Autorrobo

Autorrobo

Me molesta mucho cuando a veces le oigo a alguien comentar que el dueño particular no deja que le roben, pero al Estado, sí es posible hacerlo. Este es tal vez uno de los mayores dilemas que debe resolver la propiedad socialista, para que de verdad haga honor a su nombre y ofrezca los resultados que nuestra sociedad requiere.

La diversificación de formas de gestión que experimenta la economía cubana desde hace ya algunas décadas, pero sobre todo durante la actualización de su modelo en estos últimos años, alivia por una parte, pero por otra hace más evidente esta cuestión no resuelta por la experiencia socialista: el todavía insuficiente autorreconocimiento del trabajador como dueño de los medios fundamentales de producción, y en consecuencia, su inacción, participación o colaboración con quienes menoscaban la propiedad socialista.

Son múltiples y muy complejos los factores que intervienen en la formación o no de este sentimiento de poseedores colectivos de los bienes y recursos que creamos y con los que trabajamos, pero podríamos intentar sintetizarlos en tres nociones primordiales que impactan en ese aparente alejamiento entre los intereses de la gente y los del Estado como su representante: la forma de apropiación de la riqueza producida (salario digno), la participación en la toma de decisiones y la formación de los nuevos valores socialistas.

Las dificultades muy objetivas de una economía poco desarrollada como la nuestra, agravadas por el impacto del bloqueo estadounidense, son un escollo importante a la producción. Sin embargo nos urge distribuir y redistribuir mejor de acuerdo al principio socialista de cada cual según su capacidad, de cada cual según su trabajo.

Visualizar y aprehender como un beneficio propio esa noción de la redistribución colectiva de la riqueza que cada quien crea con su esfuerzo e intelecto, requiere de un nivel de conciencia social en un contexto actual y previsible hacia el futuro, donde la gestión privada o cooperativa parecerían ser la vía para el éxito individual, al permitir una apropiación más directa y abundante.

Hallar fórmulas más eficaces para incrementar la productividad del trabajo, la eficiencia empresarial y los ingresos de quienes trabajan para la sociedad, especialmente al decisivo y muy amplio sector presupuestado, es un paso ineludible para que sus propietarios socialistas perciban mejor esa titularidad.

Pero no solo son las necesidades materiales sin cubrir las que producen esa separación subjetiva entre la propiedad estatal y sus legítimos dueños. Los métodos de gestión centralizados, poco democráticos y a menudo nada transparentes que no pocas veces caracterizan la administración estatal, son un lastre que debemos superar a partir de todas las transformaciones en marcha para otorgar más autonomía a las empresas socialistas, lo cual incluye mayores facultades a asumir por sus colectivos de trabajadores y sus sindicatos.

Y a la par de esos procesos objetivos e inviolables del crecimiento económico y del perfeccionamiento organizacional que son esenciales para que el pueblo reconozca y disfrute de los beneficios que debe generarle su condición de copropietario, hay que hacer énfasis también en esos valores universales que el socialismo tiene que reforzar como la honradez, la solidaridad, la integridad.

Podríamos llegar incluso a ser una nación próspera, pero esa condición no sería sostenible si no conseguimos remontar perniciosas filosofías de vida que hoy contaminan y perjudican a la propiedad social, como el concepto de la “búsqueda” fuera del salario como principal motivación para un empleo estatal; la idea de que el Estado tiene más que yo, y por tanto, solo le tomo una parte de lo que me toca cuando me apropio de lo que no es mío; el consejo de resuelve tú, y deja que los demás también resuelvan; la apreciación casi general de que si algo es estatal, a nadie le duele, y otras muchas entelequias desmovilizadoras que constituyen, en última instancia, un peligroso
y corrosivo autorrobo.

Descargue aquí: Separata Lunes 27 de agosto de 2018 Economia (2834 descargas)

12 comentarios en Autorrobo

  1. No creo que el robo sea la solucion de las carencias economicas, el robo es delito. Hay que ver las causas de estas incidencias negativas, pues es duro en cualquier sociedad un hombre que trabaje y el salario que devenga sea solucion de solo el 30% de sus necesidades minimas y el otros 20% sea dado por gatruidades del estado que completarian el 50% de lo minimo que necesita. El otro 50% donde lo busca en Cuba, volvemos al cuento de quien es primero el huevo o la gallina con aquello de que los salarios se incrementaran a partir de disminucion de costos e incremento de productividad, hasta cuando y mientras de que vive el trabajador para obtener el 50% que le falta, la vida es diaria y llevamos 60 años esperando. Es esto la causa de los robos, no es que lo justifico, pero esta es la razon de ello. Lo demas es consignas y palabrerias, justificaciones mediaticas etc.

