Trabajadores

Santiago de Cuba: otro estremecedor 26 de Julio (Cobertura Especial + Fotos)

Fotos: René Pérez Massola

Por Betty Beatón, Alberto Núñez, Ariadna A. Pérez y Evelio Tellería

Con la presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, primer secretario del Partido Comunista de Cuba, y Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Santiago de Cuba volvió a vibrar de patriotismo este 26 de julio durante el acto político cultural por el 65 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Fotos René Pérez Massola

En el polígono de la ciudad escolar 26 de Julio, antiguo cuartel Moncada, escenario de la conmemoración, la presencia de Fidel, protagonista junto a otros jóvenes de aquella gesta heroica de 1953, se tornó recurrente más allá de su voz reproducida en los altavoces, y más allá también de la gigantografía con su imagen, que junto a las banderas cubanas y del 26 cubrían las paredes frontales de la otrora fortaleza militar.


Fidel se hizo tangible en las palabras de los oradores —la pionera, la profesora universitaria, el dirigente— se corporizó en cada poema, cada danza, cada acorde musical, y estuvo más vivo que nunca en el corazón de los 10 mil asistentes al acto, una representación del heroico pueblo santiaguero y amigos solidarios procedentes de varias naciones.

Fue Santiago de Cuba una digna sede de este acto político cultural por el 65 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, ganada por historia y por resultados, esos que fueron destacados en las palabras del compañero Lázaro Expósito Canto, miembro del Comité Central, primer secretario del Partido en la provincia.

El también Héroe del Trabajo de la República de Cuba enumeró los resultados alcanzados en el territorio y exaltó el protagonismo del pueblo; no obstante precisó que aún resta por hacer, en lo fundamental en las mejoras del cuadro higiénico sanitario para disminuir la infestación por mosquitos Aedes, y de los indicadores de la producción y los servicios, para elevar la calidad de vida del pueblo.

Recordó que para los santiagueros siempre es 26 y rememoró el juramento realizado a los héroes del Moncada de sostener el estandarte de la Revolución. “Con el Moncada inició la última etapa de la lucha por la independencia. Aquí nació la Patria y el legado de Fidel, quien logró elaborar un programa revolucionario que reflejaba el sentir y las necesidades del pueblo”.

Es contagiosa la alegría de los santiagueros, y gracias a su laboriosidad, entrega y compromiso se han inaugurado nuevas obras sociales como panaderías, tiendas, instalaciones deportivas, de comunicación.

También señaló que se ha avanzado en el aumento y mejora del fondo habitacional, sobre todo en el caso de los afectados por los desastres meteorológicos y que se ejecutan importantes inversiones.

Se sigue trabajando en la producción de alimentos aunque es insuficiente y la salud pública muestra indicadores superiores, ejemplo de ello es la tasa de mortalidad infantil de 2,7 por cada mil nacidos vivos, precisó.

Para nuestro pueblo la suerte esta echada no nos harán temblar jamás los mercenarios, esta Revolución no se rinde, ni se vende y seremos fieles continuadores de Raúl y Fidel, concluyó.

 

A los logros de los santiagueros también se refirió el General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien pronunció las palabras centrales de la conmemoración por el Día de la Rebeldía Nacional.

Reconoció el trabajo integral desarrollado en la economía de la provincia y precisó que se avanza en el programa de la vivienda, prosiguen a buen ritmo las inversiones, se trabaja en el incremento de las exportaciones y en los proyectos de desarrollo local.

Raúl alentó al entusiasta pueblo santiaguero a continuar en los empeños de convertir a Santiago de Cuba en una ciudad más bella, higiénica, ordenada y disciplinada, digna de custodiar los restos de muchos de sus mejores hijos, entre ellos el Padre y la Madre de la Patria, el Héroe Nacional y el Líder histórico de la Revolución cubana.

Se refirió a las conmemoraciones que están por delante en la nación, entre ellas el 150 aniversario del inicio de las guerras de independencia y el 60 aniversario del triunfo de la Revolución, e igualmente habló de la significación del trascendente ejercicio político y democrático que entrañó el proceso de debate en la Asamblea Nacional, y en breve de consulta popular, del proyecto de Constitución de la República.

Detalló igualmente el complejo panorama de América Latina, y ratificó el apoyo de Cuba a la hermana República Bolivariana de Venezuela, y al líder del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula Da Silva, preso injustamente en una cárcel del gigante sudamericano.

Señaló el insistente modo en que los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos han intentado derrotar a la Revolución cubana, todo cuanto han hecho en diferentes órdenes para lograrlo, y confirmó la voluntad del pueblo cubano de no dejarse arrebatar, bajo ninguna circunstancia, las conquistas alcanzadas, con la lección aprendida de hechos como el Moncada que convirtió reveses en victoria.

En ese punto de su discurso el General de Ejército Raúl Castro Ruz recordó palabras del querido Comandante en Jefe cuando sentenciaba que los muertos por la libertad de Cuba no cayeron en vano, siempre han estado presentes en cada momento y renacen en las nuevas generaciones.

La unidad forjada por Fidel, cuya presencia es permanente, fue exaltada en el discurso y confirmado un presupuesto asumido a voluntad por cubanos y cubanas: por difíciles que sean las circunstancias el pueblo defenderá su revolución socialista, con la convicción de que sí se pudo, sí se puede y sí se podrá.

“Nos volveremos a encontrar en Santiago de Cuba para conmemorar el 60 aniversario del triunfo de la Revolución”, dijo finalmente el General de Ejército Raúl Castro Ruz, y los presentes, en nombre del millón de habitantes de la provincia santiaguera celebraron tal confirmación entre vítores y aplausos.

El acto contó con la presencia de José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido; Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Lázaro Expósito Canto, primer secretario del Partido en Santiago de Cuba; Beatriz Jhonson Urrutia, vicepresidenta del Consejo de Estado y presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular.


Versión de las palabras centrales del General de Ejército Raúl Castro Ruz

Reconoce Raúl el trabajo integral en Santiago de Cuba 

No solo por su historia celebramos este 65 aniversario en Santiago de Cuba, sino también para reconocer el trabajo que desarrolla la provincia en beneficio del pueblo, expresó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, en su discurso pronunciado este jueves en esa ciudad con motivo del Día de la rebeldía nacional.

Dijo que bajo la dirección de Lázaro Expósito Canto, Primer Secretario del Partido en el territorio en estrecho vínculo con el gobierno que encabeza Beatriz Johnson Urrutia, vicepresidenta del Consejo de Estado y presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, se ha llevado a cabo una labor integral en varios frentes de la economía que han permitido incrementar la oferta de bienes y servicios a la población con calidad y precios asequibles.

Enumeró avances tales como el sostenido en el programa de la vivienda con el empleo de diferentes tecnologías e iniciativas en el uso de materiales locales para la construcción, prosiguen a buen ritmo inversiones priorizadas de importancia nacional como la terminal portuaria multipropósito y la base de almacenes en el municipio de San Luis.

Se trabaja, además, en la creación de condiciones para incrementar las exportaciones de frutas, ron, langosta y productos de la agricultura.

Señaló que es palpable el entusiasmo de los santiagueros y de toda la provincia, sin embargo, resta mucho por hacer en la esfera productiva y de los servicios generando con eficiencia la riqueza para proseguir elevando la calidad de vida del pueblo y hacer realidad el propósito de que Santiago de Cuba sea una ciudad cada día más bella, higiénica, ordenada y disciplinada, digna de custodiar los restos de importantes hijos de la nación cubana entre los que sobresalen Mariana Grajales, José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y Fidel Castro.

Cuba no amenaza a nadie

Los cubanos somos un pueblo pacífico y amistoso; no amenazamos a nadie, subrayó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, al pronunciar este jueves las palabras centrales del acto nacional por el aniversario de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba.

Raúl se refirió al estado actual de las relaciones con los Estados Unidos y reiteró la disposición de Cuba al diálogo respetuoso y recíproco sobre las discrepancias y advertimos que no debía pretenderse que renunciáramos a las ideas por las que habíamos luchado por más de un siglo en aras de mejorar las relaciones con los Estados Unidos.

Tras referirse a que desde agosto de 2017, a partir de la denominadas “ataques sónicos” cuyo origen nadie ha podido explicar ni probar aunque periódicamente lo repiten, Raúl señaló que se han degradado los vínculos bilaterales y fueron expulsados injustamente 17 funcionarios de la embajada cubana en Washington y retirada de la mayoría de la sede diplomática norteamericana en La Habana, con la consiguiente paralización de buena parte de los trámites de visas en detrimento de los viajes de los ciudadanos cubanos a Estados Unidos.

Agregó que igualmente se ha recrudecido la aplicación y extraterritorialidad del bloqueo contra la Isla, en particular la persecución de nuestras transacciones financieras.

Al respecto, citó el contenido de un memorando de un subsecretario norteamericano asistente de Estado para asuntos interamericanos cuando el 6 abril de 1960 recomendó a su gobierno central emprender acciones que provocaran el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria desde todos los medios posibles hasta lograr el derrocamiento de la Revolución Cubana.

En estos momentos –apuntó- los pronunciamientos públicos de los principales funcionarios del gobierno de los Estados Unidos respecto a Cuba se caracterizan por el irrespeto, la agresividad, el injerencismo y la burda manipulación de la verdad histórica.

Nuevamente se ha conformado un escenario adverso y otra vez resurge el apuro por hacer realidad los sueños de destruir Cuba, afirmó Raúl.

No será la primera vez, ni tampoco la última que la Revolución Cubana deba de enfrentar retos y amenazas. Hemos corrido todos los riesgos y resistido invictos 60 años, acotó.

 

Trascendental ejercicio democrático

El General de Ejército se refirió a la amplia consulta que tendrá lugar en la población sobre el Proyecto de Constitución de la República aprobado en la Asamblea Nacional, adonde regresará luego para ser analizado nuevamente en el Parlameno y allí valorar el texto definitivo que se llevará a referendo.

Añadió que se trata del documento jurídico más importante de una nación, y precisó que la actual Constitución requiere ser reformada con el propósito de  incluir aspectos esenciales de la realidad cubana, en correspondencia con los acuerdos del VI y VII Congreso del Partido.

Dijo que el éxito del trascendental ejercicio democrático de consulta  dependerá de la participación de los cubanos  y la conducción del Partido, la UJC y las organizaciones de masas.

Es necesario, agregó, que cada ciudadano entienda los cambios necesarios a introducir, y se garantice el carácter irrevocable del socialismo.

En cuanto a la economía apuntó que como señalara recientemente el Presidente Díaz-Canel se mantiene una tensa situación en las finanzas internas como consecuencia, fundamentalmente, de la prolongada sequía, los daños del huracán Irma y el  efecto de las intensas lluvias provocadas por la tormenta subtropical Alberto.

Además, precisó, hay que adicionar el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero.

A pesar de los factores adversos mencionados se logró un crecimiento mínimo durante el primer semestre del año. Y recordó que debemos tener siempre presente que la fuente de ingreso más importante es el ahorro.

 

América Latina y el Caribe: No descuidar la unidad

Al referirse a las relaciones con los países de la región, Raúl precisó que en 15 años salieron de la pobreza 60 millones de personas, más de 3 millones del analfabetismo, se graduaron más de 20 mil médicos latinoamericanos y caribeños en la Escuela Latinoamericana de Medicina, se devolvió la visión a otros miles a través de la Operación Milagro, además de un millón de cubanos.

De la generosa contribución de la República Bolivariana de Venezuela nació Petrocaribe —explicó—y se crearon las condiciones propicias para la integración regional. Fundamos la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y allí acudieron gobiernos de tendencias políticas diferentes, bajo el principio de la unidad en la diversidad.

De exitosa trayectoria —agregó—la Comunidad del Caribe (Caricom) y la participación de todos sus Estados en la Celac y la membresía de algunos en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) también contribuyeron al avance de la unidad regional.

Los jefes de Estado de la región firmaron en enero de 2014 la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, donde se recoge la voluntad de respetar el derecho de cada Estado a elegir su sistema político y social, la igualdad de derechos y la libre determinación; así como la solución pacífica de conflictos.

Refirió que desde el gobierno de los Estados Unidos comenzaron a obstaculizar estas iniciativas y el regreso de los gobiernos progresistas, aplicando métodos de guerra no convencional apoyados en amplias campañas de descrédito y manipulación. Mencionó el caso de Manuel Zelaya, Fernando Lugo en Paraguay y a Dilma Rousseff en Brasil.

Con golpes de Estado y falsificación la derecha logró recuperar el poder en algunos países. “Como era de esperar no vacilaron en desmontar políticas sociales de amplio beneficio popular y utilizar el poder judicial como pretexto para incriminar de corrupción y encarcelación a líderes progresistas”, dijo.

El gobierno norteamericano retomó con fuerza la llamada Doctrina Monroe, de América para los americanos, con el fin de establecer un estatus de dominación, dependencia y sumisión a sus intereses, al resto de los países del continente; así lo demuestran sus acciones y la búsqueda de nuevas bases en nuestros territorios. Uno de sus propósitos es revertir los avances conquistados y para imponer su agenda supremacista en contra de los pueblos, dirigida a destruir una década de desarrollo en esta región.

En otro momento de su intervención señaló que el camino es no descuidar la unidad de los revolucionarios y tener presente que los enemigos nunca cejan en el empeño de la instauración de modelos de represión y cuando ven que la democracia no les sirve para sus fines, acuden a los golpes de Estado y las guerras.
A su vez, destacó el Foro de Sao Pablo como espacio de concertación política ante la necesidad de reconducir las luchas de la izquierda y los movimientos progresistas. “Su declaración final es un verdadero programa de acción para todos en la región”, subrayó.
Raúl reiteró la solidaridad de Cuba con Venezuela y su presidente Nicolás Maduro; con Nicaragua, el Frente Sandinista y el mandatario Daniel Ortega. Felicitó al pueblo mexicano y al recién electo nuevo presidente por el histórico resultado.
“Reclamamos la libertad de Lula y su derecho a ser el candidato presidencial del Partido de los trabajadores. Si mañana se celebran elecciones en Brasil, Lula ganará en la primera vuelta, por eso está preso”.

 

Siempre se podrá

El Primer Secretario del Partido expresó que no es casual en el actual Proyecto de Constitución que la defensa de la patria es un deber supremo de cada cubano.

Y recordó la frase que siempre hemos tenido en cuenta: para nosotros evitar la guerra equivale a ganarla.

No será la primera vez que la Revolución tenga que enfrentar riesgos y amenazas, manifestó. Hemos resistido y enfrentado retos durante 60 años. Para nosotros, al igual que para Venezuela  y Nicaragua se estrecha el cerco del imperio.

Nuestro pueblo tiene que estar preparado para responder y mantener la fe en la victoria. Los revolucionarios cubanos nos hemos forjado en un incesante batallar. Hemos llegado hasta aquí. Cómo no recordar a los jóvenes que fueron torturados y asesinados en este lugar en su lucha por la libertad.

Raúl rememoró la frase del Comandante en Jefe de que “El Moncada nos enseñó a convertir los reveses en victorias”.  Nos mostró el valor de una doctrina: la fuerza de las ideas, y nos mostró lo esencial de la unidad. Nuestros muertos heroicos no cayeron en vano. Nos acompañaron en las cárceles, en los combates…, señaló más de una vez el líder de la Revolución cubana.

El General de Ejército mencionó las muchas batallas enfrentadas después del triunfo revolucionario. En particular citó los  difíciles años del Período Especial, cuando los cubanos, en medio de enormes carencias, nos propusimos defender a toda costa el socialismo. Ello fue posible por el inigualable pueblo con que contamos y la unidad forjada por Fidel, subrayó.

Destacó la presencia permanente de Fidel. Y ratificó que por grandes que sean los desafíos nuestro pueblo defenderá por siempre su Revolución. La historia ha demostrado que sí se pudo, sí se puede y siempre se podrá.

Enfatizó: “Aquí nos encontraremos”, al dirigirse a los santiagueros para convidarlos a la ocasión en que celebraremos el aniversario 60 del triunfo de la Revolución, en enero próximo.

“Mira qué hermoso amanecer”, afirmó. Y expresó que Santiago de Cuba es una provincia enteramente serrana, rodeada por la Sierra Maestra. Ese es un orgullo que debemos sentir, finalizó.