Trabajadores

Docentes construyen la Carta Magna

Jornadas antes del inicio del nuevo curso escolar en todo el archipiélago cubano, profesores y trabajadores en general del Instituto Politécnico de Informática Fernando Aguado y Rico, de la secundaria básica Bartolomé Masó y de la escuela de oficios Hermanos Ameijeiras, localizados en el capitalino municipio de Centro Habana, intercambiaron sobre el Proyecto de Constitución de la República de Cuba con la voluntad de obtener una Ley de leyes para el presente y el mañana.

Foto: Alberto Núñez

Lo hicieron con la gran responsabilidad que saben tener de hoy en adelante frente a los muchos adolescentes que colman las aulas, y preguntan y quieren conocer sobre el artículo tal o más cual…

Los asistentes consideraron medular el desafío por hacer cumplir lo planteado en el artículo 76, que expresa el principio de distribución socialista “de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo”. En ese sentido señalaron que el propio apartado recoge que todas las personas reciben el mismo salario por trabajo de igual valor, y sin embargo existen diferencias en materia de remuneración entre quienes ejercen la docencia en el sector educacional y de la salud, por ejemplo.

Además, apuntaron que la Carta Magna debe dejar claro aspectos esenciales como los deberes de los padres para con los hijos, y viceversa, para que la responsabilidad en el caso de los estudiantes no recaiga solo en la escuela como suele ocurrir.

Llamó la atención de este redactor la madurez con que se pronunciaron jóvenes profesores. En particular Yuleiki Morel, capaz de integrar contenidos para indicar que si el artículo 40 recoge que todas las personas gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación… , entonces debemos vencer prejuicios ante otros textos, porque los que vivimos en Cuba hoy nos hemos propuesto una sociedad cada vez más justa e inclusiva. Y dijo: la Constitución que entre todos logremos tiene que parecerse al socialismo que queremos construir.