  2. El socialismo es una estafa piramidal insostenible porque su base, los principios son erróneos. El colectivismo es insostenible a largo plazo ya que es un modelo que no funciona porque no es coherente con los principios fundamentales de la conducta humana, es un sistema que ignora los incentivos. En cambio, en una economía de mercado, los incentivos son de suma importancia. Los precios de mercado, las pérdidas y ganancias o los derechos de propiedad privada proporcionan un sistema eficiente. El capitalismo funciona y se auto-resetea cuando algo va mal, el socialismo se aferra a sus errores y nunca es capaz de resetearse. Es asi de sencillo.

  3. Es cierto que con conciencia no se pone comida a la mesa y que el salario no alcanza para cubrir todos los gastos que incurrimos los cubanos a diario, pero no creo que la solución al problema sea colocar todos los medios de producción en manos de los particulares, me niego a creer que el funcionamiento de una institución de Salud Pública dependa del propietario si el personal médico, las enfermeras y técnicos son los mismos que formo la revolución, no me imagino que las escuelas y las universidades, tengan que ser privadas para que los maestros y profesores hijos de esta revolución impartan buenas clases y den una enseñanza de calidad, estaríamos negando el carácter socialista de una revolución, hecha por los humildes y para los humildes, solo por no cumplir con la responsabilidad y el compromiso que tenemos todos los cubanos con preservar los bienes y recursos que el estado pone en nuestras manos para la construcción de esta gran obra que es Cuba.

  4. Hay un millón de muestras de la honradez que nos ha caracterizado, como también existen experiencias que demuestran que la disciplina es la rectora de toda sociedad, nos hartamos de culpar al bloqueo, que no deja de ser un fastidio, pero tenemos un gran grupo de mecanismos de control y al final, ninguno ve nada, ni ninguno hace nada, a pesar de saber dónde está el problema y esto lo repetimos a cada rato en cualquier lugar.
    Recuerdo en mi época de niño que cuando se hacía algo mal hecho, enseguida estaba la acción de alguien, llámese alguien a cualquier funcionario del MININT las FAR o cualquier otra persona, hoy vemos como se le da la espalda y oímos decir que eso no me toca a mí a no es mi problema, sentido de pertenencia, lo vemos a cada rato cuando existen quejas por cualquier razón y las respuestas son evasivas, remítase al CITMA, al Gobierno, a bomberos, al MININT y a cuantas personas se entienda, pero el problema persiste y la solución se dilata.
    Hablar de ejemplos no cabrían en unas cuantas cuartillas, las indisciplinas sociales pululan por doquier y son pocas las acciones para contrarrestarlas, los desvíos de recursos son inmensos y no hay control que ataque este mal, los organismos superiores no controlan por falta de transporte y cuando lo hacen minimizan los problemas, no se realizan planes de acción o sencillamente no se les da seguimiento.
    Aunque la ley establece que el facultado que no aplique las medidas es responsable y debe pagar, eso no se ha visto en acciones preventivas y si cuando no existe solución al aparecer un muerto inmenso.
    Muy bueno hablar de esto, pero sería ideal que se oigan y lean estos escritos por las personas, que aun sabiendo donde está el problema, no accionan.

  5. Pienso que el robo es algo que por desgracia está muy de moda en estos tiempos, pero OJO, no echar las culpas solo a las carencias ni a los bajos salarios, en todo esto además está la falta de valores que cada día es más creciente en nuestra sociedad, hay mucha población flotante que pasan el santo día en el invento y no hacen otra cosa más que delinquear y dar malos ejemplos a los jóvenes que vienen formándose, esos que no trabajan ni aportan a la sociedad son los que propician los desórdenes y alentan los robos, es como una palga que se apropia de la sociedad de manera que el que va naciendo y formandose hoy dia ya no sabe qué está bien ni qué está mal, y cree que eso es normal, hay que ser mas severos con el cumplimiento de las leyes sociales y acotar un poco el desorden que existe en todas las esferas

