Trabajadores

El Septeto Santiaguero: Vieja música, nueva música, buena música

Muchos de los que han echado un pasillo y gozado al ritmo de La meneadera (del fonograma Raíz, 2017) asumen que es fruto de la creación de algún integrante de El Septeto Santiaguero (ESS). No todos conocen que la obra tiene esencia añeja y es de la autoría de Ignacio Piñeiro.

Carátula del más reciente disco de El Septeto Santiaguero, A mí qué. Tributo a los clásicos cubanos. Foto: De la autora

 

Sucede que El Santiaguero la “desempolvó” —como ha hecho con tantísimas piezas más—, le puso de su cosecha sonora, con visos de modernidad, y la relanzó a las pistas de baile con absoluta acogida de público, el cubano y el foráneo, algo similar a lo que aconteció con La fiesta no es para feos (también de Raíz) y con Esa familia a mí no me conviene (CD Vamos pa’ la fiesta, 2012) por solo citar dos ejemplos.

Entre los que siguen y disfrutan estos temas abunda la gente joven, de notable interés para ESS, muestra tangible de que la música tradicional cubana no es cosa de viejos.

Así lo reconocía recientemente Fernando Dewar, director de El Septeto, empeñado en visibilizar ante las nuevas generaciones la calidad, la diversidad, la grandeza de las composiciones que desde hace años han hecho los nacidos en esta tierra, suerte de pináculo, de obligado referente musical para tantos en el mundo.

Acercarse a los más jóvenes, y calar en ellos, “que puedan disfrutar de nuestros géneros y apreciar sus valores”, sin dejar de alegrar el alma de los de mayor edad, ha sido siempre intención que anima el trabajo del grupo y permanece como una de sus prioridades.

Para contribuir a eso, y según dijo a Trabajadores Fernando, están empeñados en realizar videoclips a varios temas de su último disco, A mí qué. Tributo a los clásicos cubanos (junto a José Alberto, El Canario).

La idea es también presentarse en los sitios más frecuentados por los jóvenes, cuestión a la que debe coadyuvar la primera gira nacional que ya organizan, con el apoyo de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem), prevista para finales del presente año.

Concentrados en la promoción de A mí qué…, en lo que resta de este 2018, llegarán igualmente a escenarios de naciones de América y Europa, donde ya son conocidos y reconocidos como genuinos exponentes de lo mejor del arte musical de la Mayor de las Antillas, y portadores de un aval de excelencia al haber estado nominados en cuatro ocasiones consecutivas al Grammy Latino, y conquistarlo en una oportunidad (2015, CD No quiero llanto. Tributo a Los Compadres).

El Santiaguero —que siempre ha compartido micrófonos con destacadas figuras de dentro y fuera del país, fórmula de triunfo con artistas de la talla de Rubén Blades; Gilberto Santa Rosa; José Alberto, El Canario; Oscar D’ León; Alexander Abreu; Pancho Céspedes; entre otros— ya trabajan en la preparación de temas con intérpretes como Omara Portuondo y Haila.

Con esos modos propios de reavivarle la lozanía a viejas canciones, ESS marca liderazgo, lo que unido al talento de sus músicos y la coherencia en su gestión de promoción compulsa el éxito que le acompaña, cuestión que alcanza tonos elevados cuando se sabe que tiene anclas en la ciudad de Santiago de Cuba, esa que le aporta algo más que el nombre.