Extranjeros en tierra de Palestina

Extranjeros en tierra de Palestina

La partición de Palestina es contraria al derecho y a la justicia”, dijo el delegado permanente de Cuba ante la Onu en 1947 cuando votó contra la partición de Palestina y entre los argumentos explicó por qué los hebreos son “extranjeros en tierra de Palestina”

 

Foto: Reuters

Imágenes de horror han publicado los medios por estos días acerca de las decenas de muertos y los miles de heridos que ha dejado la conmemoración del día de Al-Nakba —catástrofe o desastre, según traducción del árabe al español—, el cual se ha convertido en un símbolo del martirio cotidiano al que, desde hace 70 años, se ha sometido al pueblo palestino frente a la mirada inerme de la comunidad internacional. Luego  de siete semanas de marchas, 114 personas han perdido la vida y más de 10 mil han resultado heridas. Pero esa matanza comenzó desde mucho antes.

El 14 de mayo de 1948 el territorio de Palestina quedó dividido en dos partes. El 54 % pasó a manos de la Agencia Nacional Judía para fundar un Estado que no existía (Israel); y solo el 46 % correspondió a los pueblos que originalmente habitaban ese espacio de ricos recursos naturales e indudable valor geoestratégico.

El proceder para la ocupación debió ser pacífico, pero al amanecer del 15 de mayo los sionistas asaltaron ciudades, fusilaron a los más jóvenes, envenenaron las aguas de fuentes y pozos, quemaron las reservas de alimentos, las cosechas, demolieron casas y  pueblos enteros. Vaciaron 53 ciudades y lanzaron a más de 70 mil palestinos a un peregrinar que aún no termina.

Adentrarse en tal historia permite entender la crueldad actual, pues las bases de aquel nacimiento se encuentran en una alianza de finales del siglo XIX entre el colonialismo inglés y el sionismo, así como en la complicidad de la comunidad internacional a través de la Liga de las Naciones creada luego de la Segunda Guerra Mundial y que ha llegado a nuestros días como Organización de Naciones Unidas.

En el caso palestino, como en otros, los poderosos pactaron apropiarse de un territorio que no les pertenecía y apelaron a procederes abusivos que antes experimentaron durante el feudalismo (vale solo recordar el vergonzoso “derecho de pernada” que aplicaban en sus predios) y el colonialismo. En este último caso me vienen a la mente los Reyes Católicos que, a sangre y fuego,  impusieron en América y parte de Europa una fe religiosa ajena a la de sus pueblos originarios.

Pero para mediados del siglo XX se suponía que la humanidad había superado tales horrores. No obstante, solo 13 países votaron en contra de la Resolución no. 181 de la Organización de las Naciones Unidas, que en el año 1947 estableció la partición de Palestina. Cuba fue uno de ellos y desde entonces la Mayor de las Antillas ha sido una fiel aliada a la causa del pueblo árabe.

En 1947 el Delegado Permanente de Cuba ante la Asamblea General de la ONU era el Foctor en Filosofía, Letras y Derecho Civil Ernesto Dihigo y López Trigo (La Habana, 1896-Miami, 1991), quien junto a otros intelectuales cubanos había participado en el nacimiento del multilateralismo en el mundo.

Dihigo argumentó la postura cubana. Su discurso tuvo como sustento el conocimiento de la ley, la ética y los principios de justicia que aún son afines a la política exterior del país. Con voz alta y clara explicó, con firmeza, por qué la propuesta irrespetaba incluso la propia Carta de las Naciones Unidas.

Por su vigencia Trabajadores comparte hoy aquel discurso del 19 de noviembre de 1947, durante la segunda Asamblea General de la ONU. La cita la tomamos de un artículo publicado en el 2014 por el ya fallecido politólogo, escritor y diplomático cubano Ernesto Gómez Abascal.

Discurso de Ernesto Dihigo y López Trigo el 19 de noviembre de 1947 para explicar ante la Naciones Unidas el voto de Cuba contra la división de Palestina y la creación allí del Estado de Israel.

“Señor Presidente y Señores Delegados:

“De modo muy breve deseamos exponer las razones por las cuales la Delegación de Cuba se ve obligada a votar en contra del plan de partición de Palestina por la Comisión Ad Hoc.

“Hemos seguido con interés los debates, analizando los argumentos de unos y otros, a fin de llegar a la conclusión que nos pareciera más justa. Cuba ha demostrado su simpatía hacia los hebreos y el aprecio por sus cualidades, pues ha admitido en su territorio a miles de ellos, que hoy viven entre nosotros libres y tranquilamente, sin discriminaciones ni prejuicios, pero no podemos aquí votar conforme a sus deseos, porque consideramos que la partición de Palestina es contraria al derecho y a la justicia.

