Circo en Revolución

Circo en Revolución

El circo cubano celebró a principios de este mes los 50 años de su institucionalización. Es, sin duda, la más democrática de las artes escénicas.

circo

Cientos de miles (pudiéramos decir millones) de personas han disfrutado de espectáculos a lo largo y ancho del país durante estas décadas. El circo está ligado a una tradición de siglos, sustentada en una demanda natural de los seres humanos: el espectáculo insólito.

Buena parte de los prejuicios que todavía se asocian al arte circense provienen del empeño de satisfacer esa demanda: divertir a toda costa, sacrificando sin muchos miramientos valores éticos y estéticos.

El espectáculo como puro negocio. El espectáculo, incluso, como manifestación inhumana y degradante. Desde los albores de las sociedades, las élites de poder llevaron al extremo aquel adagio de que el pueblo solo necesitaba pan y circo.

(Y el pan fue casi siempre escaso, y el “circo” llegó a ser atroz y desalmado).

Pero eso es historia antigua. El circo moderno, el circo contemporáneo (al menos en sus expresiones más dignas) se ha consolidado como arte raigal y contundente, arte de confluencias. Y sus potencialidades (como las de todas las artes) siempre parecen infinitas.

El circo en años de Revolución bebió del legado de las grandes familias de artistas que recorrían el país durante las primeras seis décadas del pasado siglo, de las compañías grandes y de las compañías pequeñas que visitaban ciudades, pueblos, bateyes azucareros…

Y al mismo tiempo, renovó el basamento técnico y conceptual de la práctica circense. En ese sentido fue vital la creación de la Escuela Nacional de Circo, referente en toda la región.

La calidad de los artistas cubanos ha sido reconocida en el mundo entero. De hecho, muchos de los formados en nuestro sistema de la enseñanza artística integran las más importantes compañías de Europa y América del Norte.

El circo cubano de ahora mismo no quiere (no tendría que) regodearse en fórmulas de antaño: apuesta por la innovación. Pero decirlo es fácil: concretarlo implica el concurso interesado de todo un movimiento artístico. Porque el circo no es solo acrobacia (aunque la acrobacia le es consustancial), puede ser también propuesta múltiple e integradora, de altísimo vuelo estético.

Y eso no significa que haya que romper con la sacrosanta tradición.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu