Trabajadores

Un, dos, tres…siempre contar con el sindicato

Nuevamente irregularidades con la fecha de pago del salario convenida  así como en el monto a cobrar y problemas de comunicación e información a los trabajadores son el motivo de cartas a esta sección. Y una vez más buscamos respuestas en el Departamento de Empleo y Salario de la CTC y en los sindicatos nacionales a quienes correspondían arrojar luz sobre los casos que expondremos a continuación: los de Transporte y Puertos (SNTTP) y de la Industria Alimentaria y la Pesca (SNTIAP).

Los dirigentes sindicales no pueden desentenderse de lo que ocurre en su radio de acción y responsabilidad. │foto: Heriberto González Brito

Las amplias contestas no se hicieron esperar, solo que la limitación de espacio nos impidió publicarlas antes, con la tranquilidad de que, al menos los asuntos planteados, ya estaban resueltos o esclarecidos.

De mal en peor

Seguimos de mal en peor, escribió en febrero del presente año Geovanis Dagá Faure, secretario general de la sección sindical del área de revisión del taller Vanguardia Proletaria, de la unidad empresarial de base (UEB) Ferrocarriles Guantánamo, con subordinación a la Empresa Ferrocarriles Oriente (EFO), de Santiago de Cuba.

Su expresión obedecía a que, lejos de remediarse, cobraron más categoría las dificultades planteadas en escrito al Consejo de Estado en el 2014, no resueltas por la administración y que, conocidas posteriormente por el secretario general del SNTTP, este había dejado orientaciones para erradicarlas.

¿El meollo del asunto? El empleador destinó el dinero de la remuneración de noviembre del pasado año a sufragar combustible, compromisos tributarios e infraestructura. Aunque por otra razón, el de febrero del 2018 también se perjudicó, porque el mismo día que tenían que hacerle el desembolso el director comunicó que únicamente iban a retribuir el salario básico por la carencia de respaldo productivo.

Razonable reclamo

La misiva firmada por Fermín Umpierre Iraola, secretario general del SNTTP, califica de justa la reclamación, y describe las acciones adoptadas, que comenzaron por una reunión de funcionarios de ese sindicato con otros del Ministerio del Transporte y la organización superior de dirección empresarial de ferrocarriles.

En el análisis se comprobó que en carta fechada el 6 de noviembre del 2017, el director de la EFO hizo prevalecer otros desembolsos por encima del salario, lo cual provocó afectaciones en el mismo e incumplimiento del día de pago acordado en el Convenio Colectivo de Trabajo.

Debido a ello “se indicó su invalidación inmediata, por no mostrar el debido respeto, ni dar la prioridad que requiere el sagrado salario al trabajador, además de violar lo pactado entre las partes”, señala.

Acota que, de igual manera, fue paralizada la solicitud de fusión de varias UEB realizada por el propio directivo, pues nunca se consultó al sindicato a ningún nivel.

Por indicación del SNTT, representantes de dicha instancia y del nivel provincial y municipal, además de las organizaciones y la dirección del taller se reunieron con el colectivo con vistas a informar las medidas adoptadas. También fue el momento para esclarecer dudas sobre otros aspectos como el pago de horas extras, condiciones laborales, el sistema de pago vigente, sumado a la falta de herramientas y la necesidad de mejorar la situación higiénico sanitaria del entorno.

Las indicaciones emanadas de ese encuentro tienen seguimiento por la parte administrativa (ferrocarriles) y el sindicato, concluye la carta.

Argumentos que no convencieron

Con fecha 26 de febrero recibimos la misiva firmada por un grupo de trabajadores, sobre todo especialistas de la Empresa Cárnica de Villa Clara, donde se argumentaba que en la asamblea de representantes efectuada 10 días antes les informaron el plan para el 2018 y surgieron dos inconformidades: la imposibilidad de cumplir con el encargo estatal en el primer semestre y, pese al crecimiento, la disminución del indicador límite gasto de salario por peso de valor agregado bruto (GS/ VAB).

Por eso la gran interrogante fue acerca de qué criterios se tuvieron en cuenta, pues las explicaciones no resultaron convincentes.

Desde el SNTIAP se pusieron en marcha los mecanismos para investigar y buscar las explicaciones demandadas por el colectivo, que vinieron con la respuesta de Iris Quiñones Rojas, presidenta del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (GEIA) a Pedro Díaz Jover, secretario general del SNTIAP.

Reconoce que a la Empresa Cárnica Villa Clara, como al resto de las 93 entidades integrantes del grupo, se les ajustó el GS/ VAB, y en todos los casos se consideró no solo el comportamiento de los indicadores económicos de resultado, sino también de los de gestión y producciones físicas y su relación con la dinámica del salario medio.

En el caso particular de esta empresa, el salario medio por trabajador creció en 1.7 veces, de 691 pesos en el 2014, hasta mil 205 pesos en el 2017, mientras que las toneladas logradas lo hicieron  en 1.2 veces en el mismo período. Pese a este último incremento, el del VAB no es una consecuencia directa de un ascenso en la producción física.

La causa estuvo en que, sin profundizar en los verdaderos motivos  del deterioro, se les aprobó planificarlo en el gasto material por peso de producción de bienes de consumo, situación que cambió con el ajuste proyectado para el 2018, subraya la funcionaria.

Asimismo aclara que la dirección del GEIA ha alertado reiteradamente a todos los directores de empresas, acerca de la necesidad de realizar propuestas objetivas sobre la base de generar riquezas, en más cantidad y calidad.

Lo contrario solo provoca deformaciones en un salario que no está en correspondencia con los resultados, en proporción al nivel de actividad que se alcance, recalca; a lo cual agregamos que es la raíz de numerosas equivocaciones y, por tanto, reclamaciones.

En la detallada información se reconoce que la Empresa Cárnica de Villa Clara constituye una de las más eficientes de su tipo en la rama, no exenta de otras deficiencias que lastran su gestión y la posibilidad de mejores frutos en todos sus indicadores, incluido el salario medio.

Todos los elementos expuestos fueron comunicados en la asamblea de representantes efectuada el 12 de mayo, donde trabajadores y directivos manifestaron comprensión.

Varias enseñanzas dimanan de las respuestas a esos colectivos del sistema empresarial. Y la primera es que prueban la importancia de que exista unidad y buena comunicación con los trabajadores, quienes pese a las dificultades y con las condiciones mínimas necesarias están dispuestos a elevar las producciones. Estas son las que deben proporcionarles, entre otros beneficios, ganar un salario de acuerdo con sus aportes.

Es momento para reiterar la responsabilidad del sindicato, que bajo ningún concepto puede desentenderse de lo que ocurre en su radio de acción y responsabilidad.