Trabajadores

Niegan indemnización por sequía

Con disgusto escriben a esta sección dos campesinos de la cooperativa de créditos y servicios 24 de Febrero, en Manicaragua, Villa Clara. El motivo es que les niegan la indemnización por la sequía.

Exponen en su carta que en la campaña 2016-2017 de cultivos varios, en especial la del boniato, el municipio fue afectado por una severa ausencia de precipitaciones, y por ende, de disponibilidad de agua, al punto que se agotó la fuente de abasto: el río Arimao, uno de los más grandes de la provincia.

Los reclamantes, Humberto Consuegra Santos y Luis Pérez de Prado Rodríguez, explican que ellos aseguran ocho hectáreas de boniato y ahora les niegan la compensación, en tanto los compañeros de la Oficina del Seguro alegan que el Instituto de Meteorología, en dos certificados emitidos a nombre de cada productor, señala que había llovido.

Abundan en su exposición que los representantes de la entidad estatal afirman que para poder pagar necesitan documentos demostrativos de la presencia de sequía y que el Instituto no trabaja finca a finca, sino por las mediciones en un área determinada, y la de ellos se encuentra en los límites con Cienfuegos.

Sin embargo —subrayan—, el inspector tomó fotos de la severa sequía y muestras de todos los campos cultivados.

Ambos campesinos se quejan de que el servicio por emitir el certificado les cuesta 415 pesos en moneda nacional y ahora no tienen remuneración por ninguna parte.

¿Será que la naturaleza y un error humano les ha jugado una segunda mala pasada? Esperemos por la respuesta.