Trabajadores

Precauciones ante intensas lluvias

Las intensas lluvias en nuestro país hace unos días, producidas por la tormenta subtropical Alberto, nos mantuvieron precavidos y alertas, específicamente a los habitantes de la región central, donde fueron afectados cultivos, puentes y carreteras, centros educacionales, de salud, y la electricidad a más de 58 mil consumidores.

Hubo lugares donde en solo 48 horas cayeron las precipitaciones correspondientes a las establecidas históricamente para todo el mes de mayo. Sin embargo, el período lluvioso en Cuba recién comienza, y lo hace con casi la totalidad de las presas llenas. Inés María Chapman, vicepresidenta del Consejo de Estado y presidenta del Instituto de Recursos Hidráulicos, enfatizó que “este es un reto para el cual hay que prepararse bien”.

Tomando en consideración lo ocurrido, y lo que posiblemente pueda suceder en la temporada ciclónica, resulta imprescindible que la población conozca las enfermedades transmisibles que aparecen como consecuencias de las intensas lluvias.

Francisco Durán enfatiza que durante los períodos de lluvia aumentan las enfermedades diarreicas agudas. Foto: Del autor

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, MINSAP, precisó a Trabajadores que durante estos períodos aumentan las enfermedades diarreicas agudas, “porque el agua se contamina, se pone turbia, arrastra con las lluvias microrganismos y partículas que incrementan los cuadros diarreicos”.

Añadió que las inundaciones de los días pasados propician la presencia de la leptospirosis, que llega a través de la orina de los roedores a las aguas y los alimentos que consumimos.

“La leptospira puede penetrar por las heridas y lesiones en la piel”, y por eso, Durán exhortó a que las personas no caminen descalzas, y a que los trabajadores agrícolas y pecuarios utilicen correctamente botas donde hay presencia de esos animales.

También por las heces fecales se transmite la hepatitis y la fiebre tifoidea, esta última, según el especialista, tiene muy baja incidencia en nuestro país; pero ambas son muy susceptibles en períodos lluviosos, y podemos adquirirlas por la contaminación de las aguas y los alimentos que ingerimos.

Se ha hecho muy común que las personas saquen sus mascotas a defecar en las afueras de sus casas o apartamentos. Los deshechos de estos animales, algunas veces infestados, son perseguidos por las moscas que atraen diversas enfermedades.

El doctor Durán hizo un llamado a mantener la higiene en sitios aglomerados como son los albergues, donde se evacúa a la población, para evitar la proliferación de la pediculosis y escabiosis. Todavía debemos ganar en educación higiénica, fundamentalmente en las ciudades, donde no siempre la gente es disciplinada, aun cuando poseen los tanques para depositar las basuras y escombros.

Algunos consejos

Hay acciones que tenemos que priorizar ante situaciones de intensas lluvias, como son el saneamiento ambiental y la recogida de desechos que favorecen la vida de los microrganismos.

Mientras haya problemas de saneamiento habrán criaderos en el medio ambiente propicios para la proliferación de mosquitos. “Y esto beneficia el aumento de dengue y zika, que hemos tenido en algunas provincias del país, y que se pueden incrementar por el aumento de los vectores”.

El Director Nacional de Epidemiología del MINSAP resaltó que es imprescindible el suministro de agua con calidad a la población, y que esta obtenga el hipoclorito de sodio que hay en las farmacias del país y en las bodegas para quienes viven en zonas rurales. “El agua puede ser hervida pero si después se manipula se contamina. Lo que garantiza que no prevalezcan los microrganismos es el hipoclorito”.

Esta etapa de lluvias favorece el incremento de moscas en el ambiente. Por tanto, “es importante la adecuada conservación, cocción y expendio de los alimentos. Si no se conservan bien se producen brotes de diarreas, como hemos tenido, sobre todo por venta de dulces con cremas en el interior”.

En muchos centros de trabajo se hacen grandes cantidades de comidas, y es por eso que las labores en la cocina comienzan desde la madrugada, y algunos alimentos están listos desde esas horas. Al respecto, Francisco Durán acotó que si la comida no tiene la adecuada conservación puede estar contaminada y afectar la salud de quienes la consuman.

Durante la conversación el doctor Durán enfatizó que en varios centros de trabajo hay problemas de saneamiento, que traen consigo la acumulación de aguas en los alrededores y con esta, los criaderos de mosquitos, moscas y roedores.

“Hay que tener muy en cuenta las zonas donde existen murciélagos porque son un reservorio de la rabia”. Enfatizó la necesidad de que las personas vacunen a sus perros y dijo que la mangosta, conocida por muchos como hurón, transmite también la rabia, y una mordedura de esta puede ser muy peligrosa.

El personal de Control Sanitario Internacional, perteneciente al MINSAP, aplica medidas a nivel de fronteras: puerto, aeropuerto, marina, a personas que vienen de otros países. Con estas previsiones se evita el traspaso de enfermedades riesgosas para los cubanos.

“Por ejemplo, en Haití se mantiene la transmisión del cólera, y a los pasajeros que vienen desde esa nación se les realiza una quimioprofilaxis, consistente en tres tabletas, para disminuir el riesgo de una infestación”.

Otra medida se aplica a los pasajeros que van o vienen de Brasil. “En ese país hay un brote de fiebre amarilla que ha llegado a lugares tan importantes como Río de Janeiro y Sao Paulo. Por lo cual exigimos que todo cubano que vaya para esos lugares tenga puesta la vacuna contra la fiebre amarilla”, y se procede de igual modo con los viajeros que vengan desde allá, sean brasileños o de otra nación.

“Nosotros no tenemos fiebre amarilla desde 1909, pero sí está el Aedes aegypti que es el vector transmisor”, por eso el estricto control sanitario, que se establese en cada región del mundo.

El país implementa medidas correspondientes para cuidar la salud de la población, y es nuestro deber asumir posiciones que preserven la estabilidad personal.

En las casas resulta preciso estar al tanto del estado de conservación de alimentos de alto riesgo como los pescados, los mariscos, los dulces con cremas, las carnes con salsa, que se preparan por la mañana y que con frecuencia comemos por las noches.

En estos días de intensas lluvias es muy importante el buen lavado de los vegetales y las frutas que se ingieren crudas, para evitar la contaminación y los brotes diarreicos que explicamos al inicio de este trabajo.

Trabajadores continuará la publicación de textos sobre las medidas preventivas que los cubanos debemos asumir para contrarrestar enfermedades transmisibles, pues recuerde que muchas veces la propagación de estas depende de nuestra conducta.

Hay acciones que tenemos que priorizar ante situaciones de intensas lluvias, como son el saneamiento ambiental y la recogida de desechos que favorecen la vida de los microrganismos. Foto: Agustín Borrego