En el Kennedy Center:  Cuba en celuloide

En el Kennedy Center: Cuba en celuloide

En ninguna retrospectiva del cine cubano puede faltar Memorias del subdesarrollo, la película más emblemática de Tomás Gutiérrez Alea
En ninguna retrospectiva del cine cubano puede faltar Memorias del subdesarrollo, la película más emblemática de Tomás Gutiérrez Alea

Fueron solo seis películas, pero de alguna manera resumieron casi seis décadas de cine en Revolución. En el teatro Family del Kennedy Center,  ubicado en la capital de los Estados Unidos, tuvo  lugar hasta ayer domingo una muestra retrospectiva del cine cubano, como parte del Festival  Artes de Cuba.

El sábado se exhibió la que probablemente sea la más célebre de las películas cubanas de todos los tiempos: Memorias del subdesarrollo, dirigida por Tomás Gutiérrez Alea en 1968. Esta obra integra muchas de las listas de las mejores creaciones cinematográficas latinoamericanas. No es casual: sus valores formales y conceptuales la distinguieron desde su estreno, desde que  fue exhibida en los circuitos internacionales.  Fue (es) una crónica íntima de los vertiginosos  primeros años de la Revolución; que no escatima  contradicciones y rehúye de lugares comunes.

De Pastor Vega se vio Retrato de Teresa, realizada en 1979. Alegato contundente en un debate  álgido por esos años: el de la plena emancipación  de la mujer. La película resultó un fenómeno de  público; las discusiones que originó llegaron a numerosos ámbitos de la sociedad cubana. La  actriz protagonista, Daisy Granados, entregó una interpretación memorable.

Cerró ese primer día de exhibiciones Lucía, otro clásico, filmado en 1968 por Humberto Solás. Tres episodios de la historia nacional recreados con la singular maestría y el vuelo estético de  Solás. El eje es la mujer, exaltada a protagonista de nuestra gesta. Son, en definitiva, tres historias de tres mujeres que devienen símbolos.

Ayer domingo se presentaron filmes más recientes, que recibieron premios del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano,  una cita que este año celebra su aniversario 40.  Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, sacudió prejuicios a principios de los años 90. Una película valiente y necesaria, que marcó derroteros en la lucha por la  plena aceptación de los homosexuales en la sociedad. Una de las obras más reconocidas internacionalmente del cine cubano.

Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, sacudió prejuicios a principios de los años 90. Una película valiente y necesaria.
Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, sacudió prejuicios a principios de los años 90. Una película valiente y necesaria.

Suite Habana, de Fernando Pérez, es una hermosa, lírica y profunda metáfora sobre el devenir de un país y su gente. Pocas veces se ha  retratado con tanta poesía y tanto compromiso  una ciudad, pletórica de sugerentes y dolorosos  contrastes.

Por último, Conducta, dirigida por Ernesto Daranas, historia de nuestro día a día; directa, sin eufemismos, que habla del sacrificio de una maestra en tiempos difíciles. Una oda al amor, a la amistad, a la utilidad de la virtud.

Faltaron, por supuesto, otros grandes títulos; pero el público estadounidense tuvo a su  alcance una selección justa y muy representativa. Ideal para acercarse a un país y a sus circunstancias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu