El debate está en la calle

El debate está en la calle

En cada esquina, en los parques, en la bodega, en la zonas wifi… no importa el lugar, el tema de conversación hoy es lo que se dice en el Proyecto de Constitución de la República de Cuba. Que si se permite el matrimonio entre dos personas, sin especificidades de géneros, que si se prescribe la no concentración de la propiedad privada, que si quitaron tal palabra, esos y otros temas no han esperado la llegada del 13 de agosto para comenzar a debatir en las calles.

Proyecto
Foto: Orlando Durán Hernández

En Camagüey, en la primera tirada se distribuyeron 41 mil 200 ejemplares, números que disminuyeron rápidamente en las primeras horas. “Esto es algo que interesa mucho”, dicen algunos de esos primeros compradores.

Para Juan Manuel Guerrero Guerra, secretario de la CTC en el municipio de Santa Cruz del Sur, “es una oportunidad única de que todos demos nuestra opinión y formemos parte de algo tan importante. El proyecto es un reflejo del verdadero carácter democrático de la Revolución. Es una constitución de estos tiempos que patentiza el carácter participativo del pueblo ya que podremos decir lo que queramos”.

Eso, permitir que la Constitución se forje con cada cubano, es la esencia de este proceso de consulta que iniciará el próximo 13 de agosto y concluirá el 15 de noviembre. Por ahora funcionarios gubernamentales, dirigentes de organizaciones políticas y de masas, y miembros de direcciones administrativas se preparan.

En las asambleas en las que se discutirá el documento debe prevalecer el respeto, la organización para poder recoger y anotar todas las propuestas que se realicen.

El debate contribuirá a actualizarnos de la mejor manera, atemperándose a lo que piensa el que barre calles, el que vende el pan, el doctor, el jefe… el pueblo.

3 comentarios en El debate está en la calle

  1. Gretel, no me quita nada el que se casen personas del mismo sexo, pero si me da, me da tristeza que se pierdan por desconocimiento de la palabra de Dios. Mis respetos también para usted

  2. Las opiniones, diferentes e iguales, siempre son buenas, son muestran de que interesa el cambio. Pero con todo respeto, para lo que usted es pecado para otros, es amor. Para lo que usted es normal creer en Dios, para otros, es locura. Cada cual tiene su forma de pensar, de creer, de amar, de vivir. ¿Qué daño le hace a usted como persona que dos hombres o dos mujeres se casen? ¿Acaso si ellos lo hacen usted se convierte en pecadora o en menos creyente? Eso, me parece, ni le quita ni le da nada a usted. Yo pude casarme y tener un hijo y por eso soy feliz, y por tanto apoyo, y apoyaría siempre, medidas que permitan que todas las PERSONAS, puedan ser felices como yo a la manera que ellos quieran. Necesito un mundo mejor para mi hijo; por favor no niegue el derecho a la felicidad.

  3. Estoy de acuerdo en todo lo recogido en la constituación, menos en la parte que dice que ahora los matrimonios pueden ser entre dos personas, estoy trae como consecuencia que quieran contraer matrimonios personas del mismo sexo y eso es abominación, en Levítico 18:22 dice: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación.”. Dios condena esto, Dios ama al pecador pero aborrece el pecado. Yo amo a estas personas, no las repudio, converso con ellas pero no me agrada el pecado que comenten, mucho cuidado con esto, porque puede suceder lo que sucedio en Sodoma y Gomorra, saludos

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu