Trabajadores

Júbilos que son retos

No son pocos los regocijos que se reflejan hoy en el rostro de Alberto López Chávez, quien labora en la Unidad Militar 4142, de Granma. Con su palabra sincera, logra concretar el significado de haber sido elegido, de forma directa, como uno de los delegados del Sindicato Nacional de Trabajadores Civiles de la Defensa que asistirá al XXI Congreso de la CTC, en enero próximo.

A sus desenvolvimientos, propios de una vida laboral de más de dos décadas, se suman los de dirigente sindical por cerca de 15 años, lo cual le lleva, por afinidad y encargo además, a sentirse emisario de aquellos que en él confían.

“Es motivo de júbilo poder representar a la región militar de esta provincia, que por varios años consecutivos ha alcanzado resultados satisfactorios. Considero que es un compromiso que sabré cumplir con abnegación y valentía, llevando los criterios de estos colectivos a esa magna cita, que se desarrollará en medio de un proceso de perfeccionamiento en nuestro país”.

López Chávez comenzó a trabajar como mecánico ajustador y reparador de armamento de infantería en 1997 y desde entonces ha desempeñado tareas similares en otros puestos. Actualmente se le reconoce por realizar en horas extras diversas ocupaciones por las que no es remunerado.

Ha recibido condecoraciones por su quehacer ininterrumpido y estimable dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre estas la de Servicio Distinguido y la medalla de Combatiente Destacado en la Producción y la Defensa.