Crecer por día

Crecer por día

Todo es distinto a la vez anterior que la vi. Los dirigentes sindicales y trabajadores no salen a mi encuentro para contarme problemas, ahora exaltan resultados. Los campos reverdecen, las plantas paren más y las instalaciones florecen ante un cambio de imagen y condiciones que hacen placentera la labor de mujeres y hombres.

El impacto de la tecnología en las producciones de la empresa Lenin. Foto: Agustín Borrego Torres
El impacto de la tecnología en las producciones de la empresa Lenin. Foto: Agustín Borrego Torres

La Empresa Agropecuaria Vladimir Ilich Lenin, del matancero municipio de Jovellanos, subordinada al Grupo Empresarial Agrícola, cerró el 2017 con los mejores resultados de los últimos 15 años: sobrecumplieron los indicadores de eficiencia y el encargo estatal con la venta de 15 mil 526 toneladas de viandas, hortalizas, granos y frutas. Para este calendario planificaron 3 mil 400 más.

Ello es consecuencia de otros métodos y estilo de trabajo logrados con una dirección de jóvenes y profesionales, unido a la experiencia y constancia de los trabajadores, y la introducción de tecnologías que elevan los rendimientos, esencialmente el regadío que abarca el 94 % del área total (las inversiones facilitarán la aplicación eficaz de estas técnicas), la siembra del 95 % del suelo disponible y más de 2 rotaciones de cultivos por año.

Estos elementos resaltaron durante una visita gubernamental del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien al término de su recorrido por Matanzas, manifestó que se llevaba la valiosa experiencia de empresas que estuvieron deprimidas, y que hoy exhiben esplendor y marcan pautas gracias a la audacia y al espíritu de trabajo: la agroindustrial Victoria de Girón, la agropecuaria Vladimir Ilich Lenin, y la Suchel Jovel. “Tres ejemplos que demuestran que la empresa estatal socialista puede ser eficiente”, sentenció.

En el 2015, la empresa Lenin disponía de tres tractores, y en la actualidad tiene 29 que garantizan la preparación de la tierra en óptimas condiciones y en el tiempo necesario para cumplir el plan de siembra en todas las unidades productivas. Además, la Empresa de Talleres Agropecuarios les presta servicios de mantenimiento y reparaciones, según declaró el máster Yunior Acevedo de la Cruz, su director.

Abastecer a la capital

La agropecuaria Lenin fue creada para abastecer a la capital, un encargo que cumple con el envío del 80 % de sus cosechas. Solo el plátano, otrora producto principal de la entidad, ha decaído dada la falta de insumos para combatir la sigatoka, una enfermedad que los elimina; aunque hacen esfuerzos para revivir estas plantaciones aún tienen impedimentos, explicó el ingeniero Osiel Martínez, director adjunto.

Sin embargo, otros cultivos como papa, frijoles, maíz, viandas y hasta la elaboración de carbón vegetal —con altas cotizaciones en el mercado internacional— han cobrado fuerza. El día de nuestra visita, los trabajadores de la empresa estaban incorporados a la cosecha de papa, una práctica que se repite cada vez que hay un pico en la recogida o se demanda de más fuerza de trabajo.

Pagos por resultados

La base productiva en la empresa Lenin es heterogénea: seis cooperativas de créditos y servicios, cinco unidades básicas de producción cooperativa y cuatro unidades empresariales de base, que vinculan sus hombres a los resultados de la producción o al área para ser los verdaderos responsables de cuanto se cosecha en sus predios.

Un sistema computarizado para el fertirriego funciona en las casas de cultivo. Foto: Agustín Borrego Torres

De la satisfacción de los colectivos nos habló Lisandra, la secretaria general del buró sindical, quien reconoce que los éxitos se sustentan en el mejoramiento de las condiciones de trabajo, la aplicación de los sistemas de pago y el cuidado de la salud de los trabajadores.

Yudisley Mora, obrero agrícola responsable del área de la fregat 13, destacó el aumento de los salarios, que están en dependencia de la cantidad y calidad de la cosecha, y afirmó que por algunas de estas como el frijol o la papa ha logrado hasta 7 mil pesos (duran entre tres y cuatro meses para la recogida).

“El finquero tiene que atender un área determinada, somos responsables desde la siembra hasta la cosecha, y en dependencia de la producción tienen un pago. Mi finca es la más cumplidora en la entrega de frijoles; otros años he cobrado más, pues también depende del número de trabajadores vinculados”, puntualizó.

Tecnología espectacular

Solo con modernas tecnologías, la garantía de fertilizantes, plaguicidas y personal calificado pueden lograrse los elevados rendimientos y la calidad de los productos de las casas de cultivos protegidos y semiprotegidos. Son espectaculares aun en los meses más crudos del verano.

Un sistema de regadío computarizado es la novedad. Dice Yanaydis Isacc Rivera, la técnica agrónoma, que la ingeniera en fertirriego lo programa y hace la maravilla sobre los cultivos: ahorra agua y los abonos llegan al lugar preciso. “Nosotros velamos por la correcta aplicación de las medidas fitosanitarias, para evitar así la entrada de plagas o enfermedades”, manifestó.

“Lo más difícil son las altas temperaturas del mediodía, pero se recompensa cuando usted ve los tomates, ajíes, pepinos, las hortalizas de hojas, de elevada demanda en el mercado del turismo y a muy buenos precios. La tecnología es cara, pero rentable, y cosechamos más de 330 toneladas al año”, comentó Gladys García, técnica en Sanidad Vegetal y jefa del módulo.

La reserva está en los rendimientos

Incluso cuando todo es distinto, los principales directivos de la empresa están inconformes con los resultados. Obtuvieron las utilidades planificadas, realizaron ventas por 14 millones 500 mil pesos en el 2017, y ya al cierre de abril acumulaban más de 10 mil pesos.

La gran insatisfacción está en los rendimientos, muchos de los cuales no son bajos, pero no cumplen las expectativas respecto a la calidad de la semillas y las atenciones culturales que se les brindan.

El ingeniero agrónomo Yunior Acevedo detalla dos ejemplos: el mes de febrero fue extremadamente caluroso y la papa no se desarrolló óptimamente en ese tiempo, por lo que superaron el rendimiento previsto para la variedad, mas no el que ellos esperaban: quedó en unas 22 toneladas por hectárea; en el boniato no hubo insumos estables.

“Tres cultivos cuentan con los recursos productivos: frijol, papa y maíz; al resto se les aplican medios biológicos y la tecnología del cultivo, pero los rendimientos quedan por debajo de lo posible.

“Seguimos alternativas como la mejor preparación del suelo, mayor densidad de plantas por hectárea, semillas de calidad y riego cuando lo lleva, así como incorporar más áreas a producir”.

Yunior, a la izquierda con sombrero, siempre en contacto con los trabajadores, encabeza la nueva dirección de la entidad. Foto: Agustín Borrego Torres

Tampoco disponen de medios de transporte para distribuir las producciones, que contratan con Acopio y Frutas Selectas, además de abastecer directamente a 24 hoteles de Varadero. Urge crear los módulos pecuarios en cada base productiva para mejorar el balance en la dieta de los trabajadores.

En el primer cuatrimestre del año Acopio le debía 8 millones de pesos a la agropecuaria Lenin, y ello dificultaba el proceso productivo, pues sin liquidez no pueden comprar insumos en la empresa de logística. Sin embargo, según los mecanismos establecidos de solicitar créditos al banco, el pago a la base productiva es puntual.

Así, con más beneplácitos que agravios, transcurren los días en esta entidad de Matanzas, en constante transformación, que crece por día, y de la que se esperan todavía mayores dividendos.

2 comentarios en Crecer por día

  1. Muchas gracias por los elogios, sí creo que merecen respeto estos muchachso que han echado para alante esta empresa tan vital para la economía

  2. Espectacular resultado, con un mínimo de tecnología y mucha buena Voluntad, soy economista,y un enamorado de la tierra .Me gradué de técnico agronomo en el Instituto tecnológico Bandera Roja, en Güira de Melena,la media jornada en el campo por cuatro años me hicieron identificarme con el mundo maravilloso de la labor científica pues la Realizábamos en la Estación Experimental Banco Germoplasma de Cuba, ubicada en la finca la Pepilla Güira de melena. Dicho sea de paso creo que merecería la pena acercarse a este lugar y extender sus resultados.de aquellas especies que se adaptaron a nuestro clima y no fueron extendida al resto del país.por ejemplo El Reoline un cruzamiento de Guanabana y anón, la tanjarina, el Lichi, las mandarinas hice conteos en campo de mas de 2000 frutos por planta,la fresa, sobre la que realice mi tesis de técnico medio, los plátanos en fin un verdadero polo científico. Desconozco su actualidad, hablo de 1983 .Hoy veo estos resultados y expreso mi convicción de que se puede revolucionar la agricultura bajo un concepto nuevo y una mentalidad renovada.El estado debe de concretar en el desarrollo de un nuevo tipo de agricultura a lo largo del país. y hablo de que es hora de poner recursos en ella .invertir en tecnología .incrementar las casas de cultivo aumentar los proyectos en el sector campesino. la agricultura hay que verla como una fabrica y por tanto puede hacerse agricultura las 24 horas en condiciones tecnológicas adecuadas que incluye todas las labores de cultivo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu