Artes de Cuba en el Centro Kennedy: Las artes plásticas llaman la atención

Artes de Cuba en el Centro Kennedy: Las artes plásticas llaman la atención

Como era de esperar, la representación de las artes plásticas en el encuentro Artes de Cuba: De la Isla para el Mundo, organizado por el conocido Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, en Washington, ha llamado la atención del público y de la crítica que ha disfrutado de las obras de los maestros Roberto Fabelo, Manuel Mendive, Esterio Segura, Roberto Diago y Reynerio Tamayo.

Los discursos de las piezas de Fabelo giran en torno a la alimentación del hombre, la ecología
y la memoria. Fotos: Kennedy Center

Fabelo, Premio Nacional de Artes Plásticas 2004, ha alcanzado planos de reconocimiento a escala mundial con sus dibujos y esculturas que sostienen sus tesis sobre estudios relacionados con las multitudes, entre las que extrae esencias de sus existencias. Con ellas entreteje los escenarios de las narraciones tridimensionales, como las que impactan en la Sala de las Naciones del Kennedy Center, institución que le solicitó presentar sus antológicas piezas Mundos, Torres, Cafe dral y Ronda infinita, cuyos discursos giran en torno a la alimentación del hombre, la ecología y la memoria.

Manuel Mendive expone algunos de sus trabajos inspirados en las raíces afrocubanas.

En ese mismo espacio Manuel Mendive, también Premio Nacional de Artes Plásticas 2001, expone algunos de sus trabajos inspirados en las raíces afrocubanas, los que bajo el título de La Naturaleza, El Espíritu y El Hombre, están conformados por varias obras que resumen los vínculos poéticos y espirituales entre las culturas traídas a Cuba por los esclavos africanos y la vida insular contemporánea. Igualmente sorprendente fue su performance presentado en el teatro Eisenhower del Kennedy Center, donde se hizo acompañar, además de los bailarines, por los músicos cubanos Yosvany Terry, saxofonista y compositor; y el pianista Adonis González, todos radicados en Estados Unidos. Fue un espectáculo calificado por los organizadores del festival como “único en la vida”.

Una sugerente pieza de Esterio Segura moviliza
las neuronas de los espectadores: Híbrido de un Chrysler, automóvil con alas.

Una sugerente pieza de Esterio Segura moviliza las neuronas de los espectadores: Híbrido de un Chrysler, automóvil con alas, inspirada en la fantasiosa acción de volar, con sugerentes presupuestos psicológicos, simbólicos y metafóricos, estrechamente vinculados con la física y la evolución del hombre, en una alegoría relacionada con el inimaginable ingenio de los cubanos.

Los curadores de Artes de Cuba…, igualmente seleccionaron para la muestra la instalación del joven artífice Roberto Diago titulada Historia Permanente, reproducción de una ciudadela (incluye videos y sonidos), ubicada en un enorme hall del recinto donde ocupa 15×8 metros, realizada con materiales rústicos y reciclados extraídos del mismo entorno donde vive en la barriada capitalina de Marianao.

En el programa de este suceso cultural sin precedentes en Estados Unidos también fue presentada la pieza Cuban sluggers, de Reynerio Tamayo, quien con su particular estilo teoriza sobre la pasión de los cubanos por el béisbol; suerte de razonamiento que, desde cimientos basados en la historia y la cultura nacional, sostiene su tesis sobre las cuerdas de un pensamiento crítico, conceptual y analítico, con matices humorísticos e irónicos.

Todos estos creadores emergieron de diferentes escuelas de la enseñanza artística del país. Sus trabajos son expuestos junto a los de los reconocidos pintores de descendencia cubana que viven en Estados Unidos, Emilio Pérez (radicado en Nueva York) y José Parlá (nacido y residente en Miami), cuyas propuestas iconográficas —presentes en la última Bienal de La Habana— se caracterizan por su identificación con nuestras raíces e idiosincrasia.

A pesar de las limitaciones impuestas por el Gobierno norteamericano para obstaculizar este encuentro, sobre todo en las gestiones de visado debido a la medida de reducción del personal diplomático en La Habana, Artes de Cuba: De la Isla para el Mundo, ya en su recta final, ha superado todas las expectativas y constituye un gran golpe de la vanguardia artística cubana a los designios del imperio por desestabilizar a nuestra Revolución y ocultar sus logros en todas las esferas del arte y la cultura.

El trascendental evento asimismo brinda “la posibilidad de continuar incrementando los intercambios y los lazos culturales entre los artistas y pueblos de Cuba y Estados Unidos”, como se expresa en la resolución del Consejo de la capital estadounidense para reconocer y honrar este festival que concluirá con siete actuaciones del Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de Alicia Alonso, y en las que presentará dos de las obras emblemáticas de su repertorio: Giselle y Don Quijote, del 29 de mayo al 3 de junio, en la Opera House, el principal espacio escénico del Kennedy Center, donde hace 40 años debutó la compañía.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu