Por mercados agropecuarios: De todo como en botica

Por mercados agropecuarios: De todo como en botica

El titular del reportaje podría parecer un eufemismo. Pero no lo es. Cuando la oferta está por debajo de la demanda afloran dificultades y contradicciones, es obvio; más para mí queda claro que la desidia, el casi desaparecido enfrentamiento, el dejar hacer, el descontrol y quizás también la falta de un racional tope a los precios, entre otros, son elementos que conspiran contra el buen comportamiento de la comercialización minorista de productos agropecuarios.

Con tales ruidos, más allá de la forma de gestión que se emplee, en la compra- venta de productos agropecuarios habitualmente sale a relucir alguno, o algunos de los asuntos que siempre irritan a la población: violaciones de precios y en el peso, dependientes sin la debida autorización —los llamados “por la izquierda”— unidades sin permiso para esa actividad comercial, maltrato y otros.

¿Por qué un mercado agropecuario hoy con sus tarimas vacías, sin abarrote de mango, calabaza, frutabomba, boniato, maíz u otro de los productos con buena cosecha? Así las encontramos en varios de los centros visitados en reciente recorrido por unidades de este tipo en La Habana, justo en los municipios del Cerro y Diez de Octubre. No nos llamemos a engaño, tal dicotomía es frecuente, tanto que lo absurdo puede parecer lógico.

Sin duda, lo visto vino a reiterar algo que no es nuevo: demasiados puntos oscuros en una actividad de la mayor importancia como lo es la alimentación de la población.

En Palatino y San Carlos

En Palatino y Agua la CCS Roberto Negrín comercializa productos de su minindustria, pero el vendedor no tiene en su poder la documentación necesaria. Además varios precios no están a la vista de los compradores

Allí labora la Cooperativa No Agropecuaria (CNA) Proyecto Futuro, y a decir verdad, fue de los pocos lugares en que apreciamos disciplina, tarimas bien surtidas y un trabajo evidentemente responsable en lo que a precios y organización se refiere.

Pero no todo es perfecto. Un detalle significativo observamos en este mercado, y también en el resto: la actual Resolución 1096, que norma un grupo de precios máximos minoristas para este tipo de unidades no recoge algunos productos de alta significación para los consumidores y que creemos que también debían estar.

Nos referimos a la zanahoria, remolacha, limón, ají. Todos se venden hoy por mazos, o vasos y a 10 pesos cada uno. “Esto es una violación; hay que vender por libras, pues el mazo no es una unidad de medida”, dijo Nancy Wilson, subdirectora comercial de la Empresa Provincial de Mercados Agropecuarios a Gustavo Delgado, presidente de la citada CNA.

La opinión más generalizada es que esos productos deberían tener un precio topado. “Muy bien el tope de precios en aquellos productos, pero en estos nos tumban”, aseguran compradores.

En Palatino y Agua, al lado del conocido como antiguo paradero del Cerro, la situación era realmente alarmante. El administrador no se encontraba en la unidad. Solo tres o cuatro productos en venta y ninguno con el precio a la vista de los clientes. Más tarde supimos que ese mismo día se nombró una nueva dirección para este Mercado Agropecuario Estatal (MAE).

En un pequeño mostrador la Cooperativa de Créditos y Servicios Roberto Negrín comercializaba productos de su minindustria. El dependiente Diógenes Terrero Ramírez no poseía la documentación reglamentaria para la venta. Varios precios no estaban a la vista del comprador. Violaciones por doquier.

Más allá el punto de venta enclavado en Vento y O’Farril, de la propia Empresa de Mercados Agropecuarios de La Habana. Bien surtido, organizado, con sus trabajadores beneficiando algunos productos destinados a la venta. Pero no tenían Autorizo Comercial. “Ese documento está en trámite, indicó Rolando Espinosa Díaz, el administrador. Nos dijeron que la gestión tardaba 1 o 2 meses”.

En el punto de venta en San Miguel y Vento ningún producto exhibía sus precios a la vista de los compradores. Además, ningún vendedor portaba su carné de trabajador por cuenta propia. ¿Serán los que laboran por la izquierda con la consiguiente violación del fisco?

Sin duda, las mayores infracciones las encontramos en San Miguel y Vento, otro punto de venta de la Empresa Provincial de Mercados. El administrador, ausente. La pizarra muy lejos del mostrador, tanto que no se podían leer los precios; ninguno de los productos en tarima los tenía a la vista. Allí las unidades de medida son el mazo, el vaso, la unidad. El vendedor es quien indica el precio. Otra violación: ninguno de los vendedores portaba el carné que lo acreditaba como cuentapropista. ¿Serían trabajadores ilegales, de esos que posibilitan la violación del fisco? El Autorizo Comercial también brillaba por su ausencia, a pesar de que, por cierto, debería estar expuesto en lugar visible.

CNA San Bernardino totalmente desabastecida

Poca oferta en la unidad 534, en Naranjito, arrendada a la CCS Julio Trigo, pero bien con los precios. No tenían oficializado su Contrato Comercial. “Está hecho, pero pendiente de firma”, nos refirió Reinaldo Agüero, su administrador.

En General Lee y Goicuría ninguno de los productos tenía precio a la vista de los consumidores. Además, el precio que decían los vendedores era muy superior al establecido. ¿Robo o estafa?

También en Diez de Octubre, en General Lee y Goicuría, visitamos un punto de venta vinculado a la CCS Camilo Torres, de Madruga. Las violaciones pululan: no estaban ni el administrador ni su “segundo”; vendedores sin la llamada Declaración Jurada y el contrato sin fecha de vencimiento; ningún producto con precios visibles y su venta por lo que anunciaban los tarimeros. Aunque tienen que vender según la Resolución 1096, comercializaban a precios adulterados: 5 pesos la libra de guayaba y de piña; la calabaza y la frutabomba a 3 pesos la libra y el plátano burro a 10 pesos la mano.

La CNA San Bernardino labora en la calle de igual nombre y Serrano, en Santos Suárez. Estaba totalmente desabastecida. Su administrador-representante no estaba en el mercado.

En la esquina de San Bernardino y San Indalecio está la unidad 223, La Oportunidad, arrendada a la CCS Álvaro Reinoso, de Alquízar. Muchas violaciones: ningún producto con su cartel de precios; la malanga a 7 pesos la libra, el mango a 3 pesos la unidad, el pepino a 5 pesos la libra, precios que están por encima de lo establecido. La administradora, Jennifer Rodríguez, no portaba su carné.

Epílogo

Hasta ahora no he mencionado el concepto más popular del momento, pero no fue un olvido. Como cada una de las infracciones constituyen violaciones de lo que debiera llamarse Protección al Consumidor, ahora lo expreso: en la gran mayoría de los mercados agropecuarios no existe la citada protección. ¿Alguien lo duda?


Medidas dictadas

La Empresa de Mercados Agropecuarios de La Habana determinó las siguientes medidas:

1.-Mercado Agropecuario Estatal de Palatino y Agua. El mismo día de nuestra visita se nombró nueva administración en ese MAE. En la tarde esa unidad fue reabastecida con productos frescos.

2.-Punto de venta de San Miguel y Vento. Cerrado.

3.-Punto de venta de General Lee y Goicuría. La unidad deja de estar arrendada a la CCS Camilo Torres. Pasa a mercado agropecuario estatal y podrá ser atendida posteriormente por otra CCS que pueda cumplir con el encargo estatal estipulado.

4.-CNA San Bernardino y Serrano. Se decide analizar con los socios la elección de un nuevo presidente de la CNA. De no ser posible deberán entregar la unidad a la Empresa Provincial para determinar su futuro.

5.-Unidad 223, La Oportunidad, en San Bernardino y San Indalecio, Santos Suárez, Diez de Octubre. Deja de ser atendida por la CCS Álvaro Reinoso y pasa a ser un Mercado Agropecuario Estatal. Podría pasar posteriormente a ser arrendada por otra cooperativa.

26 comentarios en Por mercados agropecuarios: De todo como en botica

  1. Me satisface que se realice estas acciones de control a los establecimientos estatales y no estatales que venden a la población.

    Sugiero que lo mismo que se realizó en la Habana, donde se detectaron un sin numero de deficiencias, lo realicen en todas las provincias del país; porque definitivamente los trabajadores que dependemos de un salario somos los perjudicados.

  2. No soy de los que estoy a favor de sacar en la prensa los responsables de la falta de abastecimiento, violaciones de precios, étc, no me alegro del mal ajeno, pero no me gusta tampoco ver las mismas caras, cuando por irresponsabilidades, acomodamiento y ¿¿¿¿¿ ????? vemos desabastecido las placitas, puntos de ventas, étc, cuando por otro lado se pudren las mercancías, llegan en mal estado o simplemente no llegan, simplemente estas personas no tienen conciencia, no pueden mantenerse en más ningún cargo, deben crear su conciencia a partir de crear por sí mismo el producto y saber cuánto cuesta producirlo, para que otro irresponsable lo haga botar.

  3. En el MAI “EL Miquito” de Guanabacoa, todo está bajo control de un gordo, gordo, administrador, comentaba un dependiente un día cuando recién habían inaugurado la Plaza de Guanabacoa que el no necesitaba trabajar allí, que seguramente ellos no se buscaban lo que él se buscaba a diario allí. Saquen ustedes sus propias conclusiones. Un día quise comprar frijoles colorados y gracias que lo eché en un nylon transparente la mitad era de basura, se lo devolví y cuando quise ir a la tarima de enfrente le hizo señas a la dependienta para que me dijera que ahí se había acabado.
    El pueblo nunca va a perder la esperanza de que las cosas se arreglen, pero supongo que mi opinión es la de muchos, va a ser muy difícil, porque el hábito de robarle al pueblo está enraizado en muchas personas del propio pueblo desde los años 90, que lo justifican por los bajos salarios y aunque esto es cierto, conozco lugares donde los salarios no son bajos e igual roban porque ya hay que comprar en las tiendas zapatos caros y ropa cara para el que roba, la mujer, los hijos, la querida, hacerse una casa cara, tener aunque sea un almendrón, etc.etc. etc.

  4. Continúen las visitas y lleguen a la Plaza de Guanabacoa plagada de bandidos autorizados y no autorizados, al mercado de Taca en la calle Santa María donde todas las tardes a eso de las 4:00 pm. al Administrador cada dependiente le entrega su parte de lo robado a todos los que vamos allí, un hombre de unos 40 años que cada vez la barriga le crece más. Pero por favor a donde vayan lleguen si avisar, esa es la clave de poder ver algo, sin avisar, si alguien conoce que van a ir le avisarán y siempre cogerán algo mal hecho pero no todo lo mal hecho.

  5. En realidad lo que voy a plantear no tiene nada que ver con el articulo publicado, que se refiere a los Mercados ¨de oferta y demanda¨, sino a una mercancia que se oferta controlada por la libreta, que es la papa. Yo quisiera preguntar ¿Que ha pasado con la distribucion de esta mercancia tan valorada por la poblacion? Aqui en el Rpto Mañana en Guanabacoa han pasado casi dos meses que no se distribuye este tuberculo y pregunto ¿Acaso se esta exportando? Porque segun los trabajos periodisticos realizados a principios de año se planteaba que habia sido una buena cosecha, que se pretendia distribuir a razon de 10 Libras por persona, etc. En este barrio la ultima racion de papa se distribuyó en abril y de alla para aca, nada mas y no se si esto esta pasando en algun otro lugar en La Habana. Ademas, no ha habido ninguna noticia en los periodicos, ni en el noticiero, ni en Canal Habana. Perdonenme por tratar este punto en este aarticulo, que tambien es muy importante para la alimentacion del pueblo, pero no se donde dirigirme. A lo mejor Uds saben algo de este asunto. Saludos,

    Rogelio Sirvent Morales

  6. No se si estoy equivocado, pero si yo fuera un directivo o funcionario de la Empresa que debe garantizar el correcto funcionamiento de estos establecimientos, y tuviera que esperar que fueran los medios de prensa, para enterarme de lo que esta pasando, para luego adoptar medidas, primero, me diera pena,pero ya que no fui capaz de detectar esos problemas, antes de informar las medidas adoptadas con las unidades, diría que medidas se adoptaron con los que tenian la obligación de garantizar el correcto funcionamiento de estas y no lo hicieron, empezando por mi… es que no les da verguenza, el mismo discurso y las cosas siguen igual… o peor.

  7. Porque hay que esperar que pase la prensa.¿donde están los directivos de organismos? que en su mayoría cuentan con trasporte y combustible “para la actividad”y que decir del cuerpo de inspectores.Los consumidores seguimos sin proteccion

  8. Apoyo a todos los que están colaborando en esas inspecciones que están realizando es así como debemos de acabar con todos aquellos que se quieren enriquecer a costillas del pueblo. Continúen falta mucho trabajo por hacer para exterminar el soborno, la estafa, el bloqueo y el burocratismo que tenemos dentro de nuestro país el cual nosotros mismos colaboramos en ello permitiéndoles el desorden. Sigan tomando las medidas necesarias con todos aquellos que violan los Derechos del Consumidor, los derechos del pueblo trabajador. Es la hora de demostrar que seguimos en pie de lucha dentro y fuera de Cuba que Fidel sigue guiando nuestra Revolución

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu