XVI Juegos: La fiesta de la solidaridad

Cartel oficial de los XVI Juegos Centroamericanos y del Caribe.
Cartel oficial de los XVI Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Luego de que Cartagena de Indias y Ciudad de Guatemala renunciaran a la organización de los decimosextos Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1990, México aceptó el reto y se alzó como el único país hasta ese momento que organizaba tres citas regionales, pues anteriormente las había acogido  en 1926 y 1954.

La única modificación a la justa fue la fecha, corrida una vez más hasta los meses de noviembre y diciembre. Por la buena preparación y el apoyo de las naciones del área, la lid trascendió como los Juegos de la Solidaridad, y los mexicanos disfrutaron con tal denominación hasta el delirio.

Cuatro nuevas disciplinas, bádminton, canotaje, rácquetbol y taekwondo se incorporaron al programa por iniciativa de los propios organizadores, en tanto Aruba y San Vicente se sumaron por vez primera a la fiesta y elevó la cifra de países a 29 y de deportistas a 4 209.

No podría pasar por alto, la benevolencia de algunos jueces con los anfitriones, ni las condiciones climáticas de esos días, las cuales perjudicaron a más de una delegación, aunque nada influyó en el resultado final del medallero, liderados por sexta ocasión consecutiva por Cuba con 180 doradas.

Impresionantes cubanos

A pesar de contar con una comitiva menos numerosa que cuatro años atrás, Cuba se impuso por países en los decimosextos Juegos. Dentro de los muchos nombres que se hicieron familiares para nosotros en aquella cita mexicana figuraron Ana Fidelia Quirot, Orestes Kindelán, Antonio Pacheco y Madelaine de Armas, entre otros, capaces de imponer cuarenta récords para el torneo.

Igualmente constituyeron primacía los180 títulos obtenidos por la Isla, más de la mitad de los disputados y válidos para mantener la hegemonía regional. México se afianzó como segunda potencia del área al conseguir 295 medallas (112- 99 -84).

Por cierto, los anfitriones alcanzaron una victoria de leyenda al lograr su primer y único oro en el baloncesto masculino de estas justas al vencer contra todos los pronósticos en la final al quinteto de Puerto Rico 69-64.

Cuba tuvo también una importante contribución de técnicos y jueces al evento, mientras varios de nuestros federativos ocuparon responsabilidades en Congresos de varios deportes como el tenis, ciclismo, remo, jockey sobre césped, entre otras. La próxima versión correspondería a Ponce, Puerto Rico, en 1993.

1990

Leave a reply