Doble inversión del turismo en Santiago de Cuba

Doble inversión del turismo en Santiago de Cuba

Desde su puesto de cocinera Yanet Benítez Díaz vivió horas de sobresalto e incertidumbre cuando le comunicaron que el lugar donde laboraba —el Centro Recreativo Juvenil Capitán Orestes Acosta (Ciroa), de la ciudad de Santiago de Cuba— dejaría de ser administrado por la Empresa Gastronómica para pasar al Grupo Extrahotelero Palmares.

El Centro de Formación para el Turismo (Formatur) de Santiago de Cuba realiza cursos para capacitar a cientos de trabajadores en una decena de especialidades u oficios en respuesta al proceso inversionista que se desarrolla en el sector del Turismo en la provincia. Foto: Betty Beatón Ruiz
El Centro de Formación para el Turismo (Formatur) de Santiago de Cuba realiza cursos para capacitar a cientos de trabajadores en una decena de especialidades u oficios en respuesta al proceso inversionista que se desarrolla en el sector del Turismo en la provincia. Foto: Betty Beatón Ruiz

“Pensé que me quedaría sin empleo, pero cuál fue mi sorpresa al enterarme de que nos daban la posibilidad de ser parte del sistema del Turismo con el requisito de capacitarnos y evaluarnos con todo rigor.

“Asumí el reto y de verdad no me arrepiento, he recibido una preparación muy intensa, de total actualización en materia culinaria, con profesores excelentes, tanto los de la especialidad como los de inglés, y aquí estoy, en la recta final, agradecida por la oportunidad”.

Como ella, otros 110 trabajadores de la ciudad santiaguera, el poblado de El Cobre y el municipio de Segundo Frente se acogieron a las opciones que les brindó el sector turístico en la provincia una vez que la administración de instalaciones como las de los hoteles Perla de Cuba y Deportivo, el Ciroa, un círculo social y la casa de visita Los Pinos, fuera transferida de otras entidades al Ministerio de Turismo (MINTUR).

“Esa no es una práctica nueva, precisa Avis Sierra Herold, directora de Empleo del MINTUR en Santiago de Cuba, aunque sí es la primera vez que captamos una cifra tan elevada de trabajadores, en respuesta al amplio proceso inversionista que desarrolla nuestro sector en la provincia”.

Para hoy y mañana

Según lo previsto, el polo de Santiago de Cuba debe estrenar, desde ahora y hasta el 2030, 17 instalaciones. En estos momentos se avanza en la construcción de un hotel de 41 habitaciones en el municipio de Segundo Frente, con una fuerte apuesta por el turismo de naturaleza.

Igualmente se trabaja en dos hoteles en El Cobre, poblado de una alta concurrencia de visitantes nacionales y extranjeros, así como en la remodelación del Perla de Cuba y el Deportivo.

También se realizan acciones constructivas en lo que serán el hotel Enramadas, localizado en la céntrica arteria homónima, y tiene lugar el movimiento de tierra en el que se edificará en la Avenida de los Desfiles, muy cerca de la plaza Antonio Maceo y el complejo cultural Heredia, proyectado como 5 estrellas plus para dotar a Santiago de Cuba de un sitio capaz de dar servicios de altos estándares.

En materia extrahotelera el Grupo Palmares avanza aceleradamente en varias iniciativas, la más importante el Club Santiago, antiguo Ciroa, que dispondrá de áreas con atractivas propuestas recreativas y gastronómicas.

Sumar y multiplicar

Para los docentes del Centro de Formación para el Turismo (Formatur) también resultó un reto asumir la capacitación de 110 nuevos trabajadores en una decena de especialidades u oficios, díganse dependiente gastronómico, animador turístico, ropero, camarera, recepción hotelera, entre otros.

“Buena parte de ellos se mantiene laborando y las clases las reciben de cinco de la tarde a diez de la noche en escuelas del sistema de Educación que muy colaborativamente nos facilitaron sus aulas, en particular las secundarias básicas Camilo Cienfuegos y Espino Fernández, y el preuniversitario Cuqui Bosh”, explica Ileana Douriet Duany, directora de Formatur Santiago.

“Todo este proceso ha exigido un extra de los profesores, incluso, algunos de ellos tuvieron que trasladarse al Segundo Frente y permanecer allí varias semanas para facilitar la recalificación”.

“Más que agradecidos estamos comprometidos”, dice Alexei Sarmiento, uno de los mayariceros que recibe clases en Formatur, “han sido jornadas intensas pero fructíferas, y ahora solo queda esperar la apertura del hotel para demostrar lo aprendido”.

Junto al desafío que entrañaba impartir docencia en horarios vespertino y nocturno, se sumó un hecho no menos significativo: la necesidad de compactar la docencia, sin detrimento de la calidad, y dejar entrenados a los alumnos para la reapertura de buena parte de las instalaciones que hoy se remozan.

“Ello también requirió un esfuerzo mayor en la formación de este personal”, acota Zurama Monaga, responsable de la asignatura de Animación turística, quien junto a los profesores de inglés, Omar Gross, y de cocina, José Ramón Bravo, asegura que todo resultó más fácil gracias al empeño de los estudiantes, su interés y motivación por superarse y demostrar que no fue desatinada la idea de captarlos para hacerlos parte de la llamada industria del ocio.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu