Plan jaba: No son todos los que son

Plan jaba: No son todos los que son

Está vigente la Resolución de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y el Ministerio de Comercio Interior emitida el primero de agosto de 1992, respecto al plan jaba (PJ).

Así lo confirma uno de los documentos incluidos en el expediente que nos envían junto con la respuesta a la queja abordada por Idalberto López, vecino de la localidad mayabequense de San Antonio de Río Blanco, acerca de las indisciplinas que ocurren durante la compra de algunos productos de la canasta familiar que se adquieren en el área de los cárnicos.

Recordemos que el promovente se refería al derecho que se dio hace muchos años, sobre todo a la mujer trabajadora, y es violado constantemente por la propia población.

En estos momentos quedó derogado el sello que identificaba tal deferencia y, en su lugar, “las organizadoras de la FMC en cada circunscripción deben firmar la hoja habilitada en la libreta de productos alimenticios”, especifica la contesta firmada por Elizabeth A. Moya García, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Jaruco.

También se encuentra avalada por las consideraciones del especialista principal de Comercio, una funcionaria de la organización (suponemos que de la provincia) y la sección del sector en el municipio.

La FMC revisó todos los casos del Sistema de Atención a la Familia, conocido por las siglas SAF, que poseen PJ, a fin de comprobar si reunían los requisitos para recibirlo, y del que “no forman parte las madres con niños de brazos ni los impedidos físicos”.

La prioridad para aquellos queda a deferencia de la cola por elementales razones de humanidad, subraya el texto.

Asimismo detalla que la Resolución 5.171 establece los requisitos para acceder a ese permiso, a saber:

a) Ser mujer u hombre trabajador (a) activo (a) solo (a) o que todos los integrantes de su núcleo sean trabajadores, estudiantes o menores de edad no escolares o tener en el hogar convivientes con invalidez física total comprobada.

b) Corresponderá comprar a dos núcleos del PJ por un núcleo que no está acogido.

c) Aquellas personas o núcleos familiares que incurran de forma reiterada en violaciones del uso del PJ se les hará un llamado de atención y en caso de persistir, se les retirará el derecho.

Hasta aquí la respuesta que reconocemos doblemente, pues por el expediente enviado se evidencia que actuaron de manera inmediata al tramitarles la queja, publicada además, y por ser los únicos aportadores de luz sobre una situación generalizada, en la cual tienen responsabilidad tanto los ciudadanos como la organización que avala el PJ. Ejemplos hay de sobra de que lo normado o legislado es letra muerta sino se cumple o se hace cumplir.

4 comentarios en Plan jaba: No son todos los que son

  1. yo considero que los días feriado o fines de semana para algunos caso sea valido por que yo trabajo en salud publica y no hay feriado ni fin de semana es que el
    toque ,espero que analicen

  2. Mis saludos a todos:
    Hace ya pocos años, se publicaron varios trabajos sobre este tema, y como ahora no encontré el comentario que hice entonces, lo comparto de nuevo.
    muchas gracias.

    Hola a todos:
    Cuando pequeño, una tía administraba una bodega en el actual municipio Jesús Menéndez, Las Tunas, y recuerdo que pasaba bastante tiempo allí y era obligatorio que se exhibiera en el establecimiento lo regulado para el Plan Jaba. Recuerdo estos, que quisiera se estudiaran y cumplieran:
    • Lo disfrutaban las trabajadoras (por eso era acogido a resolución conjunta FMC-Comercio). Se respetaba miembros de edades avanzadas o jóvenes que estudiaran. Tiempo después se permitió a hombres que cumplirán los mismos requisitos.
    • Las libretas tienen que estar debidamente señaladas.
    • Solo podría usarse una vez al día y por uno de los miembros de ese núcleo, o libreta.
    • No aplicable para productos liberados. Tampoco podría usarse domingos ni días feriados.
    • Compraban dos libretas acogidas al Plan y una de “la cola normal”.
    Ahora parece que legalmente no está muy lejos de eso, pues en http://ahora.cu/secciones/punto-de-mira/23882-los-cuentos-del-plan-jaba dice que “Fue en el año 1992, cuando el Ministerio de Comercio Interior (Mincin) dictó la carta circular 17, actualizada en 2002, (según http://www.invasor.cu/es/criterios/11394-plan-jaba-si-o-no “lo cierto es que mantiene total vigencia la Instrucción No. Pa 2002-02, con fecha de emisión del 25 de agosto de 2002, emitida por el Ministerio de Comercio Interior”) para regular el Sistema de Venta PJ en el Comercio Minorista Normado. Según el documento, como requisito para tener ese derecho está: “Ser mujer u hombre trabajador (a) activo (a), solo o que todos los integrantes de su núcleo familiar sean trabajadores, estudiantes o menores de edad no escolar”. Si hay un desvinculado o jubilado en el núcleo, ya no “clasifica”.
    Párrafos abajo, dice: “Omer González Velázquez, director comercial del Grupo Empresarial de Comercio Holguín, aseguró a su vez, que los bodegueros tienen el deber de revisar la libreta sin alegar ignorancia, pues para desempeñarse en el puesto tienen que estar capacitados y dominar el procedimiento ante posibles fallas en este servicio.
    Es válido aclarar que el sistema no solo se aplica en bodegas, también en supermercados, puntos de venta de combustible doméstico, de leche, así como carnicerías, placitas y panaderías.”
    La Resolución incluye además que los productos liberados no son por PJ, los estudiantes de la Enseñanza Primaria no pueden comprar con esta prioridad y que en la cola se distribuirá dos PJ por un núcleo no acogido.
    Ante las nuevas transformaciones económicas cabe destacar que los trabajadores no estatales, con autonomía jurídica, tienen igual derecho, sin importar que su negocio se encuentre ubicado en el propio domicilio.
    Comentario aparte necesita el tema de los “amigos de los amigos” o el llamado “socialismo”, las embarazadas o con niños en brazos y los impedidos físicos. Los primeros, en realidad: sin comentarios. En los demás, lo que veo es que son usados por inescrupulosos para no hacer o hacer las colas más cortas. Ellos SE SUPONE, que estén en sus casas tranquilos y no haciendo colas (entiéndase cola-terales, como decía un comentario especializado en la prensa). Claro, que particularmente los “impedidos” (con o sin carné), tiene su beneficio por eso. SE SUPONE, que sean sus familiares quienes hagan las colas.
    En el caso del que viva solo, pues para la solución de eso es que está el Trabajador Social. Lo que un día fue una ayuda, solidaridad,… a ellos, se ha convertido ya en un “relajo legal u obligatorio”, pues hasta puedes encontrar carteles que regulan la cola: un impedido físico (o hasta dos pudiera ser), una embarazada y uno de “la cola”. Y que puede ser que sean tan grandes estas colas que cuando llegue tu “turno”, ya no quede lo que querías.
    He relacionado posibles situaciones, causas y salidas para evitar respuestas o cometarios superfluos.

  3. Saludos:
    Después de la publicacion en el periódoco Granma el 29 de enero de 2016 (Los “cola-terales”, de Alfonso G. Nacianceno García), se publicaron otros artículos sobre el tema, y entonces, comenté lo que les reproduzco ahora, pues ahora no lo encontré en ninguno de ellos:

