al municipio de Banes para que nos asista una ambulancia de urgencia hasta aquí a recoger el caso. Lo que ocasiona una gran pérdida de Tiempo. Considere además, que con la categoría de policlínico las principales especialidades migraron. Y me pregunto, sin describir el resto de los sucesos. ¿fue correcto todo este desmantelamiento? ¿Cuál fue el accionar de la Dirección del Gobierno? Ninguna. Porque fue una prerrogativa del nivel superior. Por tanto coincido con usted cuando plantea que Habrá que trabajar muy duro para desterrar la concepción verticalista de que el poder de decisión y la autoridad descienden escalón por escalón hasta el municipio, donde solo hay entes y mecanismos cumplidores de planes y medidas que vienen “de arriba”. La institucionalidad a la que aspiramos se apruebe para los municipios debe de establecer prerrogativas que eviten precisamente que se produzcan estas afectaciones a la estructura de los servicios básicos. Por déficit presupuestarios, el factor dinero no puede bajo ningún concepto establecer el límite de salario a pagar por una plaza de especialista x en una entidad cualquiera, si se supone que a mayor profesionalidad, mayor es la calidad, por tanto nuestra aspiración es que todas las instituciones tengan la mayor categoría y las mejores condiciones, para atraer a los mejores especialistas, pues ello refrendara la gestión de las autoridades del municipio. Si por el contrario establecemos limites, entonces los mejores se van a otros territorios.
    Coincido además con usted cuando plantea que lo que marcará la diferencia y definirá el éxito o no en esta estrategia de impulso al desarrollo municipal será, en última instancia, la capacidad de emprendimiento, iniciativa y actuación ciudadana que consiga toda esta nueva concepción. Unido por supuesto a una política solida y definida en el campo Jurídico organizativo que sustente la estructura que se implemente,
    Totalmente de acuerdo también que cada cubana y cubano debe sentir que es parte determinante en la toma de decisiones de su localidad, y que quienes allí le representan no solo rinden cuentas de modo efectivo y transparente sobre su gestión, sino que consiguen incorporar a la mayoría de la población a la discusión, propuesta e implementación de soluciones para los problemas de la comunidad. Muchas son los factores que intervendrán en la consecución de los objetivos propuestos y esperemos que se logre conceptualizar cada uno de ellos y nazca en realidad la estructura ideal como un ente, entre municipio, provincia y país .por supuesto no será tarea fácil congregar el enramado jurídico y establecer las prioridades presupuestarias para cada eslabón en la medida de sus necesidades reales. Pero tampoco constituye un imposible. Estaremos en contacto.

  2. El municipio tendra la llave cuando los electores tengan una PARTICIPACION COMUNITARIA EFECTIVA es decir, expresar los problemas y participar en las DECISIONES LOCALES. Mediante la organización para resolver los problemas con el objetivo de lograr un mayor bienestar. aDEMAS, tener la oportunidad OPINAR, CUESTIONAR Y REVOCAR los informes de los Consejos de Administracción a los electores

  3. Bueno el tema, sobre todo por el acercamiento del periodista en las disimiles vias que se incluyen en este. Creo que no se debe quedar solo en la opiniòn del periodista. Me parece que deberia abrirse a quienes en la comunidad deben convertirlo en una realidad urgente, necesaria. Esperamos por ese regreso desde la variedad de terrritorios y las experiencias obtenidas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu