Transporte público: El verano destapa las grietas

Transporte público: El verano destapa las grietas

Para disfrutar Cuba en la etapa veraniega necesitamos ―entre muchas otras cosas― una red de transporte público sólida y eficiente, que pueda asumir el movimiento casi masivo que generan los meses de julio y agosto. Imposible resulta disfrutar de algo, al menos a plenitud, cuando el acto primario de trasladarse de un lugar a otro resulta, cuando menos, un calvario.

La dirección de transporte en todos sus niveles ha trabajado durante años para mejorar la situación en una capital donde conviven alrededor de 2 millones de personas. Los frutos de esas acciones parecen concretarse durante 10 meses del año, pero llega julio y agosto para evidenciar una penosa realidad que a ratos ―por autocompasión o esperanza― tratamos de obviar: hasta ahora nada ha podido aliviar la problemática del transporte público. Ese es un mal que arrastramos desde hace décadas.

En los 62 días que duran las vacaciones, volvemos a revivir aquellas imágenes de un pasado que no se olvida: paradas inundadas, esperas de más de dos horas, gente colgando de las puertas por tal de no perder el ómnibus. No hay horario pico o tiempo de paz, porque en estos días La Habana es un hervidero.

En los meses de julio y agosto la situación con el transporte en la capital es demasiado difícil. Foto: De la autora
En los meses de julio y agosto la situación con el transporte en la capital es demasiado difícil. Foto: De la autora

En varias ocasiones los directivos de la Dirección General de Transporte de La Habana han afirmado a Trabajadores que la prioridad “es hacer sostenible el sistema de transportación pública de pasajeros”. Algo esencial si se tiene en cuenta que en el país es insostenible para la mayoría de las personas el uso diario de los taxis (ni siquiera una vez al día).

A ello se une la imposibilidad de la mayoría de la población de comprar carros de cualquier tipo, e incluso motos, dado el costo desmesurado de esos vehículos. Si a eso le sumamos que las bicicletas son un recuerdo de subdesarrollo extremo en el imaginario popular y que las condiciones para que estas circulen en la ciudad no son las óptimas, a los cubanos de a pie nos queda prácticamente una opción: la guagua.

“Esta es la última vez que venimos por este año”, le decía, quizás con cierto remordimiento y hasta dolor, una madre a su hija mientras esperaba la 69 en una de las paradas cercanas al Zoológico de 26. El viaje desde Baracoa hasta Plaza de la Revolución y viceversa, no solo es demasiado largo, sino también demasiado difícil, y uno a veces pierde la voluntad, porque en definitiva, no es el transporte el único problema que hay que sortear.

La cercanía de septiembre anuncia el regreso a una “normalidad” que, sin sostener siquiera la calificación de regular, es a todas luces un escenario mucho mejor que el que hemos visto, casi a diario, durante estos dos meses de etapa estival. Ojalá que las realidades para el próximo verano, en lo que respecta al transporte público, sean menos decepcionantes. Tal vez así, la niña de Baracoa vaya más de una vez al Zoológico.

16 comentarios en Transporte público: El verano destapa las grietas

  1. lo que sucede es que cada año se paralizan mas de 100 omnibus y entran 90 nuevos de china….es mas lo que se le de baja tecnica que lo que entra…..por que no acaban de hacer contrato y ensamblar los omnibus aqui…ya que a medida que se van terminando van saliendo a la circulacion y no esperar 1 vez al año por esos 90…ademas deberian entrar minimo 300 y para que no entren por reposicion sino por incremento….asi mas nunca se sostendra ni mejorara el sistema de transporte qque tenemos

  2. La solucion no está en comprar 10,000 omnibus eso es falso y equivoco, la solucion es cerrar las grandes calles poco a poco, tampoco de a golpe y hacer un gastgo en esas calles, con lineas para que vuelva a correr por la Habana,los tranvias, que ya no son como antes, es un gasto y ya, los tranvias púeden transportar hasta 400 personas, pues tienen varios coches, y esos omnibus que ya no se usarian, se les repara y van a dar a las capitales provinciales o para horario pico, eso sí las capitales provinciales no han resuelto nada con las Diana, pues es lo mismo que el Giron con otro nombre y ya por experiencia se sabe que ni en ruteros dieron la talla, no por el motor tanto como por su escasa capacidad, le pedimos encaricidamente a los especialistas que no inflen mas, que el pueblo es bastante inteligente como para saber que esos mini omnibus nunca podran sustituir los omnibus normales y los articulados en todo el páis, ejemplo, los trenes no salen diario ni alternos siquiera, pues hay que tomar esos mini omnibus para trasladarse de un pueblo a otro y tratar de continuar esa cadena de pueblo en pueblo, ese tipo de transporte a nadie le interesa porque en tantos años desde los girones, no le han inyectado un verdadero omnibus a ninguna linea a no ser Mayabeque por no tener servicio local y esos omnibus fueron donados pero ya llevaban sus años corriendo en el pais de donde los donaron., Ya es hora que se hagan cooperativas de omnibus y se abastezcan ellos mismos como sucede en el mundo, estoy seguro que hay mucha gente interesada, ahora bien, el precio del pasaje lo decide el gobierno y para subirlo tiene que haber concenso nacional, pero lo primero son los trnvias en la Habana y despues en las grandes ciudades de Cuba, esto si resolverá los problemas sin darle mas vueltas y muchos millones lo sabemos.

  3. El tema de un tren urbano es viejo. Al antiguo tren de MArianao desactivado casi a mediados del siglo XX hacia su trayecto de Zanja y Galeano a las playas de MArianao en 45 minutos atravesando Centro Habana, Cerro, y Marianao Aun quedan segmentos de la trocha de su trazado donde abundan las construcciones ilegales e insalubridades. Es una inversión grande pero mucho mas duradera y disciplinada con los horarios. Si no se resuelve el dilema del transporte publico no tendremos economia estable, prospera, etc. Todo el mundo espera el P12 sin embargo la linea paralela que llega hasta Santiago de las Vegas solo la usan un par de formaciones. No tiene uso urbano.Y asi con el tramo que pasa por Los Pinos y la que viene por el Cotorro y otros que circundan la periferia donde ya los núcleos poblacionales han aumentado.Alamar agradeceria una inversion como esta que le daria mas vida a al poblacion que al regresar a sus casa no tiene mas opciones al ser una ciudad con escasas propuestas culturales. El tema de la bicicleta tambien ayudaria mucho y es hora de desterrar su experiencia como solucion de tiempo d ecrisis. Su uso esta creciendo en todo el mundo por muchas razones. En Matanzas, Cienfuegos y Granma hay ciclovias en la ciudad. Lo que mas necesitamos no es dinero, sino valor para pensar soluciones inteligentes, integrales y educar a la poblacion. En otros paises lo han hecho. El sentido comun no es privativo del primer y capitalista mundo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu