Trabajadores

Guterres: La historia de la CEPAL es una historia que nos recuerda que no debemos rendirnos jamás.

Foto: Joaquín Hernández Mena

Excelentísimo Señor Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba: lo felicito por su reciente nombramiento, y agradezco a usted, así como al Gobierno y al pueblo de Cuba, su cálida bienvenida.

Excmo. Sr. Francisco Guzmán Ortiz, Jefe de la Oficina de la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos: doy las gracias a México por sus dos años de liderazgo en la Presidencia de la CEPAL.

Sra. Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL): muchas gracias por su energía y su dedicación,

Señoras y señores, miembros del Consejo de Ministros de Cuba,

Representantes de los Estados miembros de la CEPAL,

Estimados amigos:

Es un honor para mí participar con ustedes en este 37o período de sesiones de la CEPAL, ocasión en que también se celebra el 70º aniversario de la Comisión.

Decenio tras decenio, la CEPAL ha sido paladín progresista y voz autorizada de la justicia social en la economía mundial.

La Comisión ha desempeñado un papel precursor en la integración de las dimensiones económicas, sociales y ambientales del desarrollo.

La CEPAL ha promovido con constancia y valentía una visión del desarrollo que considera la igualdad como motor impulsor del crecimiento.

Ustedes se han centrado en un significado más profundo de la igualdad; han puesto la mirada más allá de los ingresos como medida del bienestar y prueba decisiva de la cooperación para el desarrollo.

Han mantenido siempre la atención en la igualdad de derechos en su sentido más amplio: la igualdad económica, social y política.

La CEPAL ha hecho todo sobre la base de investigaciones sólidas —análisis rigurosos— y la entrega a compartir experiencias que vinculan las prioridades nacionales con las deliberaciones mundiales.

Setenta años después de su fundación, la CEPAL sigue presente donde siempre lo ha estado: en la primera línea de los esfuerzos para impulsar una globalización equitativa, presentando políticas de base empírica, análisis técnicos y conocimientos dirigidos a forjar una transformación económica estructural progresista.

Estimados amigos:

Esta visión y este enfoque son hoy más necesarios que nunca antes.

Conocemos los desafíos que encara nuestro mundo.

La globalización ha reportado numerosos beneficios.

Más personas han salido de la pobreza extrema que nunca antes.

La clase media mundial es mayor que nunca.

Más personas tienen una vida más larga y más saludable.

Pero hay demasiadas personas que han quedado atrás.

Las mujeres siguen teniendo menos posibilidades de participar en el mercado laboral; y la desigualdad salarial por razón de género sigue siendo una preocupación mundial.

El desempleo entre los jóvenes alcanza niveles alarmantes.

Las desigualdades fundamentales hacen más difícil que las personas gocen de mejor salud, educación y acceso a la justicia.

Esas desigualdades hacen más difícil para las personas ganar un salario decente y vivir con dignidad.

Por más de una generación, los ingresos del 1% más rico del mundo han crecido a un ritmo dos veces mayor que los del 50% más pobre.

Nos guste o no, el aumento de la desigualdad se ha convertido en el rostro de la globalización y ha generado descontento, intolerancia e inestabilidad social, sobre todo entre nuestros jóvenes.

Las personas se preguntan con razón, ¿qué mundo es este en el que un puñado de hombres acumula la misma cantidad de riqueza que la mitad de la humanidad?

Al mismo tiempo, la forma en que vivimos y trabajamos se está transformando por efecto de la tecnología —desde la bioingeniería y la inteligencia artificial hasta el análisis de los datos y mucho más.

Debemos aprovechar el potencial de la Cuarta Revolución Industrial, y protegernos, al mismo tiempo, de losriesgos que plantea.

En un mundo cada vez más complejo y multipolar, debemos redefinir el concepto de desarrollo, sobre todo en las regiones de transición y los países de ingresos medianos, como los de América Latina y el Caribe.

Felicito a la CEPAL por asociarse con la Comisión Europea y el Centro de Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos para destinar un fondo de 10 millones de euros a los países en transición.

Necesitamos una economía mundial que beneficie a todos y cree oportunidades para todos.

Necesitamos construir una globalización equitativa.

Estimados amigos:

La Agenda 2030 es nuestra contribución fundamental.

La erradicación de la pobreza es y sigue siendo nuestra máxima prioridad. La Agenda 2030 es nuestra hoja de ruta, y sus objetivos y metas son los instrumentos para alcanzar ese fin.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible dejan en claro nuestra ambición y nuestro compromiso.

Empoderar a las mujeres.

Lograr la inclusión productiva de los jóvenes.

Reducir el riesgo climático.

Crear puestos de trabajo decentes y movilizar inversiones no contaminantes en favor del crecimiento inclusivo.

Ofrecer dignidad y más oportunidades a todos en un planeta sano.

La financiación es fundamental. En la Agenda de Acción de Addis Abeba se destaca la importancia de cumplir los compromisos relativos a la asistencia oficial para el desarrollo.

Necesitaremos esa asistencia y mucho más. Por tal razón, en la Agenda de Addis Abeba también se exige que se intensifiquen las iniciativas y la innovación para movilizar recursos y financiación para el desarrollo.

Asimismo, debemos apoyar los esfuerzos que realizan los países para movilizar sus recursos internos. Esos esfuerzos deben ir acompañados de un compromiso más firme por parte de la comunidad internacional de combatir la evasión de impuestos, el blanqueo de dinero y las corrientes financieras ilícitas.

Estimados amigos:

La audacia de la Agenda 2030 exige cambios igualmente audaces en la labor y las actividades de las Naciones Unidas.

Nuestros esfuerzos por reposicionar el sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo se basan en crear una nueva generación de equipos en los países que apoyen a los países, refuercen el liderazgo nacional y promuevan la titularidad nacional en favor del desarrollo sostenible.

Estamos empeñados en crear un sistema que responda a la demanda, esté orientado a lograr resultados a escala y rinda cuentas por la prestación de apoyo para hacer realidad la Agenda 2030.

El apoyo de la CEPAL es fundamental para ayudar a los países de la región a implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Felicito a la región por la presentación de 19 informes nacionales voluntarios que fueron compartidos en los dos foros regionales sobre el desarrollo sostenible.

Dado que la medida por excelencia de nuestro éxito son los resultados que alcanzamos para las personas a las que servimos, estamos trabajando para que nuestro apoyo a la integración regional y a los esfuerzos para aprovechar las oportunidades y enfrentar los desafíos transnacionales se ajuste más a la realidad actual y a las necesidades de los países.

Y estamos trabajando también con los dirigentes de las comisiones económicas regionales para mejorar sus capacidades y mecanismos de colaboración.

Creo que, en primer lugar, se debe reconocer universalmente que las comisiones económicas regionales son los centros de estudio regionales del sistema.

Y en este ámbito, como en tantos otros, la CEPAL vuelve a allanar el camino.

Dear Friends,

As we look to the key sustainable development challenges of our times – allow me to zero in on the most systemic threat to humankind – and that is climate change.

Unfortunately, I do not need to point out in this region the realities of climate change.

Last year, the hurricane season was the costliest ever, un-doing decades of development in an instant.

I saw it firsthand when I visited Dominica and Antigua and Barbuda.  I witnessed a level of devastation I had never before seen in my life.

I was also impressed by ideas such as those from ECLAC to transform the debt repayment into investments in resilience, particularly for the Caribbean small island states.

Estimados Amigos:

Los efectos del cambio climático siguen extendiéndose por todo el mundo.

En 2017, el costo económico total de los desastres relacionados con el clima alcanzó la cifra récord de 320.000 millones de dólares.

La temperatura y el nivel de acidez de los océanos son mayores que en cualquier otro momento de la historia escrita.

El vínculo entre el cambio climático y la devastación causada por el clima es evidente. Necesitamos adoptar medidas colectivas para apartarnos de ese camino que nos lleva al suicidio.

En septiembre de 2019, convocaré en Nueva York una cumbre sobre el clima en la que se reunirán dirigentes de todos los ámbitos para cumplir los compromisos de París y elaborar planes para el desarrollo sostenible más ambiciosos, que se basen en la inversión en un desarrollo resiliente y bajo en carbono.

Estimados amigos:

Nos enfrentamos a numerosos desafíos. No obstante, un aniversario constituye una oportunidad para hacer balance de esos desafíos y celebrar los logros de manera que nos sirvan de inspiración en el camino hacia delante.

La historia de la CEPAL es la historia de la lucha por la justicia económica y social dentro y fuera de la región.

Es una historia que nos recuerda que no debemos rendirnos jamás.

Comprometámonos a seguir creando, a seguir trabajando y a seguir luchando por una globalización equitativa que no deje a nadie atrás.

Gracias.