  6. Es cierto que el robo no es justificable, pero el cubano siempre va a robar. Primero, porque el gobierno no garantiza al pueblo el abastecimiento de todos los productos indispensable para comer, vestir,aseo, ni materiales para arreglar sus casas, etc, etc. El gobierno está ciego con los cuenta propistas y revendedores, porque ¿de dónde sacan los cuentapropistas los productos que utilizan o de dónde sacan las mercancías los revendedores? Y todos sabemos que esos productos, el 99,9% son robados al Estado. Los productos de útiles del hogar -no los rústicos-, solo lo fabrica el Gobierno, los panaderos, siguen robando la harina, la levadura, el aceite en grandes cantidades -de ahí la mala elaboración del pan- y son los suministradores de los piceros y demás expendedores de alimentos, que dudo, compren estos productos en las tiendas por CUC. Entonces, el salario bajo, sumado a la mala alimentación, porque la canasta básica no alcanza ni para una semana, no hay a quién quejarse, no se puede denunciar a ninguno de estos inescrupulosos ladrones y rateros porque la corrupción es tan grande que hay muchos chupando de la misma teta. Entonces ¿quién le pondrá freno a esto? ¿Tendremos que esperar a que se modifique la constitución? Habrá nuevas leyes, y decretos leyes y etc, pero los ladrones seguirán siendo los mismos.

  7. La CORRUPCIóN es la causa de todas esas manifestaciones porque el subordinado ROBA pòrque el JEFE se lava las manos como PONCIO PILATOS. Sin embargo cuando EXPLOTA los subordinados son sancionados y al jefe se la aplica UNA AMONESTACIóN EN EL CONSEJO DE DIRECCIóN, por tanto traera a otros subordinados con el concepto de luchar hasta que explote y la historia se repetira

    Sin embargo la Asamblea Nacuional no ha promulgado una LEY CONTRA LA CORRUPCIóN, de esta manera PRIVA al Estado de un ARMA juridica para combatir la corrupción. Ademas, los medios tienen la orientación de proteger alos CORRUPTOS, porque en sus articulos OMITEN LA IDENTIDAD de los CORRUPTOS considerados CONTRAREVOLUCIóN por el PRIMER SECRETARIO DEL COMITE CENTRAL.
    En ESTADO DE DERECHO rige principio de
    NO HAY CRIMEN, NI CONDENA, SIN LEY PREVIA

    por tanto, la CORRUPCIóN continura pudriendo la sociedad hasta destruirla,
    No obstante , en Colombia donde la mafia de la droga domina la sociedad, se hizo un referendo para hacer una ley contra la CORRUPCIóN

    saludos cordiales

    Oviedo

  8. El robo no es justificable bajo ningún concepto, y muchos se escudan justificándolo con los bajos salarios y las necesidades de los cubanos de a pie, que son la mayoría.
    Creo que el estado, teniendo en cuenta el malestar que provoca las carencias y las pocas posibilidades de progresar económicamente de la mayoría de la población debería buscar alternativas para aliviar un poco la situación de los bajos salarios.
    Quizás si los precios en las tiendas recaudadoras en divisas, al menos de los productos básicos no fueran tan altos para la mayoría, eso de alguna manera aliviaría en algo, pero sucede que los impuestos que le ponen a cada producto que se vende en nuestra red de mercados, está elevado.
    A esos precios, el que tiene dinero, siempre lo podrán adquirir, pero la mayoría no podrá, entonces sucede lo que conocemos como la “lucha”, que no es más que robar para tener un poco más y aliviar nuestra situación económica.
    Alguien sabe cual es el salario mínimo en cuba?
    Sea cual fuese, creen ustedes que satisface las necesidades de los trabajadores?
    Si la ley económica fundamental del socialismo, es la “satisfacción de las necesidades siempre crecientes de la población”, qué sucede entonces en cuba?

  9. Tiene muchisima razon creo muy penoso robar pero es muy cierto que los sueldos estan en el piso y sin alguna ayuda casi siempre del exterior no se vive CREO EL ESTADO DEBE MIRAR A LOS CUBANOS DE A PIE NO A LOS JEFES ,GERENTONES Y POR AHI PA ARIBA Y VALORAR LA POSIBILIDAD DE UN AUMENTO CONSIDERABLE DE NUESTRO POBRECITO SUELDO

  10. Mientras el cubano no reciba un salario digno que cubra todas sus nesecidades,olvidense tocar este tema,cierto que muchos se ven obligados a resolver como sea la llegada a fin de mes,pero ya esto pasó de resolver lo necesario al enriquecimiento a como de lugar.y precisamente no el que trabaja en la agricultura de sol a sol o el mecánico de cualquier tipo,el medico sacrificado o el que limpia las calles,el robo y el defalco lo hacen desde mas arriba

    • Vivir para ver, hace mas de 2 decadas nadie creeria q esto estuviera pasando, asi como tampoco que la ley para jubilados fuera tan desigual,demanera q hay profesionales retirados q le pagan menos de 400 pesos cubanos. Se veran horrores. Otra cosa es necesario mas atencion para la 3ra edad.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu