La Medicina Natural y Tradicional en la Salud Ocupacional

La Medicina Natural y Tradicional en la Salud Ocupacional

El empleo de la Medicina Natural y Tradicional (MNT) evidencia tangibles ventajas siendo su aplicabilidad cada vez más extendida y divulgada en todas las ramas del saber. La Salud Ocupacional, como especialidad de las Ciencias Médicas, también se ha visto complementada con las terapéuticas naturales, las cuales ofrecen novedosas y eficaces posibilidades de tratamientos.

Medicina Natural
La doctora Ibis aplica un tratamiento homeopático a un trabajador aquejado de sacrolumbalgia. Foto: Alina M. Lotti

Así lo subrayó a Trabajadores la doctora Ibis Fernández Díaz*, del Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores (Insat), donde desde hace 22 años se han integrado ambas especialidades con resultados importantes.

Al rememorar algunos antecedentes, la también profesora e investigadora auxiliar expresó que en 1996 —cumpliendo una directiva del entonces ministro de las FAR, General de Ejército Raúl Castro Ruz— se le orientó a todos los centros de salud del país incentivar el desarrollo de esta especialidad, que ha venido obteniendo avances durante estos años.

La MNT se emplea en los trabajadores expuestos a mercurio y plomo, en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), en las lumbalgias de origen ocupacional, en alteraciones psicológicas secundarias a factores de riesgos psicosociales, en enfermedades crónicas no transmisibles y cualquier desviación de salud que se considere partidaria de ser abordada por las terapéuticas naturales. Entre las técnicas empleadas están la acupuntura y electroacupuntura, la moxibustión, la homeopatía, la terapia floral, así como otras de la medicina tradicional china.

foto: www.esencialnatura.com

Complementaria, holística e integradora

Por los beneficios que proporciona a los pacientes, la MNT complementa la atención de otras especialidades, tales como ortopedia, neumología, otorrinolaringología, neurología, dermatología, psicología, por mencionar algunas.

La doctora comentó que un médico puede recetar a un trabajador un medicamento antinflamatorio determinado y, al mismo tiempo, remitirlo al especialista de MNT con el propósito de apoyar el tratamiento indicado.

“La medicina natural y tradicional es holística, pues trata de integrar en el ser humano los buenos hábitos y estilos de vida; es decir todo lo relacionado con la higiene, la alimentación, el sueño e, incluso, la recreación”.

En este sentido resaltó la necesaria empatía que debe existir entre el médico y el paciente. “El hecho de tratarlo con cariño y respeto, ya lo mejora, se va feliz, aunque no se le indique medicamento alguno. Resulta importante saber cómo vive, duerme, se alimenta y recrea”.

Praxis y ciencia, excelente relación

“En el Insat nos hemos propuesto que la Medicina Natural Tradicional tenga basamento científico. Aquí se han diseñado proyectos de investigación que luego se han insertado a los programas nacionales del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, lo cual nos compromete a continuar desarrollando esta especialidad en la salud ocupacional.

Explicó que en la medicina ocupacional lo fundamental es la prevención. Nosotros diseñamos tratamientos encaminados en primer lugar a evitar la aparición de enfermedades y orientamos las medidas que desde el punto de vista higiénico-sanitario se deben tomar en relación con los factores de riesgos ocupacionales, lo cual complementamos con el empleo de estas terapias naturales”.

En Cuba, una política, una prioridad

Orgullosa por haber tenido la oportunidad de fundar esta especialidad en el Instituto, reconoció que ha sido una política del Estado cubano desarrollarla. “Aquí semanalmente ingresan trabajadores provenientes de diversos sectores para realizarles exámenes médicos especializados, quienes en alguna u otra medida constituyen objeto de atención y estudio por parte de la MNT”.

En nuestro país contamos con las condiciones necesarias para continuar el desarrollo de esta especialidad y existe la voluntad política plasmada en uno de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, que plantea “prestar la máxima atención al desarrollo de la medicina natural y tradicional”.

*Especialista en MNT, de I Grado en Medicina General Integral (MGI) y de II Grado en Higiene e Epidemiología, Máster en Salud de los Trabajadores.

De las prácticas más antiguas de la humanidad

El 80 % de la población de los países en vías de desarrollo tiene basada su atención primaria de la salud en prácticas de Medicina Natural o Tradicional “tanto por tradición cultural, como porque no existen otras opciones”, apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La medicina natural, que prioriza el reconocimiento de la integralidad del ser humano (cuerpo, mente y espíritu) y a partir de ello la búsqueda del origen de muchas enfermedades, constituye una de las prácticas más antiguas de la humanidad, lo que no implica necesariamente que se encuentra desfasada o sea menos efectiva que otras.

La OMS conmemora cada 22 de octubre, desde 1991, el Día Mundial de la Medicina Natural o Tradicional, también conocida como medicina “alternativa” o “complementaria”, basada en criterios de sustancias no industrializadas que benefician la salud.


Medicina Natural y Tradicional en Cuba

Se tienen antecedentes desde la época de los aborígenes. Pero ya a fines del siglo XIX, en la ciudad de Cárdenas, el doctor chino Cham Bom Bian, tuvo éxitos con la prescripción de plantas medicinales. La historia recoge que durante la Guerra de Liberación contra el colonialismo español, algunos combatientes chinos mejoraban sus dolencias utilizando la acupuntura y otras prácticas.

No obstante, no fue hasta el año 1970 que se estableció la primera consulta de Acupuntura en el policlínico Asclepio de La Habana. Los años ochenta trajeron consigo importantes avances en esta área. En la actualidad se cuenta con una amplia cobertura tanto en la atención primaria de salud como en la hospitalaria y, al mismo tiempo, se han creado centros para el desarrollo de la medicina tradicional y servicios de rehabilitación integral.


 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu