Descifrar los caminos del arte cubano

Descifrar los caminos del arte cubano

Elaine Caballero Sabugueiro e Ivania Williams, estudiante de Periodismo

Desde el concierto inaugural, en el teatro Mella, hasta las presentaciones del último día, el 9.o Festival de las Artes, organizado por la Universidad de las Artes, atrapó a gran cantidad de espectadores, en su mayoría jóvenes, con propuestas diferentes, como las exposiciones Nadie duerme y Lic, en medio de la vida cultural de La Habana.

La cabalgata del monstruo, unipersonal de Marcel Méndez Fariñas. Foto: Heriberto González Brito

Tuvo el encuentro varios aciertos, entre los que se destacan el hecho de acercar a distintas generaciones a la producción de los alumnos de esta casa de altos estudios, además de abarcar, como evento, las diversas manifestaciones del arte, dígase el teatro, la pintura, el performance, el audiovisual, la música y la danza, la cual pudo apreciarse en menor medida y debería tener mayor presencia en ediciones venideras. Constituyó también un espacio para el intercambio de ideas, con fructíferos paneles en el Pabellón Cuba sobre el ejercicio de la crítica, ese que tanto se echa en falta en la prensa de hoy.

En este sentido sobresalieron los debates en torno a los requisitos indispensables de cualquier espectáculo, seguidos de la necesidad de incluir en la especialidad de Musicología una asignatura de géneros periodísticos, y las dinámicas de las revistas cubanas culturales, en especial de La Jiribilla; asuntos que generaron valiosos conocimientos para los futuros profesionales.

Asimismo el programa de extensión comunitaria en el Centro Cultural La Plaza de 31 y 2, ubicada en la localidad de La Timba, resultó uno de los mayores logros de la cita. Allí se realizaron talleres infantiles de pintura mural, origamis y apreciación musical; interesante iniciativa para sembrar la semilla de la creación en la esperanza del mundo.

El proyecto expositivo de animación Story Board, en el que participaron los artífices Amanda Echevarría, Nora Ochoa, Adrián del Pino, Luis A. Gonzáles, Josué García, José A. Fumero, Félix Peña y Marlon Riverón significó un espacio para darle riendas sueltas a la imaginación fuera de las aulas y los acostumbrados circuitos, donde se exhiben propuestas similares. Los autores, con un marcado humorismo en sus piezas, entregaron una visión refrescante y única de disímiles fenómenos sociales.

Entre las numerosas funciones de teatro, La cabalgata del monstruo, unipersonal de Marcel Méndez Fariñas, versión de La vida es sueño, del poeta y dramaturgo español Pedro Calderón de La Barca, conquistó al público de la pequeña sala Osvaldo Dragún, perteneciente al Complejo Cultural Raquel Revuelta. Otra vez el libre albedrío frente a la predestinación, el poder y el delirio de un hombre lleno de dudas, conquistan corazones en la voz de un solo actor, quien se desdobla e interpreta con maestría a varios personajes. En aproximadamente una hora se transitan por varios momentos cumbres de la obra, matizada por fuertes contrastes de luces y sombras, que tiene su fin en una de las poderosas lecciones de este clásico: “¿Qué es la vida? Un frenesí. (…) Una ilusión, una sombra, una ficción”.

Vale resaltar la impronta de los jóvenes músicos en las múltiples salas de la capital, donde fue posible comprobar —al igual que en todas las acciones— los fructíferos senderos del arte nacional.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu