Anticiparse a las desventajas

Anticiparse a las desventajas

Establecer de manera efectiva una correspondencia entre el pago que reciben los trabajadores con lo que verdaderamente producen es una de las direcciones de labor que se promueven actualmente en la provincia de Granma.

desventajas
Previo a la elaboración de las normas es indispensable realizar estudios de organización del trabajo. Foto: Juan Carlos Dorado

Tal equilibrio es una de las vías que conducen al desarrollo y a lo cual contribuye, significativamente, la aplicación de los estudios sobre la organización y normación del trabajo.

Así lo reconoce Vladimir Estrada Cedeño, profesor del Instituto Provincial de Estudios Laborales, adscripto a la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, quien considera además, que son medulares porque permiten medir la actividad laboral en un amplio sentido.

“Como están relacionadas con la productividad van a determinar lo que pueda generar el trabajador y eso lleva a una apreciación, casi generalizada, de que solo es útil para fijar el pago salarial. Sin embargo, el procedimiento está diseñado para elevar la eficiencia en las organizaciones.

“Al establecer la normación se pueden balancear procesos y recursos, elaborar las bases de costos, además de programar mejor la producción. Por eso debemos enfatizar en que haya una mejor comprensión al respecto”.

El especialista asegura que, previo a la elaboración de las normas, es indispensable realizar los estudios para determinar los problemas en lo concerniente a la división y organización del encargo, el servicio en el puesto laboral, así como los métodos que realmente perfeccionan y aumentan el nivel de productividad, debido a que aminoran los gastos de tiempo.

Por sus características, la normación del trabajo es la base en el sistema de pago a destajo, una de las dos formas de remuneración por rendimiento establecida en la Resolución 6/2016 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Al respecto refiere el profesor que, según su experiencia, existe falta de conocimiento acerca de las bondades de esta elección.

“En las empresas tienden a establecer el pago por resultados y no a destajo, que cuantifica el salario escala más los adicionales, porque las tasas les resultan muy bajas. Debe tenerse en cuenta, no obstante, lo especificado en la regulación en cuanto a la posibilidad de simultanearse, es decir, que el obrero puede acogerse a ambas formas. Esto depende de los diseños que hagan las administraciones.

“Lo que puede convertirse en una buena experiencia es aún muy bajo su nivel de aplicación. Existen sectores fundamentales, sobre todo el primario, como la agricultura, donde se debe hacer más énfasis en estos sistemas de pago y, por tanto, en las normas que permiten elevar los niveles físicos de producción”.

Una preocupación para los entendidos en el tema, como Estrada Cedeño, es la relación que en ese sentido se establece entre el trabajador, la empresa y la sociedad.

“Las tres partes tienen que quedar favorecidas. Sin embargo, generalmente tienen beneficios las dos primeras. Cuando se paga por resultados, como depende de la situación económicofinanciera de la empresa y el cumplimiento de sus indicadores directivos, a veces se forman salarios que están en correspondencia con variaciones de precios y ahorro de gastos, señala.

“Con el sistema a destajo sí se logra una coherencia porque mide el gasto real y vincula de manera exacta lo que hace la persona con el dinero que recibe, por lo que se puede estimular más la producción si se maneja correctamente”.

Incrementar la productividad del trabajo, afirma el especialista, depende de utilizar mejor el capital humano, lo cual permite también que exista correspondencia entre lo que se genera y los recursos que se invierten.

“Hoy la demanda está por encima de la oferta y puede alcanzar un nivel que se sustentará menos el respaldo productivo y de los servicios. Si logramos a través de la normación medir eficientemente esos datos vivos, se podrá contar con más rendimiento y habrá economía real”, apunta finalmente.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu