Trabajadores

Normación y estudios de organización del trabajo: Claridad en las metas, como pedía el Che

Los estudios de organización del trabajo y la normación están prácticamente perdidos del espectro laboral del país, pero no olvidados. En diversos encuentros sindicales se han retomado ambos asuntos, por la notable influencia que tienen en la producción, la calidad de los servicios, los salarios…

Foto: César A. Rodríguez

La dirección nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) nos instó a abordarlos y, sobre todo, a indagar por qué no se les da la prioridad merecida.

Para tratarlos pedimos colaboración a la esfera de asuntos económicos de esa organización y específicamente a Enrique Cisneros Morris, jefe de su Departamento de Organización del Trabajo y los Salarios y Empleo, quien en una argumentada exposición explicó que:

“la CTC, en función del cumplimiento de sus objetivos, tiene definido un grupo de acciones para contribuir al restablecimiento del principio de distribución socialista De cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo, y especificó que “solo se podrá incrementar el salario cuando se alcancen mayores niveles de productividad”.

Argumentó que “ha sido recurrente en los últimos tiempos el planteamiento de que para lograr una actualización, un cambio real y profundo en la política laboral y salarial del país, es necesario revitalizar la organización del trabajo, la que tiene su influencia además en la motivación de los trabajadores y la disciplina laboral y la tecnológica, la disminución de los accidentes de trabajo y en otros asuntos de máxima importancia.

“Para incrementar la productividad y la eficiencia en los procesos productivos y de prestación de servicios será necesario, entre otros aspectos, la realización de esos estudios en todas las entidades, de manera tal que contribuyan a propiciar los resultados que tanto se necesitan”, indicó.

Sin embargo, señaló, la organización y la normación del trabajo sufrieron la pérdida de muchos especialistas que se prepararon en momentos en que, como ahora, esas actividades se hicieron imprescindibles, no solo con el propósito de utilizar mejor las fuerzas productivas y aprovechar debidamente el tiempo laboral y los recursos empleados en el proceso productivo, sino también para alcanzar más eficiencia y como consecuencia, poder incrementar el salario a los trabajadores.

En fecha tan temprana como febrero de 1964, el Comandante Ernesto Guevara señaló:

“Las normas se han establecido ya en una serie de unidades pilotos. Hace tiempo que anunciamos el plan, y ya el plan ha salido. El plan representa para el Ministerio de Industrias más de mil nuevas fábricas que entrarán en la normación, y aspiramos a que en el curso de este año la mayoría de nuestras fábricas, incluso las pequeñas, vayan normándose”.

¿Por qué desapareció la normación y apenas se hacen estudios de organización del trabajo? ¿Qué implicación tienen en la economía cubana? Algunas respuestas en ese sentido podrá encontrarlas en las páginas  de la separata. Descargue aquí.