Trabajadores

Liga de Naciones: Cuba también mueve el balón

Por Roberto M. López de Vivigo

La Federación Internacional de Fútbol (FIFA) continúa a la vanguardia en las modificaciones a los formatos de competencia para generar más espectáculo y a la vez obtener mayor cantidad de público. Los cambios llegan a todas las regiones y la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (CONCACAF) lanzó en marzo la convocatoria de la Liga de Naciones.

Según el sitio web de la CONCACAF, el torneo contará “con una fase de clasificación, mientras la fase de grupo, que consiste en ligas de tres niveles comenzará en 2019. La mejor liga terminará con una Final para coronar al campeón de Liga de Naciones, y la competencia también servirá para unificar el camino a la clasificación de las selecciones nacionales de la región hacia la recientemente expandida Copa Oro”.

Si bien para Cuba (13 del ranking de la CONCACAF) la lid será una prueba de fuego, la posibilidad de disputar partidos es ya una ventaja para un equipo que adolece de enfrentamientos internacionales.

Desde este septiembre y hasta marzo de 2019 habrá 68 encuentros en la clasificatoria de la Liga de Naciones, y los diez mejores accederán a la próxima Copa de Oro junto a los participantes de Concacaf en la ronda hexagonal de Rusia 2018.

Islas Turcas y Caicos (35) será el primer rival de los nuestros en el estadio Pedro Marrero el sábado 8 de septiembre, un debut bastante cómodo para los locales. Si bien a corto plazo la clasificatoria de la Liga de Naciones no parece tener para Cuba muchos alicientes, en un futuro no muy lejano buenas actuaciones de los nuestros condicionarían una ubicación superior en el ranking regional con nuevo método de cálculo que se implementará a partir de ya.

“En base a los resultados de todos los partidos oficiales y amistosos jugados por las selecciones nacionales de cada una de las Asociaciones Miembro de la Confederación, el algoritmo basado en estadísticas toma en consideración los datos históricos desde 1990 hasta el presente. Para representar mejor la fortaleza actual competitiva de cada lado, los partidos jugados en el último ciclo de cuatro años (2014-18) acarrean más peso que los que se han jugado en años anteriores.

“El resultado del ranking de cada partido depende de tres factores principales: la fortaleza de los equipos que compiten; la ventaja del terreno local; y el desempeño real en el partido o el resultado final del partido.