Trabajadores

Éxitos mojados se avecinan

El deporte cubano ha demostrado su valía en el escenario competitivo actual, más profesionalizado, diverso y mediado por la tecnología. Si bien los éxitos no son numerosos como en el pasado siglo, nuestro país aún es referente en varias disciplinas.

Sin embargo, muchos se cuestionan por qué los deportes con resultados al más alto nivel en el siglo XX hoy no destacan siquiera en Centroamérica y el Caribe. Tal es el caso de la natación, en el que este pequeño territorio formó a tritones de la talla de Rodolfo Falcón y Neisser Bent, medallistas olímpicos en Atlanta 1996 y titulares mundiales en piscinas de curso corto.

El regreso a planos estelares parece más cerca desde que el Complejo de Piscinas Baraguá reabrió sus puertas. La instalación, con modernas albercas y tanque de clavados, muestra también una pizarra electrónica y bloques de arrancada, no de última tecnología, pero sí de primer nivel.

Los casi 100 atletas que estudian, entrenan y pernoctan allí poseen condiciones de vida insospechadas en otras escuelas deportivas, con climatización en las habitaciones y alimentación balanceada.

Por supuesto, el triunfo depende en gran medida de las buenas condiciones materiales, y estas ya las tienen en Baraguá. Aunque la labor estará incompleta hasta que se recuperen las piscinas vacías existentes en todas las provincias.

Uno de los pilares de las victorias es el conocimiento técnico. En la actualidad ha quedado demostrada la excelencia de los preparadores y de nuestro sistema de entrenamiento, pues continúan saliendo figuras.

Por ejemplo, entre los 20 mejores tiempos de América en el 2018 sobresalen los jóvenes Luis Vega (2:00.46, 200 metros mariposa) y Christian Ricardo (26.07, 50 m espalda). En esta última modalidad Armando Barrera tiene la vigésimotercera marca del continente de la temporada (26.20). Otros relevantes son Rodolfo Falcón Mojarrieta y Lázaro Vergara, este último el más experimentado con 23 años.

Entre las muchachas destacan Elisbet Gámez de 21 abriles, con cronos entre los 100 primeros en estilo libre en 100 m (57.11), 200 m (2:03.05) y 400 m (4:20.22). Por el mismo carril nada la espaldista de 13 años Andrea Becali con (30.44) en 50 m y (2:21.78) en 200 metros.

En la lista faltan algunos nombres, pero estos tiempos evidencian la luz al final del túnel, la que alumbre quizás pronto el medallero. Por lo menos, juventud y talento hay de sobra.