Privilegio de los cubanos

Privilegio de los cubanos

Los trabajadores en este archipiélago deciden en el desarrollo económico y social del país, y a fin de cumplir esa encomienda, tienen el privilegio de disponer de espacios para analizar cómo hacerlo y, en consonancia, discutir los problemas de todo tipo que obstaculizan ese objetivo.

Uno de esos momentos tiene su expresión por estos días, con el debate del documento Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano. Por tanto, la diana en esas reuniones va más allá de plantear lo que el empleador no ha hecho o le falta para propender y viabilizar la eficiencia en la producción y los servicios; también puede constituir un ámbito inigualable con vistas a examinar el desempeño del ejecutivo sindical y el papel colectivo e individual.

Si tenemos en cuenta esas realidades, siempre serán pocos los eventos de capacitación para dirigentes sindicales en todas las instancias y que sea una constante su preparación, como en el caso de los responsabilizados con atender los asuntos económicos y los laborales y sociales.

Las estadísticas y tendencias reflexionadas por estos últimos aspectos, hace unos días, concretan la prueba de que persisten dificultades en la actividad interna de los ejecutivos sindicales y subsiste el desconocimiento de los trabajadores en temas contenidos en el Código de Trabajo. Entonces, si tampoco el dirigente sindical y el comité de expertos las manejan y no proceden en consecuencia con los hechos, ¿qué se puede esperar?

¿De qué forma interiorizarán los trabajadores que no es posible seguir actuando únicamente cuando sientan el trueno? El escenario laboral en Cuba es diferente desde que comenzó la actualización del modelo económico y con él, la promulgación de decenas de normas jurídicas vinculadas a dicha materia.

Por lo tanto, su estudio no resulta solo competencia de directivos y cuadros sindicales, porque deberes y derechos han de andar juntos y estos hay que precisarlos en los Convenios Colectivos de Trabajo (CCT) y en los Reglamentos internos.

Si el principal instrumento de lucha de los sindicatos a nivel internacional son los CCT, para exigir lo que en Cuba está refrendado en ley, ¿por qué nos damos el lujo de redactarlos y aprobarlos formalmente, al igual que los Reglamentos?

Escuchamos en algunas asambleas donde ya discutieron el documento Bases…, que las reuniones convocadas para analizar el presupuesto y el plan debían tener el mismo calor de las citadas para aprobar el CCT, porque estos tienen que ser el reflejo de todo lo necesario para el buen funcionamiento de cada centro y la consecución de su objeto social.

En otras hubo autocríticas acerca de Órganos de Justicia Laboral (OJL) incompletos, y de las violaciones de procedimientos a ese nivel que implican más demoras en el proceso de investigación y de respuesta al reclamante. Agregamos que numerosos empleadores incumplen la decisión de ese medio de impartición de justicia en la base y de los Tribunales Municipales y los afectados van una y otra vez a apelar a la instancia nacional de la CTC.

En el año 2017, el 57 % de los OJL dio la razón total o en parte al demandante, lo cual denota incorrecta tipificación de las conductas por los aplicantes de la medida, y que esta en muchas ocasiones no se corresponde con los hechos cometidos.

Asimismo, de las 2 mil 145 reclamaciones solo el 37 % se declaró sin lugar, indudable inobservancia de la legislación vigente por las administraciones y violaciones del derecho del trabajador.

Es incuestionable que hace falta generalizar la existencia de un sindicato fuerte, presto siempre a echar la pelea, que posea argumentos propios y conocimientos para escuchar y también aclarar, en evitación de análisis parciales y tendentes a ver siempre el vaso a medio llenar.

Se necesita un dirigente sindical con liderazgo y protagonismo, por eso el documento convoca a pensar y a responder sus interrogantes, porque nuestro papel es afianzar el socialismo, nos comentaba Gisela Duarte Vázquez, miembro del Secretariado Nacional de la CTC.

Ese es el eje central de lo expuesto en el documento Bases…, que persigue generar propuestas para enriquecer los informes a discutir en las sesiones finales del XXI Congreso de la organización, cuya proyección legítima es perfeccionar la labor del movimiento sindical, como parte de una sociedad que, sustentada en su rica historia, lucha todos los días para hacer más valederas sus conquistas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu