Trabajadores

Referendo constitucional: molde para la Cuba de hoy y de mañana

Con la cercanía de septiembre en la provincia de Santiago de Cuba el proceso de consulta popular del proyecto de Constitución entra en su etapa más intensa, toda vez que cierra el período vacacional masivo y en centros laborales, estudiantiles, unidades militares y en la propia comunidad la presencia de santiagueros propicia que este momento expresión democrática alcance su punto más alto.

Dr. C. José Walter Mondelo García. Foto: Cortesía del entrevistado

Hasta el 15 de noviembre se realizarán unas 11 mil reuniones para aportar ideas, proponer cambios o sugerir inclusiones, tal y como ha pasado desde el 13 de agosto y hasta la fecha, en un proceso que a juicio del Doctor en Ciencias Jurídicas José Walter Mondelo García “marca el destino de nuestro país, y el modo en que vamos a pensar y desarrollar nuestra participación política, nuestra participación ciudadana en los próximos años”.

Según Mondelo García, profesor titular de la facultad de Derecho de la Universidad de Oriente, “lo que se discute por estos días es todo un modelo de país, es el cómo queremos ser, a dónde queremos llegar, el sueño que perseguimos como nación, ese socialismo próspero y sustentable en el que implican muchas variables que deben ser pensadas, consensuadas, discutidas y finalmente aprobadas por el pueblo, que es el que en definitiva tiene el poder de darse a sí mismo una nueva constitución”.

El también miembro de la Unión de Juristas de Cuba exalta el hecho de que el proyecto que se somete a consulta marca hitos  en la historia  constitucional de la Revolución.

“Se introduce la idea del estado socialista de derecho que había sido un tema tabú para el constitucionalismo socialista, que incluso lo rechazó como idea burguesa y ahora aparece como una conquista del pensamiento progresista, del pensamiento ilustrado, del pensamiento revolucionario, con algunos contenidos como la supremacía constitucional, el imperio de la ley, y la ampliación del catálogo de derechos y garantías.

“Del mismo modo, se reconocen más derechos en el proceso penal, se considera con categoría constitucional al habeas corpus, y se introduce por primera vez una versión del habeas data, o sea, el derecho del ciudadano de conocer la información que sobre su persona exista en registros públicos, incluyendo la protección de los datos informáticos, todo ello constituye un gran avance en el catálogo constitucional cubano”.

El Dr.C. José Walter Mondelo García, profesor de Teoría del Derecho y Filosofía del Derecho, pondera también los cambios en el entramado político y jurídico, desde el nivel local hasta el nacional, que se introducen en el proyecto que se somete a debate por estos días.

“Se define al municipio como unidad política, primaria y fundamental, remarca el Dr.C. Mondelo García, y se le reconoce autonomía, eso entronca con una tradición constitucional cubana que viene de 1901.

“Igualmente se retoma el hilo de esa Constitución del año 1901 con la existencia de un Gobernador a nivel provincial, asistido por un consejo de gobierno, y se introduce  la figura del Presidente de la República y la de Primer Ministro, el primero elegido por la Asamblea Nacional y el segundo designado por la Asamblea a propuesta del Presidente”.

Otras novedades del presente proyecto las destaca el jurista santiaguero: “sobre el tema del régimen económico también se concentra uno de los mayores cambios, específicamente en el artículo  21 se reconoce la propiedad privada sobre determinados medios de producción, y eso es radical en el período revolucionario”.

“Por supuesto, esto deja campo abierto a una futura ley que deberá regular los medios sobre los cuales se podrá ejercer propiedad privada”.

Según el Dr.C. José Walter Mondelo García, esta etapa de debates que ahora vivimos, absolutamente “nueva para muchos, pues la Constitución vigente fue aprobada en 1976, con dos reformas en 1992 y 2002” deviene momento cumbre para cubanas y cubanos y se convierte en “molde para la Cuba de hoy y de mañana”.

El proceso de debate del proyecto de Constitución se ha caracterizado por una activa participación popular. Foto: Betty Beatón