    Hola a todos:
    Cuando pequeño, una tía administraba una bodega en el actual municipio Jesús Menéndez, Las Tunas, y recuerdo que pasaba bastante tiempo allí y era obligatorio que se exhibiera en el establecimiento lo regulado para el Plan Jaba. Recuerdo estos, que quisiera se estudiaran y cumplieran:
    • Lo disfrutaban las trabajadoras (por eso era acogido a resolución conjunta FMC-Comercio). Se respetaba miembros de edades avanzadas o jóvenes que estudiaran. Tiempo después se permitió a hombres que cumplirán los mismos requisitos.
    • Las libretas tienen que estar debidamente señaladas.
    • Solo podría usarse una vez al día y por uno de los miembros de ese núcleo, o libreta.
    • No aplicable para productos liberados. Tampoco podría usarse domingos ni días feriados.
    • Compraban dos libretas acogidas al Plan y una de “la cola normal”.
    Ahora parece que legalmente no está muy lejos de eso, pues en http://ahora.cu/secciones/punto-de-mira/23882-los-cuentos-del-plan-jaba dice que “Fue en el año 1992, cuando el Ministerio de Comercio Interior (Mincin) dictó la carta circular 17, actualizada en 2002, (según http://www.invasor.cu/es/criterios/11394-plan-jaba-si-o-no “lo cierto es que mantiene total vigencia la Instrucción No. Pa 2002-02, con fecha de emisión del 25 de agosto de 2002, emitida por el Ministerio de Comercio Interior”) para regular el Sistema de Venta PJ en el Comercio Minorista Normado. Según el documento, como requisito para tener ese derecho está: “Ser mujer u hombre trabajador (a) activo (a), solo o que todos los integrantes de su núcleo familiar sean trabajadores, estudiantes o menores de edad no escolar”. Si hay un desvinculado o jubilado en el núcleo, ya no “clasifica”.
    Párrafos abajo, dice: “Omer González Velázquez, director comercial del Grupo Empresarial de Comercio Holguín, aseguró a su vez, que los bodegueros tienen el deber de revisar la libreta sin alegar ignorancia, pues para desempeñarse en el puesto tienen que estar capacitados y dominar el procedimiento ante posibles fallas en este servicio.
    Es válido aclarar que el sistema no solo se aplica en bodegas, también en supermercados, puntos de venta de combustible doméstico, de leche, así como carnicerías, placitas y panaderías.”
    La Resolución incluye además que los productos liberados no son por PJ, los estudiantes de la Enseñanza Primaria no pueden comprar con esta prioridad y que en la cola se distribuirá dos PJ por un núcleo no acogido.
    Ante las nuevas transformaciones económicas cabe destacar que los trabajadores no estatales, con autonomía jurídica, tienen igual derecho, sin importar que su negocio se encuentre ubicado en el propio domicilio.
    Comentario aparte necesita el tema de los “amigos de los amigos” o el llamado “socialismo”, las embarazadas o con niños en brazos y los impedidos físicos. Los primeros, en realidad: sin comentarios. En los demás, lo que veo es que son usados por inescrupulosos para no hacer o hacer las colas más cortas. Ellos SE SUPONE, que estén en sus casas tranquilos y no haciendo colas (entiéndase cola-terales, como decía un comentario especializado en la prensa). Claro, que particularmente los “impedidos” (con o sin carné), tiene su beneficio por eso. SE SUPONE, que sean sus familiares quienes hagan las colas.
    En el caso del que viva solo, pues para la solución de eso es que está el Trabajador Social. Lo que un día fue una ayuda, solidaridad,… a ellos, se ha convertido ya en un “relajo legal u obligatorio”, pues hasta puedes encontrar carteles que regulan la cola: un impedido físico (o hasta dos pudiera ser), una embarazada y uno de “la cola”. Y que puede ser que sean tan grandes estas colas que cuando llegue tu “turno”, ya no quede lo que querías.
    He relacionado posibles situaciones, causas y salidas para evitar respuestas o cometarios superfluos.

  4. tal y como lo veo, casi todo el mundo es Plan jaba aqui, y lo cómico es que ves a miembros del nucleo familiar que son jubilados, amas de casa, muchachos y demas, haciendso las compras en horario laboral; no se cumple el primer requisito de la resolución, y sólo basta comprobar eso en cualquier bodega mediante pesquizaje a las prsonas que compran.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu