En Alamar: Infortunios de una biblioteca

En Alamar: Infortunios de una biblioteca

Desorientados entre las desreguladas calles de Alamar nos detuvimos en la Zona 1 y le preguntamos a un transeúnte dónde radicaba la Biblioteca Municipal Tina Modotti (BMTM):

—Doble a la derecha y a mitad de cuadra se va a encontrar con varios edificios en mal estado constructivo con techos abovedados. En ellos radica nuestra biblioteca pública.

biblioteca
Falta de mantenimiento sistemático, desinterés y subvaloración de la función social de este centro. Fotos: Jorge Rivas

Con el fin de conservar, preservar y promover el patrimonio bibliográfico, y fomentar el interés y el placer por la lectura, fundamentalmente entre las nuevas generaciones, el 11 de octubre de 1973 fue fundada la biblioteca municipal de La Habana del Este, institución que desde el año 1977 ocupa tres viviendas de la calle 162 D, número 333, entre 162 C y 3ª, construidas en la década de los años sesenta, poco antes de iniciarse el apogeo de las microbrigadas en esa barriada donde ya viven alrededor de 200 mil personas.

Debido a la falta de mantenimiento sistemático, el desinterés y la subvaloración de su función social, este centro actualmente está prácticamente eclipsado. Allí existían tres salas respectivamente especializadas en Arte y literatura, Literatura infantil y Ciencias y técnicas, distribuidas en espacios separados, ya que para tal fin se adecuó igual cantidad de inmuebles originalmente concebidos como viviendas donde se atesoraban unos 50 mil libros, de los cuales, luego de dos años de cerrados esos locales, apenas podrá salvarse el 40 %, por su evolutivo deterioro a causa de la humedad —les caen encima goteras que se filtran desde los techos cuando llueve—, el calor, las polillas y el indebido almacenamiento.

“Nuestra biblioteca atendía a más de 30 centros escolares de Alamar y de otras barriadas como las de Guiteras, Guanabo, Cojímar, Camilo Cienfuegos (más conocido como Habana del Este) y Campo Florido, de las que cada día nos visitaban unos 100 lectores, en su mayoría estudiantes”, dijo con nostalgia Dineya Vázquez Acuña, de 69 años de edad, 45 dedicados a dirigir esa entidad.

Dineya Vázquez Acuña señala el deplorable estado de la construcción.

Delgada, sencilla y devota bibliotecaria, especialidad de la que es graduada, además de exhibir el título de Licenciada en Información Científico Técnica, esta noble mujer está a punto de jubilarse. Ella subrayó que “en medio de las casitas que en su conjunto conforman la biblioteca, existe otra que comparte una familia y una filial de Comunales. Deberíamos de ocupar las cuatro edificaciones”.

Con muestras de pesar ante el deterioro de miles de libros de diferentes disciplinas del saber humano, subrayó: “Quisiera que esta, mi otra casa, volviera a resplandecer. La Dirección Provincial de Bibliotecas periódicamente analiza su pésimo estado constructivo y esperamos con ansiedad su reparación, ya que cada año que pasa se destruye más y, con ella, los libros que quedan”.

Natural de Morón, y con evidente sentido de pertenencia, Dineya, quien además estudió (sin concluir) Medicina —Estomatología— tiene la esperanza de que aunque “no se ha dicho la fecha de inicio de la restauración, esta se acometa antes de fin de año, a través del Plan del esfuerzo decisivo por los 500 años de La Habana”.

Los anaqueles y demás mobiliario de la Tina Modotti también están completamente destruidos, como las puertas, ventanas y algunas áreas de los techos y las paredes. “No tenemos luz. La única lámpara que existía, traída por mí, se fundió. Cuando llueve las filtraciones invaden las instalaciones eléctricas, lo cual constituye un serio peligro de incendio”.

En la BMTM laboraban alrededor de 15 trabajadores, entre ellos técnicos bibliotecarios, auxiliares de información y personal de servicios, muchos se trasladaron para la antigua Biblioteca Popular de Alamar, “donde se reubicaron varios libros y ofertamos algunos servicios.La mayoría de nuestro patrimonio se encuentra en este lugar en el que ningún custodio quiere desempeñarse por las pésimas condiciones y el bajo salario. “Desde hace buen tiempo —añadió— no disponemos de teléfono, se nos retiró por falta de presupuesto para pagarlo”.

A pesar de los achaques personales propios de la acumulación de los años, la entusiasta directora debe moverse entre la sede actual (Avenida de los Cocos, Zona 7) y este edificio (Alamar Playa), donde, incluso, hace rondas durante la noche ante el temor de que se produzca algún hecho vandálico.

El nombre de Tina Modotti fue adjudicado al centro en el año 1996 a propuesta de los escritores, historiadores e investigadores Adys Cupul y Froilán González. “Miles de hombres y mujeres, graduados de disímiles profesiones, se auxiliaron en su formación de nuestros servicios. Hoy muchos pasan por aquí y lamentan el penoso estado del centro”, dijo Dineya, quien reconoció el trabajo que siempre realizaron con la comunidad, con varios proyectos, entre los cuales mencionó los dos más antiguos, aún en activo: el de la peña semanal —hoy sede del Grupo Ala Décima—, con 25 años de creada por los colegas y poetas Pedro Péglez González y Luis Hernández Serrano, y el concurso Solo el amor, que coincide con la fecha de fundación de Alamar, a principios del mes de marzo.

La Habana del Este es el quinto municipio más poblado de la capital y el de mayor extensión territorial, donde la BMTM, asimismo promovía el interés por el libro y la lectura en distintos centros de trabajo, hogares maternos y de ancianos, respectivamente. “Hoy es poco lo que podemos hacer con ese fin, ya que ante las adversas condiciones laborales y el desmoronamiento de nuestro ritmo creativo con la comunidad, muchos trabajadores se han ido”.

Esa es la más lamentable consecuencia de la desaparición de la Tina Modotti del escenario social y cultural de Alamar.

Vale recordar que estos centros constituyen un ente fundamental de intercomunicación con la población con la que debe de engranarse de forma activa para forjar ideas y ser baluarte en la transformación ciudadana y en la educación del hombre nuevo. Bajo la savia que emana de sus estanterías, conducidos por el amoroso desempeño de los bibliotecarios, en estos sitios no solo se enriquece la espiritualidad individual mediante la lectura, sino además debieran de servir como fuentes de erudición sobre la localidad donde radican, en torno a la cual —aunque no suele suceder así— se promueva el estudio de las tradiciones, los valores éticos, la historia y la cultura; amén del “conocimiento de los intereses, las demandas y las problemáticas de las comunidades de las que son parte y a las que deben responder”*.

*Aproximación a los discursos sobre las bibliotecas municipales de La Lisa y Habana del Este, investigación de María Karla Cárdenas, Sandra Fernández, Laura Nicolás y Yissel Carmenate. En Ciencias de la Información. Vol. 46, No. 3, sept-dic, 2015.

“Cuando llueve las filtraciones invaden las instalaciones eléctricas, lo cual constituye un serio peligro de incendio”, dijo Dineya.

 

Apenas podrá salvarse el 40 % de los libros por su evolutivo deterioro a causa de la humedad, el calor, las polillas y el indebido almacenamiento.

15 comentarios en En Alamar: Infortunios de una biblioteca

  1. Lo pasmosamente sorprendente es el silencio de las autoridades del Gobierno y del Partido de la Habana del Este ante el llamado de atención que hace el periódico y los que comentamos estas notas. Se habrán dado cuenta que nos estamos refiriendo a ellos o realmente la cultura no amerita la pena en sus “tensas agendas de trabajo”. O han puesto una sola letra en este artículo que al hacerse publico lleva una respuesta publica, ojala que la dirección provincial o nacional de ambas entidades tome nota y responde ante este “Pequeño problema” que solo representa una contribución a la ignorancia, el desarraigo y la apatía, bases suficientemente explosivas como para minar cualquier proceso social que se proponga crear un hombre nuevo. Ojalá el periódico pueda hacerle llegar estos criterios a los implicados a ver si reaccionan positivamente y no sigan dando la callada por respuesta

  2. Las imágenes hablan por sí solas. Quienes ahora se molestan por este artículo deberían preguntarse si conocen bien con qué recursos cuentan los trabajadores de la Biblioteca Tina Modotti. Y en cuanto a la peña de Luis y Péglez, debería conocer que estos compañeros que durante 25 años semanalmente, y sin percibir centavo alguno, renuncian a su descanso para promover la cultura. Si hacer el bien, es un beneficio, digamos que sí. De lo que si estoy segura es que a los que no le gustó el artículo es porque no les duele nada, y no han visto nada todavía, vayan al Guiteras para que vean una Casa de Cultura en ruinas y una Sala de Video a la que prefieren mantenerla cerrada antes de entregarla a cualquier proyecto que también le daría utilidad y beneficio comunitario.
    Agradezco a la prensa de hoy que está poniendo al descubierto las manchas que algunos indolentes dejan a la obra de la Revolución. Luisa Oneida Landin, 13 de agosto de 2018.

  3. Copio mensaje que envió el historiador Felipe Pérez Cruz, con email felipe@cubarte.cult.cu, que por alguna razón técnica no logra colocar su comentario aquí directamente. Felipe fue miembro del Buró Municipal del Partido en Habana del Este y colaboró en ese tiempo con la biblioteca y la peña, y estará este lunes 13 de agosto, como invitado principal, para rendir homenaje a Fidel. Este fue su mensaje:

    Péglez, tú, Luisito y demás camaradas, sin dudas ustedes se han beneficiado de la Biblioteca: Es el beneficio martiano de hacer el bien, de la entrega desinteresada, de darle vida a un espacio de la cultura y política revolucionaria, que otros revolucionarios han olvidado. Ustedes junto con las heroínas bibliotecarias de nuestra Biblioteca Municipal, tienen el beneficio de la consideración y la admiración de los agradecidos.
    Felicito al compañero Rivas. Esa es la prensa que necesitamos: Un látigo con cascabeles en las puntas. Hay que hacer conciencia, con responsabilidad, sin estridencias ni concesiones. Me apena que haya compañeros que no entiendan cuál es el papel de la prensa en el socialismo. Si queremos entender el tan publicitado concepto de Revolución de Fidel, pensemos en esas “poderosas fuerzas dominantes dentro del ámbito social nacional” que hay que enfrentar. Del inventario bastante nutrido de esas fuerzas negativas, en este pequeño-grande asunto que tratamos pueden listarse: La incultura, la indolencia, el burocratismo, la disidía. No tengo la menor duda que vamos a vencer porque sobre lo feo e injusto, en este mismo acontecimiento, en su publicación y debate florece lo realmente
    revolucionario: La resistencia y laboriosidad de un grupo de bibliotecarias, la solidaridad y el hacer de un colectivo de artistas y activistas comunitarios, la honestidad, la valentía, la honorabilidad, la combatividad: La confianza en la Revolución. Lo triste y sobre todo lo bello, se sienten en el artículo publicado en Trabajadores. Bien para el periodismo martiano y fidelista. Ahí nos veremos el lunes 13, una vez más con Fidel, es lo menos que podemos hacer en solidaridad y respeto.

  4. En el discurso de PRIMER SECRETARIO DEL COMITE , en la clausura en el IV Congreso de UPEC EN 1980
    Editora política, 1980

    Necesitamos un PERIODISMO que sea mas PROFUNDO en todas sus apreciaciones, más CERTEROS en su divulgación, que no solo REFLEJE PASIVAMENTE LAS REALIDADES de nuestra sociedad, sino que sea UN REFLEJO ACTIVO que PROCURE Y APORTE SOLUCIONES pag 108

    • Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, 26 de julio 2007
    Todos, desde el dirigente hasta el trabajador de fila, estamos en el deber de identificar con precisión y valorar con profundidad cada problema en el radio de acción en que actuamos, para enfrentarlo con los métodos más convenientes.

    Es algo muy distinto a la actitud de quienes usan LAS DIFICULTADES COMO ESCUDO frente a la CRÍTICA por no actuar con la CELERIDAD Y EFECTIVIDAD necesarias, o por CARECER de la sensibilidad y valentía política requerida para explicar por qué algo no puede solucionarse de inmediato.
    Mientras mayor sea el problema o desafío, más organización, más trabajo sistemático y efectivo, más estudio y previsión a partir de una planificación basada en prioridades claramente establecidas, sin que nadie trate de resolver sus problemas a cualquier precio ni a costa de otros.
    “REVOLUCIÓN es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.

    • Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, 24 de febrero 2008
    Pero si alguien lo que pretende es presionar con afán de protagonismo o animado por la ambición, la demagogia, el oportunismo, la simulación, la autosuficiencia u otra debilidad humana de similar carácter, HAY QUE ENFRENTARLO RESUELTAMENTE, SIN OFENSAS, PERO LLAMANDO LAS COSAS POR SU NOMBRE.
    No VAMOS A DEJAR DE ESCUCHAR LA OPINIÓN HONESTA DE CADA CUAL, que tan útil y necesaria resulta, por la algarabía que se arma, a veces bastante ridícula, cada vez que un ciudadano de nuestro país dice algo a lo que esos mismos promotores del espectáculo no harían el menor caso, si lo escucharan en otro lugar del planeta

    • Discurso pronunciado clausura del IV Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 20 de diciembre de 2009, “Año del 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución
    Estoy convencido de que no HAY MALOS COLECTIVOS, en todo caso JEFES NO CONVENCIDOS NI COMPROMETIDOS con el papel que les corresponde jugar.

    NUNCA ES TARDE SI LA DICHA ES BUENA reza un viejo refrán

    HAN TRANSCURRIDO 38 AÑOS DEL IV CONGRESO DE LA UPEC Y al fin la prensa comienza a cumplir con las orientaciones del Primer Secretario del Comité Central y LLAMA LAS COSAS POR SU NOMBRE sin edulcoraciones. Felicidades Rivas que no solo informo del desastre sino expuesto al veredicto de las personas supo con dignidad rebatir las criticas manipuladoras de la información. Este EJEMPLO DEBE SE IMITADO POR LOS PERIODISTA que cuando se LE CUESTIONA optan por la clásica solución de la CENSURA PARA VENCER en vez de argumentar para CONVENCER.

    Hace mucho tiempo escuche una frase que dice más o menos asi
    “OPINIÓN que tengamos que CAERLES A PALOS nos LLEVA GANADA YA MEDIA PELEA” Anónimo

    Saludos cordiales

    Oviedo

  5. Algunos de los que estamos vinculados afectivamente con la biblioteca pública Tina Modotti, de la Habana del Este, hemos sostenido por varios años la denuncia ante los distintos delegados que han atendido la comunidad, sin recibir respuestas positivas. Recientemente, reiteramos la denuncia ante los organismos superiores del gobierno y las direcciones del MINCULT que atienden el sistema de bibliotecas en el país y la ciudad, pero sus llamados de atención al gobierno municipal no fueron respondidos con celeridad para solucionar un problema que es acuciante, para la política cultural que nuestro país debe asumir mas allá de los mega eventos o celebraciones. Se trata de constancia, de responsabilidad, de destruir de una vez las cadenas burocráticas y las enmascaradas intenciones de socavar la acción de promotores de la cultura y artistas, que aportan el mayor tesoro a la nación, que es la formación de sus hijos. Se requiere una solución definitiva que no pasa por mascaradas temporales, sino por tener en cuenta que las codiciadas casitas donde radican la biblioteca, son un espacio que no solo debe restaurarse con urgencia sino repotenciar su actividad pues la ubicación en el consejo de Alamar Playa con acceso cercano a mas de 30 000 personas de marera inmediata, es algo invaluable en tiempos donde la cultura chatarra se impone y donde desgraciadamente se lee cada vez menos. Dejar que ese espacio se pierda y de deterioren los libros allí guardados, no solo es indolencia sino un claro caso de contrarrevolución taimada y mordaz, nacida de nuestra ineficiencia para priorizar y garantizar el futuro de nuestro país. Recordemos a Fidel cuando dijo no le decimos al pueblo cree, le decimos lee. Pero como vamos a dejar que se pierda ese importantísimo eslabón que es la biblioteca en una ciudad dormitorio como lo es Alamar. No se trata solo de encontrar los culpables en esta tupida red de abandonos, se trata además de dar soluciones inmediatas, No se puede esperar al próximo análisis de presupuesto de próximo periodo o acabaremos por perder lo que desde hace más de dos años yace en cajas y en el espíritu de lucha de quienes amamos la cultura. Ojalá sea entendido este trabajo de Rivas en su justa medida y se acabe de empezar trabajar en lo que realmente lo requiere.

    Saludos

    Karel Leyva Ferrer

  6. Felicito al periodista por el artículo y al comentarista que lo defendió. ¿Cómo vamos a lograr que la niñez y la juventud amen los libros si la mayoría de las bibliotecas municipales están muy parecidas a la de Alamar?. En otros tiempos no lejanos, eran centros de investigación, de recreación, de debate, de trabajos, de artículos,etc…Si no se denuncian estos casos, no se logrará que se renueve el amor por los libros y la lectura que existía antes de la llegada de las tecnologías y ayudaban mucho a que no fueran los padres quienes hicieran las tareas escolares.

  7. Estimado Rivas: ¿Acaso ustedes en Trabajadores previamente trataron de contactar con la Direcciòn Provincial de Bibliotecas antes de formar este “showcito”?
    ¿Tienen ustedes toda la informaciòn sobre el proceso que se ha llevado a cabo sobre esta biblioteca o sòlo con la versiòn de una compañera ya tienen para armar este “artìculo”?
    ¿Esa forma de actuar es lo que se acordò o tiene algo que ver con lo acordado en el reciente Congreso de la UPEC o se va a dedicar Trabajadores (un lugar que tù sabes muy bien que respeto muchìsisimo) a hacer prensa tendenciosa y sin contraste de fuentes?
    A lo mejor con otras fuentes, se hubiera hecho hasta un artìculo mejor y eso teniendo en cuenta la demostrada experiencia que tù tienes.
    Espero que se abra el espacio para que se den las otras versiones y entonces los que no dijeron las cosas reales, reciban los duros señalamientos que se merecen.

