Los mil y un caminos de la rumba

Los mil y un caminos de la rumba

La ruta de la rumba comienza en Cuba, no faltara más. Habría que rastrear los orígenes entre los negros esclavos o libertos, que asumieron la música y la danza como expresiones de resistencia y reafirmación. Pero la rumba, se sabe, es un “organismo” pujante, en permanente renovación. Sus ramificaciones son múltiples y riquísimas, su diálogo con otras manifestaciones es permanente y deviene mestizaje y “contaminación” que no atentan contra las esencias de un arte de marcadas honduras populares.

rumba
Roma y París acogieron las actividades del V Fórum Internacional Timbalaye, que contó con la presencia del poeta y etnólogo Miguel Barnet. Foto: Del autor

De eso se habló en Roma y Génova, Italia; y en París, Francia, durante las sesiones teóricas del V Fórum Internacional Timbalaye, que contó con la presencia de un intelectual que ha dedicado buena parte de su vida a la promoción y el estudio de las confluencias que forman el ajiaco maravilloso de la cultura cubana: Miguel Barnet.

Discípulo del gran Fernando Ortiz (el más reconocido de los antropólogos cubanos), Barnet ofreció varias conferencias, en las que abordó hitos del devenir de la rumba, uno de los pilares de la identidad del cubano. Junto a él, el periodista Pedro de la Hoz abordó aristas no siempre explicitadas de este complejo cultural, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Precisamente en la sede de esa entidad multilateral, en París, tuvo lugar el pasado martes una sesión dedicada a la rumba y al punto cubano, dos expresiones incluidas en la lista del Patrimonio Inmaterial por un comité de expertos internacionales.

“La rumba es inteligente, en la rumba cabe todo, es la voz de los que no tuvieron voz, muestra de la creatividad de un pueblo que se ha valido de ella para enfrentar sus contingencias”, dijo Barnet.

Timbalaye, un grupo promotor cultural radicado en Roma, es impulsor de distintas iniciativas para “abrirle” camino a la rumba. “Aunque la rumba se abre camino ella misma”, afirma su presidente, el bailarín y coreógrafo Ulises Mora. En el verano organizan junto a otras instituciones cubanas una ruta que llega a diferentes ciudades del país, que implica a los artistas de las comunidades, a los cultores naturales de esa expresión.

La profesora Irma Castillo, vicepresidenta de Timbalaye, está convencida de que el pueblo no dejará morir la rumba.

“Pero su fuerza es tal que puede conmover más allá de nuestras fronteras. Por eso la rumba tiene tantos caminos”.

Un comentario en Los mil y un caminos de la rumba

  1. Se le agradeceria al Sr.Yuris Nórido, que estuvo presente en estos eventos en Europa de que esas palabras expresadas en Genova y Paris, se publicaran en la prensa ( por ejemplo en La Jiribilla ).

    Espero que estos caminos de reconocimientos internacionales pautados tanto por EL PUNTO CUBANO y LA RUMBA, proporciones luces de buen entendimiento para que EL SON, como genero fundador de la musica cubana, reciba similares lauros otorgado por la UNESCO.

    Un saludo fraterno

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu