La cultura: un puente para que no haya muros ni bloqueos, sino para que haya arte

La cultura: un puente para que no haya muros ni bloqueos, sino para que haya arte

Por: LETICIA MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, RENÉ TAMAYO LEÓN y ALINA PERERA ROBBIO

Jane Rosenthal y Robert de Niro, los anfitriones de Díaz-Canel en “El Dakota”. Foto: @JoseRCabanas/ Twitter

NUEVA YORK.- El apartamento de Lane Rosenthal, en el piso 8 del edificio Dakota, a un lado del Parque Central, sirvió de sede para el encuentro de figuras de la cultura estadounidense con el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Artistas del cine, la plástica, la literatura, la danza, la música dieron una calidad acogida al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quien compartió con ellos en la tarde-noche de este viernes en un ambiente íntimo y distendido de la familia Rosenthal.

Lane, como anfitriona, explicó que allí estaban personalidades de la cultura estadounidense que concuerdan en trabajar de conjunto por hacer que las relaciones bilaterales mejoren.

El actor Robert de Niro tuvo a su cargo la introducción al invitado: «Damos la bienvenida al Presidente del país que está al sur nuestro, al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez».

Tenemos que aprender —dijo— «de la etiqueta que existe entre los vecinos. Los buenos vecinos conversan; los buenos vecinos comparten. Los buenos vecinos no construyen muros».

Cuando he estado en La Habana —continuó— he admirado la ciudad, sus edificios, los autos clásicos, los tabacos, pero sobre todo a su pueblo. Y es una pena que la política se entrometa entre los dos países, porque la política va y viene, pero la cultura queda».

«Cuba y Estados Unidos —añadió más adelante— comparten muchas tradiciones culturales, por lo que esta debe continuar sirviendo para construir puentes», señaló.

El mandatario cubano estuvo acompañado durante la recepción familiar por el canciller isleño, Bruno Rodríguez; el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y el titular de Comunicaciones, Roberto Perdomo.

En el edificio Dakota vivió sus últimos años John Lennon, y  allí fue asesinado. Las velas continúan prendidas en el pórtico, en las cuatro lámparas de estilo, dos a cada lado.

Las rejas labradas permanecen abriéndose y cerrándose al ir y venir cotidiano de Nueva York, y el jardín interior, con sus dos fuentes art decó, permanece siempre con flores.

Las propiedades horizontales del edificio cuestan millones, y están conservados como si no hubiera pasado el tiempo por allí, con los muebles de estilo de la época, incluyendo vajillas, y hasta los baños conservan sus mosaicos, bañeras, lavamanos y bideles originales, de esos que pueden encontrarse en los viejos edificios y casas de La Habana de los años 30.

 

CUBA Y ESTADOS UNIDOS, PUEBLOS UNIDOS POR LA CULTURA

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, agradeció el encuentro y «la afectividad de los excelentes artistas aquí reunidos» hacia la Isla.

«Es un privilegio que Robert de Niro nos haya presentado, con palabras tan importantes por su contenido», dijo.

Hemos venido a Estados Unidos con un mensaje de paz, para hacer una construcción que permita avanzar, para que se destruyan los muros, para que se elimine el bloqueo, señaló.

Lamentablemente —agregó más adelante— las relaciones bilaterales están en retroceso, pero no nos vamos a detener. Para eso contamos con muchos amigos, como ustedes y también en otros sectores de la sociedad norteamericana. La mayoría del pueblo estadounidense no quiere que se bloque a Cuba, afirmó.

En este camino, explicó, contaremos siempre con la cultura, porque entre ambos pueblos hay lazos culturales muy fuertes. Muchos artistas de este país trabajaron y consolidaron su arte en Cuba y muchos artistas cubanos lo hicieron aquí.

Un ejemplo de esto es el jazz, recordó, al cual los cubanos hicieron aportes y también surgió el jazz latino, y el jazz cubano (el cuban jazz). También está la influencia en la plástica, y varios pintores cubanos tienen obras importantes en museos de Estados Unidos.

En Cuba también —recordó— tuvo su espacio para crear Ernest Hemingway, y ella lo inspiró para escribir la obra por la que se le concedió el Premio Nobel (El Viejo y el Mar), inspirada en un hermoso pueblo de La Habana, Cojímar.

Se refirió también al Festival de las artes de Cuba en Estados Unidos, realizado en el Kennedy Center, en el que participaron artistas de la Isla y residentes aquí, quienes durante más de 20 días tuvieron un gran éxito. Con ellos, les explicó Díaz-Canel, nos reunimos al llegar a nuestro país.

El mandatario cubano resaltó la vocación humanista y cultural de la Revolución cubana, un patrimonio que debe ser compartido, incluida la colaboración con los artistas e intelectuales norteamericanos.

«Todos podemos contribuir en hacer ese puente para que no haya muros, para que no haya bloqueo, y sí para que ella arte», señaló el Presidente cubano al final de sus palabras a los artistas estadounidenses reunidos en el edificio Dakota.

Más de una veintena de artistas e intelectuales asistieron a la reunión con el Presidente cubano, entre ellos, el matrimonio Carole y Alex Rosenberg, organizadores y patrocinadores del Havana Film Festival de Nueva York, de quienes Díaz-Canel destacó su larga trayectoria a favor de la cultura cubana y las relaciones entre la nación caribeña y EE.UU.

También estuvieron, entre otros, Harvy Keitel, protagonista de la película El Piano; la actriz Katie Holmes; Patti Smith, cantante y poetisa estadounidense que se considera la madrina del punk; y el rapero Q-Tip.


Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu