Trabajadores

Atletismo suma con Leonel y Rose Mary

Por Eyleen Ríos, enviada especial

Foto: Calixto N. Llanes

Barranquilla.- UN ORO de estreno, pese a la veteranía de Leonel Álvarez, y otro de repetición para Rose Mary Almanza marcaron para la segunda jornada del atletismo cubano en estos XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, que andan ya en tiempo de descuento.

Leonel consiguió este lunes el único premio del decatlón que no tenía en una carrera con medallas olímpicas, mundiales y panamericanas, pero en deudas con esta cita regional, que por cierto es también la primera de su vida.

«Por una u otra razón nunca había estado en unos centroamericanos, este es ahora uno de los resultados más importantes que tengo y no solo para mi, también para el país», declaró “abrigado” por la bandera de la estrella solitaria tras completar los 8026 puntos que le dieron la corona.

Leonel llegó a la última prueba, los 1500 metros planos, como segundo de la clasificación, pero apenas 33 unidades le separaban del primer lugar que era para el colombiano José Gregorio Lemos.

Quienes le conocen –en especial su entrenador Gabino Arzola– sabían que podía con esa diferencia, solo necesitaba hacer una carrera a su ritmo. Un ritmo que iba a resultar imposible de igualar para el local.

Y así sucedió en el estadio Rafael Cotes, donde retumbaron los alientos de sus compañeros de equipo desde las gradas, y no solo para él, también los mereció  Briander Ribero.

«Feliz, súper feliz, así estoy ahora mismo», dijo agradecido por la vida que le deja disfrutar de cosas como estas, y de su entrenador Gabino Arzola, seguidor de cada una de las palabras que le confesó a la prensa aquí.

El holguinero quedó entres los tres primeros de la mayoría de las pruebas, solo se ubicó en el cinco o seis de la tabla con los 100 metros y el salto de longitud.

Finalmente Lemos terminó segundo con 7913 puntos de marca personal, y el bronce para Briander luego de 7858.

La intensa jornada  terminó con ese evento, pero desde antes ya los cubanos habían disfrutado un oro con Rose Mary que retuvo su privilegio de hace cuatro años en Veracruz, esta vez con 2:01.63 minutos muy por delante de los 2:02.26 de la trinitaria Alena Broocks.

«No vine buscando tiempo, salí a hacer la carrera que me permitiera ganar, aportar el oro que todos estamos buscando», aseguró en la zona mixta del estadio, donde fue interrogadas por los medios locales y los varios periodistas de su país que siguieron toda la competición.

«Este es el primero, ahora voy a buscar aportar más, y sobre todo correr con estrategia como hice hoy», adelantó ala también inscrita para los 1500 metros.

Este es el octavo título de las cubanas en esta especialidad, dominada en alguna otra ocasión solo por México, Surinan y Colombia.

En ese misma prueba de hombres no se corrió la misma suerte luego de que Jorge Félix Liranzo entrara quinto (1:48.9), con el mexicano Jesús Tonatiu López (1:45.2) como ganador.

Otros reinados fueron el de Caterine Ibargüen (6,83 metros) en el salto de longitud, que por cierto fue castigado por un viento muy fuerte, que incluso imposibilitó homologar registros.

La carismática Ibargüen fue toda una estrella, pidió aplausos, saltó al máximo y agradeció a sus seguidores y su país luego de saberse campeona. Todavía le falta concursar en su prueba principal: el triple salto.

Bala en mano el jamaicano implantó récord para los Juegos con 21,02 metros, y el veterano Nesta Carter paseó los 100 metros planos.

El jamaicano recorrió la distancia más corta del atletismo en 10.07 segundos, por 10,17 de Jason Rogers (SKV).

La carrera estuvo enturbiada por una arrancada en falso, que incluso no se supo al instante y algunos de los competidores hicieron el tramo casi completo.

Quizás eso afectó y de ahí que se cuidaran más luego en la segunda salida. El cubano Reynier Mena entró séptimo con 10,36,

Este martes será un día importante para los cubanos, estarán dos campeones mundiales como el saltador de longitud Juan Miguel Echevarría y la disbóbola Denia Cabalero, además de su compañera Yaimé Pérez.