XV Juegos : Todos hacia Santiago de los Caballeros

Cartel oficial de los XV Juegos Centroamericanos y del Caribe.
Cartel oficial de los XV Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Con apenas doce años de diferencia, República Dominicana albergó otra edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en1986, esta vez con el incentivo de celebrar los quince años de la que ya era considerada la cita multideportiva regional más antigua del planeta.

En esa ocasión, Santiago de los Caballeros fue la sede principal, aunque por vez primera dos naciones organizaron otras disciplinas de manera simultánea. Cuba recibió a los espadachines, mientras en México accionaron los remeros y las selecciones de hockey sobre césped.

Hacia tierras quisqueyanas se movilizaron 26 naciones y 2 963 deportistas con el consiguiente y creciente riesgo del gigantismo, al disputarse 23 deportes, más de los incluidos entonces en el programa establecido por el Comité Olímpico Internacional para las citas estivales.

La Organización Deportiva Regional (ODECABE) celebró su cónclave cuatrienal donde se reconoció la fortaleza de estas justas. El crecimiento de los títulos en disputa, de las disciplinas en competencia y del número de atletas motivaron análisis profundos, aunque finalmente se concluyó que los quince años de estos certámenes evidenciaban metas superiores en la actividad física del área.

Silvia Poll, la gran figura

Lo más atractivo de los decimoquintos Juegos estuvo, sin dudas, en las piscinas. Allí, una ondina costarricense, Silvia Poll, no se cansó de ganar medallas y aportó para su país diez doradas en igual cantidad de pruebas, algo que imitaría años después su hermana Claudia.

La faena de Silvia incluyó plusmarcas en cada una de ellas, con lo cual igualó la proeza de la puertorriqueña Ann Lallande en la natación de los Juegos de San Juan, en 1966. Su única aparición en estas lides dejó la estela de triunfos más grande de Costa Rica en estos certámenes. Dos años después, Poll escalaría el podio olímpico y se convertiría en una de las figuras cumbres de todos los tiempos para su nación y América.

Otras figuras de la justa fueron Ana Fidelia Quirot, quien se consagró con sus dos primeras medallas individuales en 400 y 800 metros, tras haber ganado en las dos ediciones anteriores sendos oros en el relevo. Asimismo, la bahamesa Pauline Davis se convirtió en la reina de la velocidad al imponerse en 100 y 200 metros.
La victoria por quinta ocasión consecutiva en la tabla de medallas confirmó a Cuba como la gran potencia del área. En esta edición nos quedamos a un sólo título de los 300, con una notable diferencia sobre el más cercano perseguidor, México, que sería precisamente ese país el organizador por tercera ocasión de unos Juegos en 1990.

1986

Leave a reply