Romeo y Julieta (con menos pasión)

Romeo y Julieta (con menos pasión)

A una telenovela no le deberían faltar tres cosas: un triángulo amoroso (o alguna variación de ese triángulo), muchas peripecias y puntos de giro.

En fin, el mar
Foto: Captura de TV

No es que a En fin, el mar, la telenovela cubana que concluyó la semana pasada, le faltaran peripecias; lo que sucede es que muchas veces no estaban del todo bien articuladas, o no fueron suficientemente contundentes, o hubo demasiado regodeo en el planteamiento y por momentos parecía que la novela no avanzaba.

Había novelería, pero no estuvo bien dosificada.

En cuanto a los puntos de giro, no se marcaron suficientemente. Y eso atentó contra el ritmo general.

Si hablamos de los altibajos del amor, fueron evidentes varios aspectos débiles. A esta recreación contemporánea de Romeo y Julieta (con final feliz) le faltaron énfasis y emoción. Y también contraposiciones más decididas: las villanías de los antagonistas apenas influyeron en el devenir de la pareja protagonista.

Las líneas argumentales de héroes y villanos no se entrecruzaron más allá de malentendidos o triquiñuelas puntuales. Baby, en definitiva, lo único que hizo fue mortificar a Marina, pero la verdad es que no le puso ningún gran obstáculo en el camino.

Había tramas de los malvados que apenas implicaban a los buenos. Y viceversa.

Quizás la pretensión haya sido centrarse en conflictos personales, más que en el consabido esquema de acción-reacción entre los dos bandos en lidia (motor esencial del género, por cierto). Y el caso es que se mostraron aquí y allá dilemas interesantes en determinados personajes, pero no todos fueron bien aprovechados.

Hubo grandes actores; mas no se puede decir que hayamos sido testigos de grandes actuaciones. Primaron la discreción y la mera funcionalidad. Fueron evidentes ciertos desbalances en el tono (énfasis en algunos contra falta de matices de otros) que pudieron haber sido mejor atajados desde la dirección de actores.

En cuanto a la puesta en pantalla, una vez más se hizo patente cierta chapucería en la manera de narrar, que se constató en varios aspectos: desde la edición (escenas que no casaban, errores de continuidad), hasta la “coreografía” de las acciones (poca imaginación, abulia para mover los actores y las cámaras).

A los decorados, como casi siempre, les faltó verosimilitud. Es difícil creerse la mayoría de esas casas y oficinas. Menos si la ambientación no contribuye, o la iluminación muestra desniveles.

La musicalización resultó poco intencionada, insuficientemente utilizada y un tanto monocorde. Aunque la fotografía no deslució demasiado en los exteriores, en interiores no aportó mucho: ¿por qué las cámaras no se permiten planos más atractivos, que “digan” más? Y no estamos pidiendo experimentación a pulso (el género, en ese sentido, aconseja comedimiento), pero al menos curiosidad, deseos de probar…

Y hablando de visualidad, habría que referirse a la presentación de la telenovela: ¿era muy difícil contratar a un diseñador que concibiera un logotipo? ¿Por qué se descuida tanto en Cuba la factura de las presentaciones?

Tendría que haber estándares de calidad (supuestamente los hay, evidentemente no se cumplen), tendría que haber comisiones que velen por el más elemental rigor. Eso habría que aplicarlo a todos los elementos de una producción.

De acuerdo, En fin, el mar no fue un desastre, pero explicitó muchas de las carencias de la telenovela nacional.

11 comentarios en Romeo y Julieta (con menos pasión)

  1. sin dudas a la novela siempre tiene deslices es real, creo que fue muy real, no es la novela idilica que siempre se ha mostrado, tal vez no estuvo como la anterior, la cual fue insuperable, tenemos por suerte excelentes actores, trama sobra, no es justo que se despedace asi, lo mejor es tener nuestro propio vino

  2. Es cierto que aquí se han hecho muchas mejores telenovelas, incluso de época y con menos recursos, y también de la actualidad como lo fue LA CARA OCULTA DE LA LUNA, no se si eso fue una telenovela o salió como una Serie pero estuvo muy buena, no obstante con sus virtudes y defectos a mi me gustó mucho la novela que acabó de concluir, salvo los personajes que siempre estaban en La Paladar todo el día y no se en realidad que negocio tenían que les aportaba tanto dinero, porque nunca vi en la concreta donde estaban las ganancias que les permitían estar todo el tiempo comiendo y bebiendo en ese lugar sin hacer nada, lo demás lo encontré bastante creíble, como la actuación siempre brillante de Enrique Molina y Obelia Blanco, me recordó mucho a mis padres, el padre autoritario y la madre sumisa, típico matrimonio de tiempos pasados y también la actriz que desempeñó el papel de madre alcohólica, ahora no recuerdo su nombre, la consideré estelar en su papel, muy convincente, al menos para mi, también Yazmín Gómez, siempre buena en sus actuaciones, las casas de formas diferentes acordes al poder adquisitivo, como el caso del pescador que crió a su hijo solo, no tenía ningún tipo de lujo, un hogar común y corriente, se vió la variedad, no como en otras novelas que todo el mundo vive en mansiones y nadie jamás hace una cola en una bodega para mandados o en un mercado para comprar huevos, así que no es para tanto como lo pintan algunos, esa es mi opinión.

  3. Nosotros los CUBANOS nos preguntamos con el tema de telenovelas y series juveniles: es un problema de guión, de Dirección, recursos, presupuesto????. Qué es lo que está pasando en Cuba con las Telenovelas. Hace 10 ó 15 años atrás se realizaban telenovelas 100 veces mejores, series super agradable a los Jóvenes y cada día son PEORES.
    La muestra es lo que se repite por otros canales, realizaciones incluso sencillas, pero con CALIDAD DE REALIZACION. CREEMOS que la DIRECCIÖN DE TELIVISON TIENE QUE revisar el tema, ya es hora.
    Nos preguntamos, si la radio — RADIO PROGRESO, está llena de guiones, incluso de épocas, bellas novelas de épocas, estas no se llevan a la TV ???. es para pernsar y dejar la mediocridad.

  4. Nosotros los CUBANOS nos preguntamos con el tema de telenovelas y series juveniles: es un problema de guión, de Dirección, recursos, presupuesto????. Qué es lo que está pasando en Cuba con las Telenovelas. Hace 10 ó 15 años atrás se realizaban telenovelas 100 veces mejores, series super agradable a los Jóvenes y cada día son PEORES.
    La muestra es lo que se repite por otros canales, realizaciones incluso sencillas, pero con CALIDAD DE REALIZACION. CREEMOS que la DIRECCIÖN DE TELIVISON TIENE QUE revisar el tema, ya es hora.
    Nos preguntamos, si la radio — RADIO PROGRESO, está llena de guiones, incluso de épocas, bellas novelas de épocas, estas no se llevan a la TV ???. es para pensar y dejar la mediocridad. HOY existe más desarrollo en tecnología y la CALIDAD está pésima.

  5. pues la novela que se recien acabo a mi entender estuvo de lo mas interesante no tanto asi como las demas publicaciones, aqui se vio reflejado el dia a dia de nuestros espectadores y, eso es lo que pasa en el cotidiano diario de nuestro mundo, la actuacion de los actrices magnifica igual su elenco solo se debe enfatizar en la proyeccion del papel que se esta interpretando, pero bueno teniendo en cuenta que esos errores son en actores nuevos se puede decir que esta bien muy bien el trabajo realizado, yo fuera de esta rama de la cultura quiero agradecer a todos los que nos hicieron ocupar unos 40 mminutos lunes, miercoles y viernes en esta linda novela, y le digo a aquellos que me antecedieron y que me sucederan que vean lo que escriben y lo que dicen, cierto hay un criterio para gustos estan echos los colores saben gracias

  6. La novela estuvo entretenida, la seguía cada noche por la variabilidad de temas: una abuela con la ilusión de un enamorado, un matrimonio con desconfianzas, secretos mal guardados, amores frustrados y lo que menos de gustó fue el amor de Marina, ella no convenció. Disfruté sin embargo con muy buenas actuaciones de artistas reconocidos, pero …como bien señalan otros televidentes, le faltó “algo” que enganchara, que diera un golpe de satisfacción para quienes esperamos por su puesta.

  7. Telenovela que se agradece que haya llegado a su fin, En fin, la novela, no deja nada, no enseña nada bueno, esas producciones no deberían hacerse, los recursos no se deben tirar al mar

  8. el todo lo que hace me gusta me gusto su actuacion no me doy cuenta sitiene herror en algo es tan sensual , parace que en la vida real es asi.

  9. coincido con el comentario expuesto, fue una mala novela, con buenos actores, tanto jovenes como no jovenes y sin embargo fue un desastre para poner en tv y para la población, me parece que tanto el guionista, productor como el director deben reconsiderar su preparación para el próximo intento que hagan. no trasladaron valores a los televidentes, todo fueron conflictos y pocos mensajes de amor, solidaridad,etc. realmente el ICRT deben velar por la buena calidad de las telenovelas porque no es la primera vez que ponen algo así, considero que cuando se presenten este tipo de proyectos tiene que existir una Comisión con vergüenza que evalue y autorice si vale la pena o no presentar algo así al público. al final los perjudicados son los televidentes. la telenovela que tenga estas caracteristicas es mejor ni ponerla en la tv y que el director pague el presupuesto y los gastos que malgastó.

    • si hubieron buenas actuacion por ejemplo baby, la alcoholica, la celosa del marido, el papa de marina, el tio de marina, y se toco un tema que pocas veces tocamos la vida de los pescadores con sus problemas, si el amor de javier y marina estuvo pobre pero hoy muchos jovenes son novios extranos y se amam asi,los prejuicios que siguen hoy en dia sobre tood en los pueblos, pudo haber quedado mejor no podemos conformarnos nunca con poco pero yo la segui te principio a fin me gusto, la acepto siempre tratando que la proxima sea buena mas que la anterior porque hoy hay mucho adelanto, mucha computacion para que avancemos y nuestro trabajo sea mejor y con mucha calidad

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu