Trabajadores

Mejor sindicato ante nuevas regulaciones del TCP

Las nuevas regulaciones para el perfeccionamiento del Trabajo por Cuenta Propia (TCP) no implican su eliminación, sino ajustes necesarios en las actividades para preservar el orden en esta a actividad económica y ello indica que la labor sindical debe ser superior.

Foto: Vicente Brito/ Escambray

Son normas, decretos y resoluciones complementarias, tienen el propósito de impedir manifestaciones de  delitos e ilegalidades como el incumplimiento de obligaciones tributarias, la subdeclaración de ingresos, el uso de materias primas y equipamiento de origen indebido, fallas en la contratación y la ejecución de labores no aprobadas.

Con las nuevas regulaciones no desaparecen actividades, como algunos piensan, sino que muchas se agrupan, se reducen trámites administrativos y se amplían los servicios con la misma carga tributaria.

Se determinó otorgar una sola licencia, se incorporó el panadero-dulcero, servicios de bar y recreación, y arrendador de medio de transporte. Asimismo se estableció no  conceder más licencias en las actividades de vendedor mayorista de productos agropecuarios, vendedor minorista de productos agropecuarios, carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria, comprador-vendedor de discos y operador de equipos de recreación en el caso de los rústicos, no obstante se respetarán las ya concedidas.

De manera muy razonable se les da autonomía a los Consejos de la Administración de los territorios para tomar decisiones puntuales, se establecen regulaciones para los trabajadores contratados, se ordenan actividades que tienen implicación en los procesos educacionales y culturales del país, así como el transporte y se especifican las medidas a los infractores.

Estas cuestiones están siendo explicadas a los trabajadores en cada municipio por directivos de los distintos órganos de relación, especialistas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social,  entre otros, con la participación de los dirigentes sindicales.

Este es un momento complejo del trabajo no estatal en la nación  que tendrá un impacto ideológico; hacerlo adecuadamente será una garantía, por lo que deben esclarecerse todas las preocupaciones, recogerse las nuevas que surjan, ser escuchadas, atendidas con precisión y evitar confusiones.

Es imprescindible abarcar a todos, pues existe la preocupación entre los dirigentes sindicales del territorio villaclareño, que en la mayoría de las reuniones realizadas hasta el momento, acuden solo los titulares de los negocios y no los trabajadores contratados.

“El representante no puede ser el único que asista, las modificaciones interesan a todos, se establecen normas para los contratados y ese trabajador es el más interesado en ello,  debe conocer sus deberes y derechos, los beneficios que le otorga el Código de Trabajo, entre otras cuestiones”, expresó Yulia Peraza, secretaria general de la CTC en el municipio de  Encrucijada.

Este criterio es medular, por ejemplo:  Villa Clara es uno de los territorios de más trabajadores no estatales del país, el 33 % de ellos son contratados; el 22 % de lo que se ingresa al presupuesto de la provincia es por esta vía y principalmente, porque esta forma de gestión crece.

Valdría la pena utilizar en la convocatoria para esta capacitación, la que está siendo rectorada gubernamentalmente, la manera en que sindicalmente están organizados los TCP; ello  lograría mayor integralidad en el proceso. Este criterio se sustenta en la interacción precedente de los sindicatos con estos trabajadores, en la experiencia adquirida en la organización, movilización, en el tratamiento de sus demandas y en la capacidad lograda para comprometer a diversas tareas a este segmento de la estructura laboral del país.

Tengamos en cuenta que estas nuevas regulaciones son en gran medida una respuesta a corregir problemáticas que surgieron al ser implementada la política, muchas de ellas debatidas, analizadas y tramitadas por la CTC y sus sindicatos, y que las preocupaciones de los TCP son asuntos a los que se han referido sus representantes en los diferentes escenarios del proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC: la discusión de la convocatoria, del documento Bases para el Funcionamiento del Movimiento Sindical Cubano, en las Conferencias Municipales, por lo que este nuevo momento que debe aprovecharse al máximo.

Julio Morales Verea, secretario general de la CTC en la provincia consideró que estos encuentros son una oportunidad para el movimiento sindical de cada municipio, y señaló que los cuadros sindicales tiene el deber de actualizarse y perfeccionar el funcionamiento de las organizaciones de base que agrupa a estos trabajadores de acuerdo con las características particulares de cada actividad.

“Podemos conocerlos a todos, saber sus actuales preocupaciones, incluso las relacionadas con las nuevas regulaciones, actualizar nuestros listados, depurar la membresía, hacer labor de afiliación y fundamentalmente aumentar nuestra influencia de forma cualitativa”, precisó.

“Es una realidad que el TCP ha creado nuevos empleos, ha tenido un crecimiento estimable de forma continua, a la vez libera al Estado de actividades no esenciales, razones estas por las que hay que proteger esta forma de gestión, son trabajadores que han demostrado ser revolucionarios y patriotas, responden a las convocatorias de la organización, son una fuerza que nos complementa, fortalecen la unidad”, puntualizó.

En el territorio villaclareño hay alrededor de 45 mil 825 TCP, han sido constituidas 613 secciones sindicales y aunque la afiliación sobrepasa la media nacional el trabajo debe intensificarse.