    • Estimado Víctor Ángel:
      Desde hace muchos años visito con frecuencia la Biblioteca Municipal Tina Modoti, la mayoría de las veces como miembro del grupo Ala Décima que encabeza el colega Pedro Péglez, y he sido testigo de la evolutiva destrucción de ese centro, vital en el desarrollo socio cultural de Alamar, uno de los barrios más apartados del centro de la capital.
      ¿Qué más información reclama usted que la de observar la indolencia y el desinterés de quienes oportunamente tuvieron la responsabilidad de evitar que esta institución llegara a tan penosos niveles de destrucción, con su patrimonio incluido?
      A estas alturas no creo que a través de “entrevistas” con los “organismos superiores” vaya a poderse ofrecer alguna razón capaz de justificar este lamentable hecho.
      Esa exhortación suya a la añeja recurrencia a los “organismos superiores” ante los problemas que detecte la prensa, no fue precisamente el llamado hecho por nuestro último congreso de la Upec, sobre el que le invito a documentarse mejor.
      Por otra parte, me sorprenden sus planteamientos que más bien parecen los de un “directivo lastimado”, pues ante la situación observada en ese centro no necesitaba buscar más elementos con otras fuentes. Tanto yo como la mayoría de los lectores han evidenciado satisfacción por mi texto, ya que de lo que se trata es de resolver el problema, denunciarlo y no buscar, a estas alturas del desastre, otras voces que aporten historias u “otras versiones” justificativas ante lo que usted, satíricamente, llama “showcito” o muestra de la “prensa tendenciosa”.
      Para su conocimiento, la directora de la Biblioteca Municipal Tina Modotti, Dineya Vázquez Acuña, le comunicó oportunamente a sus “organismos superiores”, tanto en el municipio como en la provincia, el motivo y la fecha de mi visita; sin embargo, ninguno de esos “organismos superiores” se interesaron por asistir a este encuentro.
      Es hora de que los periodistas dejemos a un lado el miedo y la autocensura, y acometamos la crítica oportuna ante los problemas que laceran nuestra sociedad, entre ellos, la criminal situación de esta biblioteca. A esa actitud nos ha convocado el Partido, el Gobierno y la propia Upec en su cónclave.
      Mi texto se basó en mis experiencias como visitante a la mencionada biblioteca y a las conversaciones que en varias ocasiones he sostenido con la compañera que desde hace 45 años la dirige, la cual, dicho sea de paso no solamente fue protagonista del nacimiento de la entidad, sino que también ahora es testigo de su paulatina desaparición.
      Por último, no entiendo que “cosas reales” fueron omitidas en mi trabajo periodístico, pues el mismo se basó en la evidente e inocultable realidad de lo que allí puede apreciarse, más que en las expresiones de mi única entrevistada para quien usted a todas luces solicita que reciba “los duros señalamientos que se merece”. Clásica expresión insertada en nuestra página que más que la de un lector preocupado ante este problema, parece la de un funcionario muy ofendido.

  8. TRISTEZA E INDIGNACI[ON !

    Creo que a partir del conocimiento publico del estado actual de esta biblioteca publica, gracias a la edici[on del periodico TRABAJADORES.

    No se puede aceptar demora, ni justificaciones burocraticas.

    Urge una accion inmedita de las personas que desiden en este sector, como tambien es de esperar el apoyo de la comunida.

    Las bibliotecas son lugares sagrados donde todos podemos disfrutar del saber, del conocimento, de la lectura.

    En tiempos de las batallas de ideas en la sociedad cubana, no nos podemos permitir el lujo de descuidar estos espacios tan vitales.

    Un saludo solidario a los biblioticarios de la Biblioteca Municipal Tina Modotti

    Al periodista Jorge Rivas, gracias por su labor, a la espera que por medio de TRABAJADORES nos tenga informado sobre este asunto.

    Un saludo fraterno

  9. Qué lástima me da eso, carajo! Pensar que acudía allí en mi época de estudiante…! Era una excelente biblioteca!!! y mira ahora: bien jodida y destruida… Péglez y los demás que se han beneficiado de ese inmueble; qué han hecho al respecto?!!!!

    • Estimado Adrián Cancio, de lo que yo y “los demás” (a que usted no sin cierto desdén se refiere) hayamos hecho en favor de la situación de esta biblioteca, pueden dar fe muchos compañeros cuya enumeración aquí sería imposible. Por otra parte, ninguno de los que hemos sostenido durante 25 años una peña semanal (lunes tras lunes ininterrumpidamente) en esta biblioteca, nos hemos “beneficiado de ese inmueble” como usted afirma con tono insidioso que rechazo categóricamente. A mí también me da lástima el hecho de que habiendo sido usted asiduo de esta biblioteca en su época de estudiante venga a enterarse ahora de esta situación.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu