Vietnam-Cuba: Hermanos a prueba de fuego (+Fotos y Video)

Vietnam-Cuba: Hermanos a prueba de fuego (+Fotos y Video)

A mediados de septiembre de 1973 una delegación de alto nivel, encabezada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, confirmó que la solidaridad con Vietnam de que hablaban los cubanos no era asunto de retórica. Arribaron el 12 de ese mes a Hanoi. Viajaban en un IL-18, avión apropiado para pistas cortas como la que entonces operaba en la capital de la nación asiática.

Vietnam
El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz fue el único jefe de Estado extranjero que cruzó el paralelo 17 y visitó a las tropas que aún combatían contra Estados Unidos en Vietnam del Sur. Foto: Periódico Granma

La apoteosis del pueblo en el recibimiento a Fidel en las calles y el afecto mostrado por Le Duan, primer secretario del Partido de los Trabajadores de Vietnam; Pham Van Dong, primer ministro; y Vo Nguyen Giap, el héroe de Dien Bien Phu; aplacaron la tristeza por la muerte en Chile del presidente Salvador Allende y la toma del Palacio de la Moneda mediante un sangriento golpe militar, hechos que enlutaron para siempre la fecha del 11 de septiembre de 1973.

Apenas unos años antes había muerto el líder indiscutible de la gesta independentista anamita Ho Chi Minh (1890-1969). Con profundo respeto la comitiva recorrió el que fuera su hogar en Hanoi y horas más tarde hicieron realidad uno de sus últimos anhelos: ir al sur y conocer a los combatientes que aún luchaban contra las tropas estadounidenses. Es así que el día 15, a pesar del peligro, Fidel cruza el paralelo 17 y se adentra en la denominada Área de Liberación de Quang Tri, tal como recordó a Trabajadores Dung Tran, consejero de la embajada de Vietnam en Cuba.

Además del heroísmo, el legado de este encuentro entre dos culturas aparentemente distantes quedó en las obras gestadas al calor de la visita y en la amistad cultivada a lo largo de los años.

Según confirma el diplomático vietnamita, el pueblo cubano donó en esa ocasión cinco obras socioeconómicas valoradas en unos 80 millones de dólares, entre ellas el hotel Thang Loi (Victoria); el Hospital de la Amistad Vietnam-Cuba (en Dong Hoi, Quang Binh); la carretera de Xuan Mai; la granja de ganado vacuno Moc Chau y la avícola Luong My.

El gesto de entonces, cuando la guerra contra Estados Unidos casi se había ganado pero les esperaba la ardua reconstrucción de una nación a medio camino entre el feudalismo y el colonialismo, asentó las bases de un vínculo que se ha fortalecido e inspirado en el propósito común de avanzar en la construcción del socialismo:

“Entre Vietnam y Cuba existe una relación especial de amistad, de solidaridad, de confianza mutua, de transparencia y lealtad, es un símbolo de los tiempos, es un tesoro valioso”, afirmó Dung Tran.

Prueba de ello son los 22 acuerdos firmados en marzo de este año durante la visita a Cuba de Nguyen Phu Trong, secretario general del Partido Comunista de Vietnam, y la decisión de mantener activos los mecanismos bilaterales como la Comisión intergubernamental (en noviembre efectuará su sesión 36); el Diálogo de defensa; la Consulta teórica entre los partidos (la próxima a finales del 2018), así como la diplomática a nivel de ministerios de Relaciones Exteriores.

Algunas empresas vietnamitas han aprovechado las oportunidades de la Ley de la Inversión Extranjera en Cuba y han presentado proyectos asociados al desarrollo de la infraestructura turística (construcción de un hotel 5 estrellas), la elaboración de materiales de construcción, y la producción de detergente y pañales desechables.

A principios de agosto, el Gobierno cubano aprobó y otorgó una licencia a la empresa conjunta Suchel-TBV S.A. para construir en la Zona Especial de Desarrollo Mariel una fábrica de detergente en polvo, la cual se ha valorado en unos 18 millones de dólares.

Vietnam se ha convertido en el segundo socio comercial de Cuba en Asia, asegura Dung Tran, lo cual permite proyectar un nuevo acuerdo comercial y otros de cooperación en aras de elevar el volumen de negocios desde los 250-260 millones de dólares anuales de hoy hasta alcanzar los 500 millones de dólares en el 2020.

El hotel Thang Loi, ubicado en el lago oeste de Hanoi, tiene 156 habitaciones. Fue inaugurado en 1975 y en ese momento era el más grande de todo Vietnam del norte. En su construcción participaron ingenieros, arquitectos y obreros cubanos.

 

El Hospital de la Amistad Vietnam-Cuba, en Dong Hoy, también ha quedado como un símbolo de la solidaridad entre las dos naciones. Fue construido por cubanos y vietnamitas de la brigada Nguyen Viet Xuan, que a su vez formaba parte del contingente Ho Chi Minh. La instalación fue inaugurada el 9 de septiembre de 1981. En la actualidad es un hospital general de primera clase, perteneciente al Ministerio de Salud. Posee 620 camas y 39 departamentos, los cuales prestan servicios a la población que habita desde el sur de Ha Tinh hasta el norte de Quang Tri.

 

La carretera 21, desde Son Tay hasta Xuan Mai, fue construida por Cuba en 1976. Esta vía era esencial para el desarrollo socioeconómico del oeste de Hanoi, por eso fue una de las primeras obras ejecutadas. A la par, los especialistas en viales llegados desde Cuba unieron fuerzas con el Ejército de Truong Son para ampliar el Sendero de Ho Chi Minh, y también capacitaron y donaron equipamiento para la construcción de otros puentes y caminos en Vietnam. Fotos: Cortesía de la embajada de Vietnam en Cuba.

 

En la década de los setenta Cuba ayudó a Vietnam a fundar y desarrollar la granja de ganado vacuno Moc Chau. En aquel entonces donó 884 vacas lecheras y equipamiento moderno. Actualmente la instalación cuenta con 32 mil animales. Del mismo modo se construyó la empresa Luong My Chicken, una de las estancias avícolas más modernas de Vietnam en esta década. Aún se encuentra en funcionamiento.

 


Trabajadores comparte la entrevista exclusiva publicada por la Agencia Cubana de Noticias (ACN) al embajador de Vietnam en Cuba, Nguyen Trung Thanh.

Un comentario en Vietnam-Cuba: Hermanos a prueba de fuego (+Fotos y Video)

  1. Desde la escuela y tal vez desde mucho antes. La Edad de Oro, nos contaba del pueblo anamita, gracias a José Marti.

    Recomiendo la lectura de ” Un paseo por la tierra de los anamitas “, siempre tengo muy presente un pasaje en el inicio de este texto al referirise a los cuatro ciegos y el elefante.

    Cito :
    “Los ciegos son santos -dijo el rajah, -los hombres que desean saber son santos; los hombres deben aprenderlo todo por sí mismos, y no creer sin preguntar, ni hablar sin entender, ni pensar como esclavos lo que les mandan pensar otros; vayan los cuatro ciegos a ver con sus manos el elefante manso”.
    Fin de la cita.

    La amistad es una alegria que anima e ilumina, como ciudadano cubano soy agradecido a la lealtad amiga de las mujeres y hombres de Vietnam.

    Un gran abrazo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu