Trabajadores

Juventud y experiencia, binomio ineludible

Es cierto que los jóvenes tienen sobre sus hombros el peso del futuro de la nación. Y es cierto también que muchos de ellos, quizás más de los que imaginamos, cuentan en sus centros, ya sea de estudios o laborales, y en las zonas donde residen, un muy bien ganado prestigio por el papel protagónico que desempeñan.

Sin embargo, no todos manifiestan en la práctica cotidiana el interés de beber de la sabiduría de los más experimentados, de los que ya han andado y desandado una buena parte de la vida personal y profesional, con aciertos y desaciertos, afrontando y venciendo obstáculos a través de muchas “horas de vuelo”.

Ese asunto, desde matices diversos, ha estado presente en las asambleas y conferencias que como parte del proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC se han efectuado, y de manera particular, en el análisis del documento Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano.

Recuerdo que cuando llegué muy joven a la redacción del periódico Vanguardia, órgano informativo de la entonces provincia de Las Villas (multiplicada en 1976 en tres territorios: Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos) con ansias de ser periodista, solo tenía la voluntad y la vocación, pues me faltaban conocimientos. Pero tuve una opción valiosa: aprender de los que ejercían la profesión. Y así lo hice. Preguntaba, buscaba asesoría, pedía que revisaran y corrigieran los materiales que redactaba. Paso a paso fui adquiriendo esos conocimientos que me han sido valederos hasta hoy.

Quizás por ese andar es que miro con tan buenos ojos los empeños puestos en práctica para que en los colectivos laborales los más jóvenes tengan siempre a su lado a un técnico u obrero con experiencia y sapiencia suficientes para transmitirles y enseñarles el intríngulis y los matices de profesiones u oficios, como sucede con los maestros en el sector de la construcción, por solo citar un ejemplo.

Hace poco la televisión difundió una entrevista con un veguero pinareño. En una plantación de tabaco tapado, al responder por qué logra tan buenos resultados en cada cosecha refirió: “Porque seguí las enseñanzas y consejos del ‘viejo’ y de otros que me transmitieron los secretos del cultivo”. Esas nociones empíricas las ha unido para bien a lo aprendido en la carrera de Ingeniero Agrónomo que cursó en la Universidad.

Los jóvenes que se gradúan de la enseñanza técnica y superior están en el deber ineludible de intercambiar con quienes los antecedieron. En este mundo cambiante, diverso y tecnológicamente avanzado, es sumamente difícil “sabérselas todas”. Tampoco resulta necesario descubrir lo que ya está descubierto.

Se afirma con total razón que una vez terminados los estudios es cuando comienza el aprendizaje verdadero, porque “la práctica es el criterio de la verdad”.

Lógica es la vehemencia del espíritu juvenil y el interés por transformar, pero desde las propias aulas hay que inculcar la actitud inteligente de acercarse a los más experimentados y apropiarse de sus herramientas cognoscitivas. La modestia y el incentivo por aprender deben identificar a todos o al menos, a la mayoría.

En cualquier esfera del quehacer laboral, como en la vida misma, nunca se acaba de estudiar, y esa sentencia no es privativa de la carrera de Medicina, en la que sí hay plena conciencia de que siempre queda más por conocer. Quien se supera constantemente tiene mas posibilidades de llegar a ser bueno o excelente en la especialidad que eligió, sin distinción entre una y otra, porque todas requieren de conocimientos amplios.

El divino tesoro de la juventud debe unirse al tesoro divino de la sapiencia adquirida con el paso del tiempo.

En cada persona con experiencia en el trabajo hay un enorme caudal de sabiduría que los de menor edad deben aprovechar más ampliamente y de mejor manera, no solo en las denominadas prácticas preprofesionales o en el período de adiestramiento laboral, cuando se les asigna un tutor para guiarlos. Ese empeño por conocer y perfeccionar lo aprendido debe ir más allá y convertirse en un interés constante. Y si “la montaña no viene a uno, uno debe ir a la montaña”, por lo que de no manifestarse ese interés de manera espontánea hay que propiciarlo de alguna forma y de eso deben ocuparse las direcciones administrativas y sindicales en cada centro. El futuro no admite descuidos.

Muy bien lo reconoció el papa Francisco: “Los jóvenes caminan rápido, pero los viejos son los que conocen el camino”.