“En primer término, la base inicial de toda reclamación es la Declaración Balfour, causante de todo el problema que hoy tenemos ante nosotros; y la Declaración Balfour, a juicio nuestro, carece por completo de valor legal, pues el Gobierno Británico ofreció en ella una cosa de la cual no tenía derecho a disponer, porque no era suya. Mas, aceptando su validez, lo que ahora quiere hacerse va mucho más allá de sus términos, pues ella prometió a los hebreos un ‘Hogar Nacional’ en Palestina, dejando a salvo los derechos civiles de la población árabe, pero no ofreció un Estado Libre, cuya creación forzosamente afectará esos derechos que se trató de salvaguardar.

“Es también contraria a derecho la partición si nos atenemos al mandato conferido por la Liga de las Naciones. Cabría preguntar si la Liga de las Naciones podía, en justicia, hacer lo que hizo, o sea, ordenar el establecimiento de un Hogar Nacional Judío, con las graves consecuencias demográficas y políticas que han tenido, en una tierra ajena sin el consentimiento de sus habitantes.

“Pero aun admitiendo lo hecho, la partición que estudiamos va contra los términos de ese mandato, que su Artículo Sexto ordenó que no fueran afectados los derechos y la posición de la población no hebrea de Palestina, y mal puede sostenerse que esos derechos no resultan perjudicados cuando va a arrebatarse a los nativos más de la mitad de su territorio y varios cientos de miles de árabes quedarán sometidos al Gobierno hebreo y colocados en una situación subordinada allí donde antes eran dueños.

“En tercer lugar, el proyecto es también contrario a derecho, a nuestro juicio, porque va contra la libre determinación de los pueblos, que era principio esencial del Pacto de la Liga, aquí se está disponiendo de la suerte de una nación, privándola de su suelo nacional, del suelo que ha tenido durante muchos siglos, sin que se haya consultado para conocer su opinión

“Y si del Pacto de la Liga pasamos a la Carta de las Naciones Unidas, encontraremos que va a cometerse idéntica violación, porque el principio de la libre determinación de los pueblos se encuentra reconocido en el párrafo Segundo del Artículo Primero con carácter general, y reiterado en el párrafo (b) del Artículo 76 para los pueblos no autónomos al decir que la administración fiduciaria (equivalente al mandato de la Liga) deberá tener en cuenta ‘Los deseos libremente expresados de los pueblos interesados’.

“No nos convence el argumento, dicho por alguno, de que Palestina no es un Estado y, por tanto, no tiene el carácter de sujeto de Derecho Internacional, pues, en todo caso, esos preceptos no hablan de Estados, sino de pueblos, y no cabe duda de que el palestino lo es.

“Hemos proclamado solemnemente el principio de la libre determinación de los pueblos, pero con gran alarma vemos que cuando ha llegado el momento de aplicarlo, nos olvidamos de él. Tal sistema nos parece funesto. La Delegación de Cuba está firmemente convencida de que la paz verdadera y el mundo de justicia de que tanto hablaron los líderes de la Segunda Guerra Mundial, no depende de que ciertos principios fundamentales se inscriban en las convenciones y tratados y allí queden como letra muerta, sino de que llegado el instante oportuno, se cumplan por todos y para todos, grandes y pequeños, débiles o fuertes.

“¿Por qué no se ha procedido de modo democrático en este caso consultando la voluntad de todo el pueblo de Palestina? ¿Es que se ha temido que el resultado de la consulta fuera contrario a lo que de todas maneras se quería hacer? Y si esto es así, ¿dónde están los principios y dónde la democracia que continuamente invocamos? No terminan ahí nuestras dudas legales.

“En el curso del debate se han impugnado las facultades de la Asamblea para acordar la partición. Se ha contestado que, conforme a los Artículos 10 y 11 de la Carta, la Asamblea puede hacer recomendaciones sobre todo problema que esté dentro de los límites de ese documento o que se relacione con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.

“Sin discutir ahora si el problema de Palestina está dentro de esos límites o si constituye una amenaza para la paz internacional, no podemos dejar de advertir que una cosa es hacer una recomendación y otra muy diversa es adoptar un plan que afecta la integridad territorial de un pueblo que su posición jurídica y política, y encomendar la ejecución del proyecto a una Comisión de la propia Asamblea.

“Tampoco nos parece que pueda sostenerse que ese proyecto es una mera recomendación, pues toda recomendación lleva implícita la posibilidad de que no sea aceptada y el plan aprobado tiene, sin duda alguna, carácter coactivo, como lo prueba el hecho de que, por una de sus disposiciones, será considerada como amenaza o violación de la paz o acto de agresión, conforme al Artículo 39 de la Carta, ‘cualquier tentativa de alterar por la fuerza el arreglo contemplado en la resolución’. Se trata pues, de algo que se impone por la fuerza, no de una mera recomendación y, como este, a juicio nuestro, infringe la Carta, no podemos votar a favor del proyecto.

“Porque teníamos todas esas dudas legales fue que votamos en la Comisión a favor de que previamente se consultara a la Corte Internacional de Justicia, para que pudiéramos avanzar sobre terreno firme.  La consulta fue rechazada por la mayoría, lo que consideramos un error no justificado por la demora que ella hubiera causado, pues más valía haber esperado unos meses que lanzarnos a una acción que tantas dudas ofrece, aparte de que la negativa de acudir a la Corte pudiera dar la impresión de que la Asamblea rehusó buscar soluciones conforme al derecho.  Por otro lado, consideramos que el proyecto es, además, injusto.

El pueblo árabe ha tenido ininterrumpidamente durante muchos siglos, el territorio de Palestina, y por los datos oficiales que se nos han presentado, al terminar la Primera Guerra Mundial constituía casi el 90 % de toda la población del país. Por medio del Reino Unido, como potencia mandataria, y el cumplimiento de lo resuelto por la Liga, abrió sus puertas a una inmigración extranjera, ofreciéndole un lugar en que pudiera vivir y desenvolver su existencia conforme a sus deseos, con libertad religiosa y sin discriminaciones humillantes, y ahora esos individuos pagan la generosa hospitalidad de quienes les acogieron, quitándoles por la fuerza la mitad de su suelo natal.

“Hemos dicho inmigración extranjera de modo consistente, pues con todo respeto hacia la opinión de los hebreos, ellos son, a juicio nuestro, extranjeros en la tierra de Palestina.  En efecto, durante los debates de la Comisión se adujeron datos para probar que los antepasados de un gran número de los hebreos que ya han ido o que aún quieren ir a Palestina, jamás estuvieron en esa región; pero aún en el caso de que los remotos antecesores de todos ellos hubieran nacido allí, es indudable que abandonaron dicha tierra hace tanto tiempo para establecerse en otros países, que sus descendientes han dejado de pertenecer a Palestina, del mismo modo que nosotros, hombres de América, nacidos de emigrantes que vinieron de todos los rincones de la Tierra, no podemos considerarnos con ningún derecho a la patria de nuestros padres en el viejo continente.

“El  íntimo y ferviente anhelo de los hebreos de volver a Palestina, tal vez por tradición, tal vez por razones místicas u obsesión religiosa, es algo que puede tener toda nuestra consideración y simpatía sentimental, pero no constituye, en nuestra opinión, un título para que se les entregue lo que no les pertenece, muchos menos si para ello hay que despojar por la fuerza a otro con más derecho.

“Asimismo consideramos injusto el proyecto, porque es la imposición del criterio de una minoría sobre una mayoría enorme, en contra de un principio cardinal de la democracia. En el caso actual esa minoría, no queriendo someterse al criterio de los más, pretende poner casa aparte, pero llevándose una porción del territorio del pueblo que lo admitió en su seno.

(….)

“No se nos diga que a veces hay que aceptar una solución política aunque sea injusta, pues sobre la injusticia nunca podrá asentarse la paz y la cordialidad entre los pueblos.

“Respecto a los refugiados, judíos o no judíos, que hoy se encuentran en campos de concentración, problema sobre el cual se ha insistido por los partidarios del proyecto, Cuba expresó que debía resolverse con un criterio de buena voluntad por parte de todas la Naciones Unidas, aceptándolas proporcionalmente, según las condiciones peculiares de cada país; pero entiende que no puede imponerse a Palestina que ella lo resuelva sola, sobre todo si se tiene en cuenta que es ajena por completo a las causas que han determinado el desplazamiento de todas esas personas.

Por esas razones tendremos que votar en contra del plan de partición, como ya lo hicimos en la Comisión y, una vez formado nuestro criterio, nos consideramos en el deber de manifestarlo por medio del voto, manteniéndolo con firmeza, a pesar de las gestiones y presiones que se han hecho en torno nuestro”.

Escribir comentario

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu